TAREA POLÍTICA por José Luís Santana Ochoa.

El candidato de la coalición PRI/PVEM a la presidencia municipal de Colima, Walter Oldenburg Ochoa, hace cuarenta días arrancó su campaña electoral con augurios nada favorables dado que su candidatura emergió cuando todo estaba puesto y dispuesto para que José Manuel Romero Coello fuera el nominado, pero éste se rajó a lo muy macho después de que durante cincuenta días estuvo desojando la margarita tricolor generando con su indecisión “afectaciones al interior de las estructuras priistas”, según lamentó el presidente del CDE del PRI, Rogelio Humberto Rueda Sánchez.

La decisión del alto mando tricolor de invitar a “un líder empresarial que no milita en partidos políticos” fue posible gracias a la reforma del PRI que abrió sus puertas a la participación de candidatos externos. Walter fue invitado a contender por la alcaldía capitalina  “como una persona que acreditó su interés por servir a la sociedad sin participar en política, sólo en labores sociales y empresariales”, motivo y razón por los cuales le vieron potencial electoral.

Sabido es que el tiempo perdido lo lloran los santos, y el que “no se trabajó al interior del partido, pues se pudo estar preparando estructuras para que la militancia esté bien identificada con la candidatura a trabajar” puso a Walter Oldenburg Ochoa cuesta arriba, pero a pesar de incursionar tardíamente en la arena electoral sin experiencia previa, contra todos los pronósticos, se ha revelado como el candidato sorpresa al grado de tener ya a tiro de piedra al defensor del título, Héctor Insúa García (PAN/PRD). Como la cuña es del mismo palo, CANACO, Walter Oldenburg Ochoa le apretó la marca al impredecible Leoncio Morán Sánchez (MC) al grado de haberle ya arrebatado la bandera ciudadana y el liderazgo en el ánimo de los electores que piden nuevos vientos en el municipio de Colima.

Definitivamente, ex presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo en Colima, cara nueva, fresca y atractiva al electorado, ha resultado mejor opción para quienes no quieren la reelección de Héctor Insúa García, que el desequilibrado vividor de la polaca Leoncio Morán Sánchez cuya rijosidad compulsiva lo tiene derrotado frente a la confiablidad de Walter Oldenburg Ochoa cuyas actitudes y comportamientos reflejan seriedad, cordura, buen ánimo y mejores maneras.

El paciente y fino trabajo que ha venido desarrollando el candidato de la fórmula PRI/PVEM a la presidencia municipal capitalina a primer regidor, Federico Rangel Lozano, para motivar la participación en las tareas de proselitismo y movilización de  los liderazgos de base en las colonias, barrios y municipios del municipio, está rindiendo frutos. Ya se les ve otro semblante a quienes habían perdido el interés, la identidad y el orgullo de ser priistas.

Respaldado por una estructura organizacional que quienes le saben al tema están poniendo a tono y que será determinante en el resultado de la elección, Walter Oldenburg Ochoa define como su prioridad la seguridad de los colimenses, rubro que se propone atender a través de la recuperación y la dignificación de los espacios públicos, culturales e históricos, y el fortaleciendo de  la identidad y de  los valores comunitarios; también, promoviendo el desarrollo económico municipal sustentable con servicios públicos de calidad e infraestructura que mejoren la calidad  de vida de los colimenses, y de programas que hagan atractivo al municipio a la inversión productiva.

Con ideas claras y propuestas viables, y una  eficaz campaña electoral, Walter Oldenbourg Ochoa se ha convertido en el rival más fuerte que en la recta final de la contienda por la alcaldía capitalina enfrenta el panista Héctor Insúa García que pretende reelegirse. Los próximos 15 días serán decisivos en la carrera por la alcaldía de Colima en cuya recta final cerrarán fuerte  Walter y Héctor.

EL ACABO

  • Como el próximo jueves empezará a correr el balón en el campeonato mundial de futbol Rusia 2018, partidos políticos y candidatos deberán encontrar la fórmula mágica para mantener el interés de los aficionados electores en sus campañas.
  • José Ignacio Peralta perdió la gran oportunidad de correr ‘inmediatosamente’ a escobazos a Juan Pedro Vela Martínez, Director de su enorme caja chica que es el “Sistema Estatal de Financiamiento para el Desarrollo Económico del Estado de Colima (SEFIDEC). Otra vez los afectos personales y las complicidades pudieron más que su deber de hacerles justicia a los agraviados que “pueden votar por AMLO con la pura mugre de los codos”.
José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.