TAREA POLÍTICA por José Luís Santana Ochoa.

No aguantó nada el diputado local Miguel Ángel Sánchez Verduzco, ex Morena ahora enfundado en la camisa del Partido Verde Ecologista de México, como coordinador del grupo parlamentario morenista y presidente de la Comisión de Gobierno Interno y Acuerdos Parlamentarios del Congreso del Estado. A duras penas pudo permanecer mes y medio en el cargo donde le afloraron sus negros antecedentes y manifestó en todo so esplendor su incompetencia.

La misma suerte de Sánchez Verduzco está corriendo quien la sustituyó en ambos cargos, Jazmín García Ramírez, a quien ya tienen en la mira los mismos que le dieron cuartelazo a aquel. Incompetentes pero también muy voraces resultados estos políticos improvisados que llegaron a donde llegaron empujados por el tsunami amloista del domingo 01/07/2018 para lanzarse como gatos al bofe tras las suculentas chambas para sus allegados y el dinero del presupuesto de la LIX Legislatura Local que asciende a 95 millones de pesos. Pegarle con fe a la nómina, a las adquisiciones de todo tipo y a cualquier gasto que les reportara un buen moche, fue su consigna, santo y seña.

El abuso de García Ramírez que colmó la paciencia y la capacidad de aguante de al menos nueve de sus compañeros de bancada, fue la facturación a todas luces inflada de más de medio millón de pesos que hizo so pretexto de los pasados festejos navideños, como la comida en las instalaciones que le prestó la CMIC Colima. Para colmo, por enjuagues del Oficial Mayor del Congreso del Estado, Juan Pablo Gutiérrez, el pueblo de Colima perdió otros 120 mil pesos porque canceló en otro lugar sin importarle que no recuperaría ese depósito, dinero que deberá integrar a las arcas del Congreso del Estado sin escusas ni pretextos que valgan. Pecadores todos,  han mentido, robado y traicionado al pueblo de Colima contraviniendo los mandamientos de su Mesías Andrés Manuel López Obrador.

Cogida en sus maromas secundada por su Oficial Mayor, la mujer le dio largas a sus inquisidores alegando desconocimiento de causa y pidiéndoles tiempo para armar sus justificaciones que por lo visto no le valieron, pues viene en camino su relevo. Aunado a lo anterior, sus detractores le restriegan su falta de austeridad republicana, pues adquirió un par de vehículos de lujo último modelo que lo costaron más de lo que vale la casa que habita y cuyos vecinos sufren sus desplantes de soberbia y prepotencia desde que fue investida diputada.

Cien días de gracia contados a partir del 1 de octubre de 2018 a la fecha se han agotado ya para los diputados que hasta ahora juntos han hecho historia para olvidar. En adelante no podrán alegar desconocimiento de sus funciones y responsabilidades; tampoco, del teje y maneje legislativo. No habrá más excusa ni pretexto que valgan para justificar su indebido actuar y carencia de resultados de verdad relevantes.

A estas alturas Jazmín García Ramírez no coordina ni gobierna nada ni a nadie. Ante la inevitabilidad de su defenestración, la dama aceptó resignada su relevo: “si lo que quieren es la coordinación, ahí está, yo me retiro”, dicen que dijo, pero como el chorrito de la fuente, le dio vergüenza y se les escondió a sus camaradas en lugar de aclararles paradas y aceptar sus excesos y abusos al amparo del cargo.

En los puestos que dejará vacantes la diputada Jazmín García Ramírez debe llegar alguien capaz de asumir la responsabilidad de poner orden y concierto en una legislatura donde no los ha habido hasta ahora; liderarla para garantizarles a sus integrantes espacios y ambientes propicios a su mejor desempeño; y fortalecer la imagen de un poder muy venido a menos a últimas fechas. Esta empresa no es nada fácil pero sí realizable si la asume en serio.

EL ACABO

  • Quien ya no haya la puerta es el charlatán diputado local prófugo del Partido Encuentro Social, Vladimir Parra Barragán. Sus compañeros de legislatura lo detestan por haber hecho de sus percepciones económicas el gran tema, y los “luchadores sociales” lo traen como perico a toallazos por incumplir su compromiso asumido en campaña de cobran tan sólo 15 mil pesos mensuales. Ahora sí que, como los emplumados chinampos, ha quedado cagado de las gallinas y picoteado de los gallos.
José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.