Diurnarius por Miguel Ángel Sánchez Romero.

Si el Gobernador de Colima, José Ignacio Peralta pensaba que la consulta popular realizada por el Presidente Electo Andrés Manuel López Obrador, para decidir el destino del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), o que el atole con el dedo que le dio su pupila Indira Vizcaíno Silva a los colimenses al negociar en lo oscurito con PINFRA el cobro de la caseta de Cuyutlán, levantarían una cortina de humo suficientemente alta para salvarlo de que le fueran recordado el “Día de los Fieles Difuntos”, los miles de muertos que lleva en su cuenta personal desde que asumió la gubernatura, pero estaba equivocado.

De acuerdo a cifras del Semáforo Delictivo en el tercer semestre del 2018 Colima se mantenía en el primer lugar nacional con 59.8 homicidios por cada cien mil habitantes, lo que en automático lo coloca como el estado más violento del país, al ser muertes relacionadas con el crimen organizado y la lucha de cárteles que se disputan en control del territorio, como lo ha reconocido en más de una ocasión el propio gobernador, pero sin que haga nada al respecto para detener la ola de violencia que llegó con él y al parecer no se ira hasta que termine su sexenio.

Pero quizá, a José Ignacio Peralta las cifras y estadísticas con barras rojas, en las que Colima siempre aparece en primer lugar de las listas nacionales no lo inmuten ni lo acongojen; sin embargo la violencia que se vive en la ciudad que dice gobernar es más cruel y despiadada de lo que pueden reflejar un color o un número.

La realidad es que cada vez se vuelve más común ver menores de edad que son ejecutados o heridos sin piedad por sicarios; hace un par de semanas un jovencito de aproximadamente 15 años, fue asesinado en una de las colonias del oriente de la Capital, el pasado sábado dos niños de menos de dos años fueron heridos de bala en Tecomán, otra más fue violado por sus compañeros de escuela en Villa de  Álvarez, estos casos aunados a los cientos de infantes que han quedado huérfanos por qué sus padres o alguno de ellos han sido acribillados por la delincuencia o simplemente por qué han sido testigos de alguna homicidio, quedaran marcados para toda su vida; si esté es el nivel de violencia que viven los niños y niñas en Colima, no hace falta imaginar la podredumbre en la que se ha convertido la entidad en tres años de gobierno de José Ignacio Peralta.

Sin duda, este 1 y 2 de noviembre, hay que ver en los panteones del estado, el mejor, más puro, limpio y transparente de los informe de resultado de gobierno que puede haber del Gobernador del Estado, José Ignacio Peralta Sánchez, aquí veremos sus logros en Fomento Económico con los prósperos empresarios de las casas funerarias, con micro empresarios dedicados a la venta de flores, coronas y veladoras; en Cultura veremos mariachis, tríos, norteños y solistas listos para cantarle a los muertos sus canciones favoritas; mientras que en lo que corresponde a Generación de Empleos podemos contar a los vendedores de criptas, limpia tumbas y jardineros.

Mientras que en infraestructura ni más ni menos destaca el proyecto del nuevo panteón y la ampliación de tumbas para hacer lugar a todos esos difuntos que han llegado en estos últimos tres años; en Desarrollo Social indiscutiblemente Nacho redujo el número de pobres, ya que son los que más han muertos en manos de los delincuentes, además nos puede presumir que ahora gracias a su política de inseguridad habrá más puestos de tacos, aguas frescas, cocos y garnachas, a los alrededores de los panteones, ya que la demanda y número de visitantes a los panteones ha crecido exponencialmente en su gobierno.

Parece broma, pero la realidad de Colima es tan cruel y violenta que en datos duros estos son los verdaderos y únicos grandes logros que ha dejado el Gobierno del José Ignacio Peralta a los Colimenses, por lo que solo le podemos decir “Feliz día de tus Muertos, Nacho”.

Miguel Ángel Sánchez Romero

Analista Político

miguelinosan@yahoo.com.mx

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.