TAREA POLÍTICA

José Luís Santana Ochoa

Las autoridades de los tres niveles de gobierno deben encontrar a la brevedad posible la armonía entre las medidas sanitarias para proteger la salud y la vida de las personas ante el embate del Coronavirus (Covi-19), y el mantenimiento de las actividades productivas, para que los alimentos y los servicios básicos sigan llegando a los hogares donde las familias se encuentran confinadas en aras del preventivo distanciamiento social decretado por la autoridad , pues, en palabras del alcalde de Colima Leoncio Alfonso Morán Sánchez, el costo económico lo están asumiendo los trabajadores y las pequeñas y medianas empresas, pero también los riesgos de enfermarse, habría que agregar.

La fecha del lunes 30 de marzo 2020 que propone Morán Sánchez es muy temprana  para que “todos los comercios en el municipio de Colima, excepto los que aglutinen a más de 50 personas, puedan operar, con ciertas medidas de higiene. A partir del próximo lunes, tenga que ver con condiciones de higiene, que todos los prestadores de servicio tengan oportunidad de trabajar de manera segura, clientes y empleados”,  y además la reactivación que propone tendría que ser gradual y casi casi caso por caso. A lo mejor sería prudente esperar a que pase la semana santa, total, más se perdió en Corea.

 “Desde el 7 de marzo se decretó la cancelación de todos los eventos arriba de 50 personas, suspensión de eventos masivos, la convivencia masiva que son medidas que se aplican en la fase 2, que oficialmente el Gobierno Federal la decretó el 23 de marzo pasado. En este periodo han funcionado en el sentido correcto, de manera responsable. Ahora es momento de seguir tomando decisiones, propuse en el Consejo de Protección Civil que en las decisiones del Gobierno Federal lo más importante era la situación de las familias, cortar el tema de la contaminación, de la infección de las personas y de manera responsable de los negocios la han respetado”,  ha precisado con claridad  el alcalde capitalino metido de lleno en el tema cuyo desarrollo es de vital importancia para la salud y la economía de los colimenses.

Leoncio Alfonso da en el clavo al señalar la complejidad de, como alcalde, lidiar con dos lógicas: La del Gobierno Federal y la del Gobierno Estatal, quedando en medio la ciudadanía que, como siempre, termina pagando el costo de las decisiones de la autoridad como la que ha decretado el aislamiento social extremo en detrimento de la producción de bienes y servicios, el empleo y los ingresos, en aras del cuidado a la salud.

La reapertura de las unidades de producción (comercios, talleres, restaurantes, etc. ) podría iniciar parcialmente en un par de semanas más y crecer día a día hasta llegar a la segunda quincena de abril próximo a su normalización, proceso que deberán acompañar las autoridades sanitarias y de seguridad pública de los tres niveles de gobierno en una coordinación nunca antes vista para que  “todas las empresas, comercios, profesionistas  y  prestadores de servicios tengan el equipamiento adecuado para que sus clientes y sus trabajadores puedan laborar de manera segura y que así la actividad social y comercial se empiece a regular porque en las condiciones que está, es una crisis económica, que sin el apoyo Federal no tiene sentido para los ciudadanos”.

La cuestión no es privilegiar la prevención de la salud sobre los ingresos que los colimenses necesitan para vivir, ni al revés volteado, sino aplicarse en serio y a fondo a encontrar vías, formas y modos para lograr, tan pronto como sea posible, el equilibrio armónico entre las medidas sanitarias y el mantenimiento de la planta productiva municipal, tal como lo plantea con otras palabras el presidente municipal de Colima, Leoncio Alfonso Morán Sánchez. Las semanas y meses serán cruciales para salir con vida de la pandemia y contarlo.

La autoridad más cercana que tiene la gente para que la guíe y respalde en tan complicado escenario pandémico y económico,  es la municipal personificada por los alcaldes como Leoncio Morán Sánchez que tiene el reto y la oportunidad de acreditar con decisiones, hechos y resultados, su real valía como funcionario público de elección popular. Su desempeño en esta crisis se le reflejará en 2021. Al tiempo.

EL ACABO

ü A propósito de enchiladas, el muy bruto gobernador de Puebla (MORENA), pilar de la IV Transformación, tiene otra Barbosada en su haber: Hace días afirmó que la mejor vacuna contra el  Coronavirus (Covi-19) era nada más ni nada menos que el mole de guajolote.

ü “Te pasas, Luis Antonio Ramírez Pineda,  Director General del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), te pasas”. Haber nombrado al muy limitado de entendederas y capacidades Miguel Fernando Ríos de la Mora  como encargado de tu representación en Colima, en plena emergencia sanitaria provocada por el Coronavirus (Covi-19), es lo peor que pudiste haberle hecho a la comunidad médica, enfermeros, técnicos y administrativos que laboran en las clínicas, instalaciones y oficinas que operas en la enditad, así como a tus derecho habientes.  “Te pasaste, Luis Antonio, te pasaste”.

José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.