TAREA POLÍTICA

A estas alturas del sexenio ya sin posibilidades de remontar el bajísimo 20% de aceptación ciudadana o disminuir el altísimo 80% de rechazo popular, al presidente Peña le importa una pura y dos con sal  lo que los mexicanos opinen de su persona, familia, grupo y desempeño, actitud que manifestó en todo su esplendor al no acusar recibió de las graves acusaciones públicas de haber plagiado hasta el 30% del texto de la tesis que presentó para obtener su título de abogado; ratificado al frente de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) a su cómplice Alfredo Castillo Cervantes, a pesar de los pesares; recetado al pueblo un gasolinazo más vigente a partir del día primero anterior, recibido al indeseable candidato republicano a la presidencia de los Estados Unidos de Norteamérica Donald Trump que tanto ha ofendido a los mexicanos y tener bloqueadas importantes carreteras del sur del país.

“Yo quiero que Alfredo se mantenga al frente de la Conade. Deseo que siga siendo quien lleve la representación y el esfuerzo gubernamental en el deporte, porque sí sabe. Lo conoce, ha estado cerca de ustedes (los deportistas orgánicos, a modo) y ustedes lo han dicho. Él lo ha compartido. Creo que este resultado nos debe llevar a mejorar lo alcanzado. Esto no puede estar sujeto a cambios sólo porque nos dejamos llevar por una polémica, un debate, y a veces de quienes no conocen lo que realmente ocurre dentro del deporte”, sentenció Peña leal hasta la ignominia con sus cómplices.

En el tema del plagio de su tesis profesional plenamente confirmado por la Facultad de Derecho de la Universidad Panamericana , el presidente Peña mandó a sus ‘seconds’ a declarar minimizando la gravedad de  su pecado de juventud, de la ‘chiquillada’ que para él fue haber copiado más de cien párrafos sin citar fuentes ni autores. El primero en salir a los medios de comunicación fue el Secretario de Educación negando la veracidad del bochornoso hechos; luego hizo lo propio el vocero presidencial que calificó el plagio como mera cuestión de estilo del postulante; finalmente, su asesor de tesis, ahora magistrado del Poder Judicial de la Ciudad de México, atribuyó a errores mecanográficos las omisiones de comillas en los textos ajenos, mismo alegato que utilizó el propio Peña el jueves anterior en la reunión a modo que tuvo con jóvenes so pretexto de su IV informe de Gobierno.

Para defender lo indefendible, las perras bravas peñanietistas le reclamaron airadamente en redes sociales a la periodista Carmen Aristegui su parcialidad al no investigar también al fósil universitario que fue Andrés Manuel López Obrador, sus muchas materias reprobadas, supuestas bajas calificaciones obtenidas, etc., etc., y etc., nada de lo cual tuvo que ver con copiar en exámenes o plagiar en la elaboración de tesis. También se le fueron a la yugular al ex presidente Fox por haberse titulado 25 años después de la conclusión de sus estudios de licenciatura, enorme tardanza que tampoco es pecado grave equiparable al plagio. Como perros de rancho que ladran sin saber el motivo de quien primero lo hace, otros arremetieron contra la Universidad Panamericana víctima de las trapacerías de su ex alumno Peña y de quienes con él se confabularon para burlar sus estrictos controles de calidad académica que la tienen altamente posicionada en el ranking de las instituciones de educación privada del país.

“Estudiar y graduarse de la Universidad Panamericana no es fácil, es una Universidad estricta, que reta mucho a sus estudiantes, todos lo sufrimos y nos quejamos, pero al final muchos lo agradecimos. Cuando me titulé de la carrera me alegré más que el día de mi graduación, ya que ese título me costó muchas gotas de sudor, estrés y le costó mucho esfuerzo en horas de trabajo y sacrificios a mis padres. Una Universidad que se esfuerza en enseñar Ética a lo largo de los semestres en todas las carreras a sus alumnos, no se merece este tipo de exposición en medios ,ya que genera que muchos equivocadamente tachen a la UP como una Universidad barca, fácil, vendida y a nosotros sus alumnos como gente sin preparación, tramposa y floja. Revisen las redes sociales, están llenas de estas descalificaciones”,publicó el egresado de la institucion, Rodrigo Soto P.

Para desgracia de la comunidad universitaria de la Panamericana, el equipo de expertos que revisó la tesis presentada en 1991 concluyó que “estamos frente a un acto consumado sobre el que es imposible proceder en ningún sentido”, por lo que su exigencia de que se le retire a Enrique Peña Nieto su título, “ya que no se le merece. Y nosotros como Alumnos no merecemos que él sin esfuerzos ni ética, cuente con un título con el mismo valor al nuestro”, no se verá satisfecha como debiera, igual que su llamado a la UP a defenderse y defender a sus sus egresados y alumnos, pues “la exposición en medios nacionales e internacionales es demasiada y es momento de demostrar de qué estamos hechos. Nuestros títulos están en  peligro de perder valor y  la Universidad de perder su prestigio”.

La misma suerte ha corrido la condena hecha por connotados académicos de las principales universidades del país, públicas y privadas, para quienes  el plagio cometido por Peña es un grave hecho delictivo  “por todo lo que implica respecto a los valores que deben orientar no sólo la vida académica sino a la vida en sociedad. En lo que respecta a la primera, sin estos valores, entre los que destaca la honestidad intelectual, el desarrollo del conocimiento en todos sus campos es prácticamente impensable. Como académicos y como ciudadanos creemos que es una obligación elemental señalar lo inaceptable de una conducta indebida. Si esta conducta es relativamente usual, eso no disminuye dicha obligación. Se trata, en el caso del plagio académico, de una acción que atenta contra el quehacer intelectual, contra las normas mínimas que deben regir el funcionamiento de toda institución universitaria y contra aspectos esenciales en la formación de la juventud mexicana”.

José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.