“Los dictadores cabalgan de un lado a otro sobre tigres que no se atreven a desmontar. Pero los tigres tienen cada vez más hambre”
Sir Winston Churchill.

Déjenme decirles que Colima vive una crisis de violencia inédita. No al final sino en los primeros cinco meses del sexenio del “asquitos” Nacho Peralta.
Una crisis que vulnera a una administración “Chicharronera” que esta contra la pared de su descompostura y que va directita a tocar fondo. Sin instancias confiables y creíbles de participación para canalizar el malestar, es de pronóstico reservado el desenlace de los acontecimientos por venir.

Si la calidad de la inseguridad que nos cargamos es mala, peor es la de los actuales políticos desechables en la administración de Peralta Sánchez, la conclusión es obvia; más daño provoca el poder del crimen desorganizado que capitanea el “asquitos”, que el poder del crimen (éste sí) organizado.
La tempestad que no amaina y la falta de compromiso del “jinete sin cabeza” y sus secretarios ponen en evidencia a un gobierno que se reúne en Casa de Gobierno para aplaudirse entre ellos como los jugadores de volibol japonés cuando pierden un set, los señores funcionarios no toman decisiones ni respetan las que alguna vez se tomaron, así de fácil.

El caso más patético lo presenta la señora secretaria de Desarrollo Social Indira Vizcaíno Silva quién acaparó la portada del pasquín oficial de la Gobernadora madre para dar a conocer su embarazo con todo y ultrasonido y, para “seguir la fiesta”, doña Indira anuncia con bombo y platillos que patrocinará los Chicharrones el próximo 27 de abril a las afueras de las instalaciones del Congreso del Estado.

¿Y el compromiso de esta santa señora de involucrarse con la seguridad como lo pidió el “ascos”? Nada, sólo declaran y resbalan responsabilidades. …¡Que siga la fiesta y los Chicharrones!
Actuar, ni pensarlo. Al “ascos” Nacho Peralta solo le gusta jugar a la industria de la declaración: “Resolveremos la inseguridad” dice José Ignacio ¿Cómo? Nacho y sus chicharroneros funcionarios confían en que el viento se lleve a los asesinos y de paso sus palabras, pero sin intenciones sus palabras permanecen y acusan su pusilanimidad e indolencia.

Su actitud revela eso y, algo peor, el miedo que tiene a gobernar y de paso el profundo desprecio que siente por sus gobernados. Hace días los alcaldes (a) de Manzanillo, Tecomán y la Ciudad capital acudieron a un mamotreto donde “firmaron” un convenio para la prevención del delito llevándose una millonada que sin duda irá a parar a sus jugosas cuentas bancarias personales.

Aquí los alcaldes no van a tomar decisiones no sólo porque no saben qué hacer, sino también porque temen perder la popularidad que no tienen. ¡Increíble, absurdo! Y es que estos tres ediles disponen de menores contrapesos para hacerle frente a un enemigo poderoso que inclusive lo tienen socavándoles sus propios gobiernos, lo que nos deja ver, un deterioro en esas administraciones municipales en la prevención, exponiéndolos, a soluciones simplistas, encaminándolos no sólo al fracaso sino al ridículo.

Mayor sensibilidad hace falta para entender que “Seguridad” no es sólo no ser asaltado, que “Policía” no es una dirección de (in) seguridad a la que hay que acudir después de, y que “Justicia” no es seguir un protocolo caduco de papelitos que sellar y archivar en oficinas estatales hoy abandonados y sin juzgadores.

Es precisamente esa ausencia de autoridad “chicharronera” la que nos ha llevado a más y más violencia, y es que con la complicidad de las policías estatales y municipales los varones de la delincuencia se desplazan como peces en el agua con total impunidad, sin impedimentos y sin consecuencias.

Ya lo vemos, el gobernador José Ignacio Peralta Sánchez (a) el “asquitos” convive con un mafioso a su lado y eso lo sabe el “Chupitos” Arnoldo Ochoa González, hasta el “Güero” José Luís Santana Rodríguez que padece Alzhéimer conoce y reconoce al hampón ¿O me equivoco?

La inseguridad eterna en Colima auspiciada por gobiernos priistas, un agravio más para dejar en claro que la gravedad de la crisis no altera la rutina de un gobernante farolón y ausente que anda vuela que vuela en el “avión de amor” y que aparece como el cometa Halley a prometer los bueyes y las carretas ignorando que el signo de los tiempos obliga a tomar decisiones, decisiones del “asquitos”, aunque siga equivocándose y administrando tan sólo agravios.
“¡Es el Gobernador estúpidos!”
Ahí se ven.

ENLACITOS

¡TAXISTAS EN PIE DE GUERRA! Auspiciados por la diputada local y lideresa cetemista Graciela Larios Rivas quien defiende su monopolio arenga a los taxistas a una confrontación peligrosa que puede dejar muertos. Al tiempo.

VACIONISTAS ENGAÑADOS: Una gran cantidad de visitantes de Semana Santa y Pascua se fueron con graves enfermedades de la piel por la contaminación de heces fecales de las playas del puerto de Manzanillo ¿Y las autoridades de salud de Colima, bien gracias, inaugurando fraccionamientos, o entrándole a la corrupción, o no doctor Carlos Salazar Silva?

CORRUPCIÓN Y COMPLICIDADES EN LA COMUNA PORTEÑA: Aún con el conocimiento de una obra irregular la titular de la dirección de Desarrollo Urbano del puerto, arquitecta Gabriela Villaseñor, sigue avalando la construcción de una “Vecindad” en una casa de interés social en el barrio 5, la denuncia pública hecha por Enlacemanzanillo no tuvo eco, ni modo: Dinero mata periodista.
¿Qué autoridad del ayuntamiento se llevó la lana para hacerse de la vista gorda y prohijar está clase de violaciones al reglamento de construcción? ¿No quisiera pensar que la señora presidenta municipal Gabriela Benavides Cobos esté inmersa ya en la corrupción?
Todavía le doy el beneficio de la duda, corresponde a la señora Benavides conservar este estatus.
DESILUSIÓN: Confié en la buena fe de la directora de Desarrollo Urbano de Manzanillo…no lo volveré hacer.

“¡BONO, BONO, BONO A LA VISTA!”: ¿Qué políticos porteños serán los beneficiados de un millonario bono? Les informó luego.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.