TAREA POLÍTICA

 Así andan las bases priistas en todo el estado porque las expectativas que en ellas alentó José Ignacio Peralta a cambio de su respaldo para legitimar su imposición presidencial como gobernador de Colima en la elección del domingo 17 de enero de 2016, no se han traducido en hechos y resultados tangibles como chambas, canonjías y beneficios económicos; al contrario, puras largas y negativas han recibido ante el incumplimiento de sus promesas. Y es que si al domingo 07-06-2015 José Ignacio llegó sin haber establecido ningún compromiso con la gente de a pie, con los liderazgos de barrios, colonias, comunidades y organizaciones adherentes al partido que le dio acogida, al mismo día pero el 17/01/2016 llegó comprometido con todo mundo. Hubo casos en los que un sólo puesto en su gobierno o en delegaciones federales lo prometió  hasta a cuatro o cinco crédulos ingenuos que ahora trinan de coraje contra él por haberlos dejado como a las novias de rancho. Para salir del enredo, José Ignacio necesitaría agregarle dos o tres pisos más a la estructura organizacional de la administración estatal, y que le multipliquen al menos por dos el número de delegaciones federales en la entidad.

Las recientes sesiones ordinarias de los consejos municipales del PRI en las que en asuntos generales tuvieron voz sus miembros, puras lamentadas se escucharon en contra de José Ignacio, de las cuales sólo atinaron a tomar nota el dirigente estatal tricolor Rogelio Humberto Rueda Sánchez, y el responsable de los procesos electivos internos del mismo instituto político, Manuel Chávez Michel, pero no a defender lo indefendible, a su líder moral  de quien lo más suave que le reclaman es ser malagradecido, insensible e indiferente con quienes, alegan, lo llevaron al cargo donde se encuentra. Con amargura, se quejan de que nunca jamás regresó con ellos a reconocerles y agradecerles sus contribuciones a la victoria electoral alcanzada, pero lo que en realidad quieren no es tanto verlo para reclamarle su desamor sino que los integre a la nómina, ya sea en un cargo real o de perdida les deposite con puntualidad a los titulares de tarjetas de débito que han visto interrumpidos los abonos quincenales a las mismas por 3 mil 500 pesos quincenales.

Los priistas de Cuauhtémoc no entienden las razones ni motivos por los cuales José Ignacio nombró a la perredista Indira Vizcaíno Silva Secretaria de Desarrollo Social de su gobierno, sabiendo que la dama los trajo como pericos a toallazos los tres años, 2012-2015, que los gobernó,  decisión que ven como un agravio, dureza innecesaria de parte de alguien por quien, dicen, se la partieron para allegarle buena parte de los votos que necesitó para ganarle la partida al panista Jorge Luís Preciado Rodríguez.

Pero fue en el puerto de Manzanillo donde el sábado anterior, Auditorio de la CROM, de las 10 a la 14 horas, los claridosos consejeros tricolores municipales le tupieron a José Ignacio como a Bucho: Duro, tupido y mucho. Lo menos que le dijeron (Francisco Zepeda González) fue que es el peor gobernador  que ha tenido Colima, que la panga peraltista anda a la deriva por carecer de capitán y que a él, Pico, no le ha cumplido el compromiso de hacerlo Delegado de la SEDESOL en el estado. El mismo dirigente estatal de la CNC, Jorge Armando Gaytán Sánchez, puso el grito en el cielo porque José Ignacio designó como sus funcionarios a engreídos fuereños como los que despachan en la Delegación de Transportes de Manzanillo que desconocen el medio, la idiosincrasia de los manzanillenses y carecen de sensibilidad y oficio político. Tan mal ve las cosas Jorge Armando Jr.  en esa dependencia que añora el breve tiempo que en ella estuvo al frente Rosario Yeme López.

Pero los reclamos que más calentaron el ambiente de la sesión sabatina del Consejo Político Municipal celebrada en las instalaciones cromianas fueran los expresados a todo pulmón y con florido lenguaje por las doñas y dones (coordinadores de zona) que han visto interrumpidos sin decirles ni agua va, los abonos de 3 mil 500 pesos quincenales por parte del Secretario de Planeacion y Finanzas Carlos Arturo Noriega García. El alboroto que armaron fue tal que Rogelio Humberto Rueda Sánchez tuvo que llevárselas c comer pozole al “Tapo de Ventanas” para tratar por separado el tema que para entonces ya había encabritado también a otros más que no han recibido ni  siquiera los plásticos, mucho menos el billete.

En tal ambiente de crispación llega el PRI a la renovación de sus comités directivos municipales, oportunidad que tienen para sacar de sus doloridos pechos el dolor de poder haber sido y figurado y no ser, pero al final del día, institucionales y leales hasta la ignominia como siempre han sido, aceptarán sin hacer gestos las decisiones cupulares que los dueños de la franquicia tricolor en el estado tengan a bien tomar. Al tiempo.

 

 

EL ACABO

  • En verdad motivante el pronóstico que José Ignacio Peralta hace sobre la violencia imperante en la entidad que no gobierno: En materia de seguridad las cosas pueden “componerse o descomponerse”, pero no seguir como están, habría que colegir.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.