Sergio Jiménez Bojado

Sergio Jiménez Bojado.

UN artículo publicado por The New York Times evidenció el colmo del cinismo e ilegalidad del régimen encabezado por Enrique Peña Nieto, al revelar el espionaje realizado durante años contra periodistas, defensores de Derechos Humanos y activistas a lo largo y ancho del país.

Así también, Proceso publicó investigaciones sobre la empresa intermediaria Balam Seguridad Privada, que vendió el programa Pegasus al Gobierno Federal, para tener acceso a teléfonos celulares, redes sociales y correos electrónicos de “todos (sic) los blancos que pudieran ser un obstáculo para los objetivos del Gobierno Federal”.

Esto ha dado lugar a una creciente ola de protestas y señalamientos críticos no sólo de comunicadores y activistas, sino también de la sociedad informada, que viene expresando su indignación, plenamente justificada, por la siniestra invasión y falta de respeto al derecho a la privacidad. Pero no sólo eso, sino también por el crimen que se comete al espiar las fuentes y el trabajo de periodistas, políticos, partidos y defensores de Derechos Humanos, “non gratos para el Gobierno”.

La periodista Carmen Aristegui ya lo señaló: En lugar de localizar a los criminales más buscados de México con Pegasus, el Gobierno Federal gastó mil 600 millones de pesos de nuestros impuestos, para espiar de manera totalmente ilegal a quienes buscan la verdad y la justicia.

Como si eso fuera poco, en un intento desvergonzado y de simulación para minimizar las acusaciones, el Presidente –el peor en la historia contemporánea de México– dijo que hasta él “se siente espiado”, y no le extrañaría, sentenció, que en algún momento filtraran un audio suyo.

Ante ello, ¿qué se puede esperar de un gobierno perverso y acomplejado por la poca credibilidad y la absoluta ilegitimidad que se ha ganado a pulso? ¿Con qué calidad moral se presenta en organismos internacionales, como la OEA, y arremete contra otros países, acusándolos de violentar Derechos Humanos? ¿Acaso Peña Nieto, sus asesores y cómplices no se dan cuenta de que su imagen está tan deteriorada, a tal grado que se han ganado la repulsa interna y externa, y con ello van cavando su tumba, y de paso hundiendo más al país?

Por su parte, Andrés Manuel López Obrador declaró, de manera enfática, que al triunfo de Morena, el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) desparecerá, toda vez que es un órgano de espionaje que sirve al régimen para intimidar, reprimir e incluso desaparecer personas.

Al igual ha sostenido la tesis, de que para combatir la inseguridad y la violencia en el país no se necesita más violencia, mucho menos utilizar técnicas de espionaje a quienes se dedican a informar y a velar por los derechos de las personas; por el contrario, se deben crear condiciones de paz y armonía, promoviendo la creación de empleos dignos, servicios de salud universales de cobertura amplia y de calidad, construcción de más universidades públicas, etcétera.

Sin embargo, el gobierno actual se ha dedicado a entregar nuestros recursos naturales y empresas estratégicas a transnacionales y grupos de poder sin escrúpulos, todo en complicidad con sus partidos secuaces: PAN, PRD, Verde, Nueva Alianza y Encuentro Social.

¿Qué nos queda? Ahora, más que nunca, debemos insistir en la necesidad de un cambio verdadero, y no debemos intimidarnos ni mucho menos inmovilizarnos en la ardua tarea que hemos asumido de construir alternativas viables, que permitan sacar adelante a nuestro querido y hoy atormentado México. Los esfuerzos que nos convocan ahora, a quienes señalamos los graves errores dolosos de este régimen, deben ser mayores, para demostrar a esta mafia enquistada en el poder, que no nos intimidan y que en 2018 mantendremos la valentía y el coraje para elegir nuestro propio futuro con un Proyecto de Nación que le regrese a México la grandeza que ante el mundo lo caracterizó.

Sergio Jimenez Bojado

Luchador social y Presidente del Comité Ejecutivo Estatal Morena.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.