Fuente: Forbes

En octubre se crearon 159 mil 998 empleos formales, la generación mensual para un octubre más baja desde el 2015, cuando se crearon 146 mil 479 plazas, según datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS)

En lo que va del año, se han creado 648 mil 59 plazas formales, lo cual equivale a la generación acumulada más baja desde enero – octubre del 2013.

Esta generación de empleo es insuficiente para la población que se incorpora cada mes al mercado laboral, por lo que el #SemáforoEconómico de la organización México, ¿cómo vamos? se encuentra en rojo ya que la meta establecida para la generación de empleo formal en los primeros 10 meses del año es de 1 millón de plazas.

Al décimo mes del año, hay 20 millones 727 mil 424 empleos formales registrados ante el IMSS, lo cual representa una tasa de crecimiento de 1.82% respecto a los empleos registrados en octubre 2018.

La tasa de crecimiento anual fue ligeramente menor a la observada en septiembre, de 1.85%, pero mayor al crecimiento reportado en agosto, de 1.79%; la tasa anual de agosto había sido la menor desde febrero de 2010.

Además del bajo crecimiento en los empleos formales en la economía mexicana, persiste el problema de informalidad laboral en el país.

De acuerdo con las cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo al tercer trimestre del año, 56.4% de la población ocupada del país trabaja sin un vínculo laboral reconocido, y sin acceso a las prestaciones que por ley se deben otorgar a los trabajadores.

Aunque la tasa de informalidad laboral disminuyó 0.1 puntos porcentuales respecto al trimestre anterior y 0.2 respecto al tercer trimestre de 2018, la cantidad de personas trabajando en la informalidad laboral incrementó, pasando de 30.6 a 31.2 millones de personas entre el tercer trimestre de 2018 y el mismo periodo de 2019.

El problema de la informalidad laboral es más pronunciado en ciertos estados; de acuerdo con el #SemáforoEconómico estatal de México, ¿cómo vamos?, estados como Oaxaca, Guerrero e Hidalgo cuentan con las mayores tasas de informalidad laboral a nivel nacional, de 75.1%, 72.2% y 68.3%, respectivamente.

En contraste, en Chihuahua, Coahuila y Nuevo León las tasas son de 33.1%, 33.7% y 36.4% de la población ocupada estatal, respectivamente. Al tercer trimestre del año, en 16 de los 32 estados del país la proporción de la población ocupada cuyo empleo es informal es mayor al 50%.

En la actual administración federal se han implementado algunos programas y estrategias en materia laboral, como el programa Jóvenes Construyendo el Futuro. El programa busca incorporar a jóvenes de 18 a 29 años que no estudian ni trabajan al mercado laboral, vinculándolos con empresas, instituciones públicas y otras organizaciones para que reciban capacitación e, idealmente, se incorporen al mercado laboral de manera permanente en un futuro.

A inicios de año, la Secretaría de Trabajo y Previsión Social anunció que un millón de jóvenes se habían inscrito al programa; sin embargo, a 10 meses del inicio del programa, sólo se ha contratado a 1.5% de los becarios. Queda por verse si en los próximos meses el número de contratados aumenta, y si el programa tendrá un impacto real sobre el mercado laboral.

Es importante que el gobierno continúe implementando estrategias para impulsar la generación de empleo formal y la formalización de gran parte del mercado laboral del país, pero estas estrategias se deberán planear de manera adecuada para maximizar su impacto, y se deben implementar rúbricas y métodos de evaluación de resultados para asegurar que los recursos y los esfuerzos estén siendo dirigidos de la manera más eficaz

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.