TAREA POLÍTICA por José Luís Santana Ochoa.

La disputa de la alcaldía de Colima en las elecciones de 2015 fue entre dos: Héctor Insúa García (PAN) y Óscar Valdovinos Anguiano (PRI). El primero le ganó al segundo por apenas 112 votos de ventaja, mientras que Esmeralda Cárdenas Sánchez (PVEM) quedó en un muy alejado tercer lugar a 9,534 sufragios del vencedor. La historia de 2018 fue muy diferente, cuatro candidatos obtuvieron votaciones ubicadas en un rango de entre, cifras redondeadas, el 21% y el 24%.

Esta vez la diferencia entre el puntero y su inmediato perseguidor fue más amplia que la registrada en la anterior cita a las urnas, 781 votos por los que Leoncio Morán Sánchez (MC) le ganó la partida a Héctor Insúa García (PAN/PRD), pero el tercero en discordia, Rafael Briceño Alcaraz (MORENA/PT/PES), quedó a 2,038 votos del vencedor de la competencia, y muy pegado de él, a 538 botos, el también debutante Walter Oldenbourg Ochoa.

Leoncio Morán Sánchez regresa a la alcaldía capitalina con 4,695 votos menos que los recibidos por Héctor Insúa García hace tres años, y casi los mismos, 4,624, menos de su propia marca de 2015 cuando le ganó por 1,582 votos al entonces priista Roberto Chapula De La Mora. La partición casi pareja del voto entre cuatro protagonistas en las recientes elecciones cuyo desenlace pudo favorecer a cualquiera de ellos, le permitió a Leoncio Morán Sánchez hacerse del cargo con apenas la cuarta parte del respaldo de los electores capitalinos que votaron el domingo 01/07/2018, a pesar de lo cual ya tiene por cuarta vez en la mira la gubernatura del estado.

El alcalde electo de Villa de Álvarez, Felipe Cruz Calvario, obtuvo más votos que su vecino que le prestó las siglas MC para que se registrara como candidato y pudiera contender. Los votos obtenidos por uno y otro son la base desde la cual ambos lanzarán sus respetivos proyectos electorales de cara al 2018. Están tablas, así es que Felipe deberá ponerse trucha para que Leoncio que ya dijo que quiere la grande no se lo lleve al baile a la hora de la hora. Avisado está.

Los tres cuadros que perdieron la partida por la alcaldía de Colima: Héctor Insúa García, Rafael Briceño Alcaraz y  Walter Oldenbourg continuarán vivos y coleando en la política local, perdieron una escaramuza electoral por escasos márgenes pero no la guerra que tendrá para ellos nuevas oportunidades. Walter sorprendió al acreditar con creces un gran potencial para próximas lides a las que llegará con más experiencia y fogueo.

Salvo aquellos perdedores del domingo para ellos negro como Martha Leticia Sosa Govea (PAN) y Fernando Moreno Peña (PRI), por ejemplo, a quienes “la edad se les vino encima sin carnaval ni comparsa”, y otros impresentables por cínicos como el ex priista, ex panalista, ex perredista, ex panista y priista reconverso, Nicolás Contreras Cortés, por cierto próximo nuevo titular de la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado, o el carismático Héctor Magaña Lara, la mayoría de los damnificados por la ola López Obradorista como el porteño Virgilio Mendosa Amezcua regresará a la arena político electoral de cara al 2021 ya que haya pasado el tiempo del mar picado, proceloso. Como buenos pescadores volverán a lanzar sus redes, a la brega electoral,  aunque esta vez no hayan pescado casi nada.

 

EL ACABO

  • La Morena Griselda Martínez ha ganado la alcaldía de Manzanillo con tan sólo 25,366 votos, muy por debajo de los 40 mil que en 2015 obtuvo Gabriela Benavides Cobos y de los 32 mil que en 2012 recibió Virgilio Mendosa Amezcua.
  • La voz cantante en el próximo cabildo porteño la llevarán sin duda los regidores de oposición Virgilio Mendosa Amezcua, Carlos Alberto Arellano Contreras y Martha Leticia Sosa Govea.

  • A propósito de políticos porteños, el peor gerente que en su larga historia ha tenido el CDE del PRI Colima, Rogelio Humberto Rueda Sánchez, no soltará la liana de la dirigencia estatal del tricolor hasta que oficialmente agarre la de la diputación local plurinominal el 1 de octubre próximo. Fiel a su naturaleza, ni un día estará fuera del presupuesto.

  • Si José Ignacio Peralta asegura que el próximo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, “tiene muchas ganas de trabajar por México con respeto a las instituciones en el marco republicano y federalista que en que se ha venido conformando el país a lo largo de la historia”, hay que creerle. ¿Qué caso tiene averiguarle?

 

José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.