TAREA POLÍTICA POR José Luís Santana  Ochoa.

Para José Ignacio Peralta, “El resultado del 01 de julio también es producto de una circunstancia, me parece que mucho del voto que se dio es un voto de una población, de una parte importante de la población que votó enojada, no por un proyecto político, por una doctrina ideológica, no por un rumbo, sino votó por un reclamo, y esto hay que entenderlo”, mismo caso de su propia elección del año 2015 cuando los colimenses más que encabronados con sus padrinos Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray y Caso a punto estuvieron de hacerse harakiri al votar por el impresentable panista Jorge Luís Preciado Rodríguez.

Entrevistado por Gustavo Rentería, portal SDP Noticias, José Ignacio sentencia que “los seres humanos regularmente no decidimos bien cuando decidimos estando molestos, la mejor decisión se toma cuando estamos serenos, cuando estamos reflexivos”. Luego entonces, en su elección ordinaria de 2015 los colimenses decidieron estando molestos, pero en la extraordinaria de 2016 cuando se les vino encima todo el aparato peñista para hacerlo ganar a toda costa, hay que créele que estuvieron serenos, reflexivos, contentos.  ¡Ah que Peralta tan sin embargo ¡

La visión simplista del gobernador sobre el 01/07/2018 no fue del agrado de quien se asume poderosa representante de AMLO en Colima, Indira Vizcaíno Silva, para quien “el voto masivo que tuvo el también fundador de Morena (AMLO) fue porque los mexicanos decidieron poner un límite a los que estaban gobernando al país. El votar por enojo conlleva una reflexión previa. Los mexicanos soportamos muchas cosas, tuvimos la tolerancia, tuvimos la paciencia. Dejamos pasar una y otra vez. Todos tenemos un límite, incluso suponiendo sin conceder, como decimos los abogados, ese voto llevó una reflexión de años, de años de lo que hemos vividos los colimenses y los mexicanos”,  capacidad de aguante y tolerancia que al agotarse dejó vía libre al acceso al poder de gente como ella y sus compinches.

“Estamos hablando de virreyes, de posibles candidatos, o del armado de proyectos políticos para fortalecer algunos perfiles políticos. Toda esa lógica tiene que ver con la lucha por el poder. El combate a la pobreza pudiera estar entre signos de interrogación. En lo que debemos de concentrarnos es si el diseño institucional que se está proponiendo va a ser efectivo”, le disparó sin miramientos José Ignacio Peralta a la supuesta virreina y muy posible candidata amloísta a gobernadora de Colima 2021/2027, Indira Vizcaíno Silva.

“Todos los gobernantes estamos sujetos a cometer errores (y todos son todos, él incluido en primer término). En el caso del presidente Peña Nieto, es un amigo personal, que le tengo afecto, que trabajé con él como subsecretario, y en mi experiencia, me permitió ver de cerca a un presidente gobernando, el presidente Peña Nieto es un patriota”, afirma leal hasta la ignominia José Ignacio. Lástima que la inmensa mayoría de los colimenses piensen todo lo contrario, quizá porque el mexiquense no les brindó su amistad ni los invistió subsecretarios.

José Ignacio añora lo que pudo haber sido y no fue: “Luis Videgaray es mi amigo, a lo largo de mi carrera política él influyó, me ayudó. Me hubiera gustado estar más cerca de él (¿más?), platicar más (¿más?), intercambiar recomendaciones y consejos”, confiesa compungido, pero como su mentor itamina no ha muerto y ya tiene ahora  mucho más tiempo libre, podrá buscarlo cuantas veces quiera para acercársele cuerpo a cuerpo, platicar largo y tendido con él e intercambiar (no sólo recibir) recomendaciones y consejos.

“Soy priista a mucha honra y me quiero morir priista”, dice José Ignacio a sabiendas de que nunca lo ha sido ni será.  Aunque de dientes hacia afuera reconoce que el PRI “no está pasando  por una situación sencilla, es una situación sumamente compleja, y va a depender de que hayamos entendido el mensaje de las urnas y que el proceso de reconstrucción del PRI tiene que venir de abajo hacia arriba, tiene que venir de la calle, de las estructuras, de la militancia, hacia arriba”. Pasaron casi ya seis meses de la paliza electoral del primer domingo de julio de 2018 y él continúa como jefe del priismo colimense con Rogelio Humberto Rueda Sánchez de Gerente. Para colmo, Carlos “Don Gato” Cruz Mendoza amenaza con reemplazarlo.

 

EL ACABO

  • José Ignacio sigue justificando el incumplimiento de la promesa que les hizo a los colimenses de que con él como gobernador del estado vivirían felices y seguros. A tres años de su mandato sigue campeando la violencia criminal en todo el territorio estatal. “No deja de ser un problema que tiene raíces estructurales muy profundas. Hay que cambiar la percepción, es un problema que se mide en la percepción que tiene la población. Aunque pudiera no haber muchos muertos, la percepción es un tema subjetivo, independientemente de lo que esté pasando con la estadística”. ¡No pos’ sí¡

  • “Yo aspiro a dejar un legado, salir a la calle, saludar a la gente y poder reintegrarme a mis actividades como un ciudadano más (como sus parientes los ex gobernadores Pablo Silva García y Carlos De La Madrid Virgen, por ejemplo), sin que nadie tenga un reclamo y que me vayan a increpar”, le declara con desbordante optimismo José Ignacio a su gentil entrevistador Gustavo Rentería.

 

José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.