Cada año, del 22 de diciembre al 6 de enero, Coquimatlán se engalana con sus tradicionales Fiestas Charrotaurinas y Religiosas. Esta celebración coquimatlense está enteramente vinculada con la fiesta del Señor de la Expiración.

En esta ocasión, las fiestas de Coquimatlán se vieron engalanadas por presentaciones únicas. Por ejemplo, el Ballet Folklórico Caxitlán de Cuauhtémoc, la presentación de José Luis Gazcón y claro, el convite de la gasolina que año con año organizan los taxistas del municipio. Para cerrar con broche de oro, se presentaron la Sonora Dinamita y la Sonora Kaliente. Y este año, la reina de las fiestas charrotaurinas de Coquimatlán es Karina Lizeth Solorio Castañeda.

Las fiestas inician con la llegada de la imagen del Cristo Peregrino y la entrada de la música, el 22 de diciembre. Este año se sumó la revelación de los mojigangos. Las celebraciones concluyen justo el 6 de enero, con la partida del Cristo Peregrino al Rancho de Villa.

Sin duda alguna, la entrada del Señor de la Expiración al Rancho de Villa es la festividad más visitada por los fieles que acuden a las fiestas Charrotaurinas y Religiosas de Coquimatlán. Desde muy temprano, los habitantes de Coquimatlán, Rancho de Villa y otras comunidades cercanas, parten a Los Limones para recibir la imagen del Señor de la Expiración.

Suele celebrarsele una misa en el templo de San Pedro, en Coquimatlán, para así iniciar el peregrinar de la imagen a Lo de Villa.

Durante todo el trayecto, grupos de danzantes de diversos municipios acompañan a la imagen del Señor de la Expiración en su peregrinación. Es en este tipo de situaciones donde las personas colocan su fe en una imagen que veneran con tal devoción que son capaces de aguantar el frío de la madrugada, cargar al Señor de la Expiración y cumplir mandas hechas para su beneficio.

Un poco del Señor de la Expiración y su celebración

Justo el martes después del 6 de enero, Día de Reyes, se celebra el regreso del Señor de la Expiración al Rancho de Villa.

Los peregrinos salen desde la iglesia de Coquimatlán durante la madrugada soportando el frío. El objetivo es llegar a las 8:00 de la mañana a su santuario en Lo de Villa. Algo que sólo los fieles y peregrinos saben es que la imagen es acompañada en un carro alegórico hasta Los Limones. Después de ese punto los peregrinos y creyentes cargan la imagen en sus hombros, acompañados de música y los danzantes.

Una buena opción para los seguidores es probar las ricas encaladillas que los habitantes de Lo de Villa venden durante todo el trayecto hasta llegar al santuario.

Una vez ahí, las festividades continúan todo el día, pues por la tarde inician las fiestas charrotaurinas del Rancho de Villa.

Por Jaime Puente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.