Javier Montes Camarena

“La arrogancia en el poder es una enfermedad terminal”

Papa Francisco.

Déjenme decirles que: La crisis de gobernabilidad por la que transita el Gobernador José Ignacio (Ignacia de Noche) Peralta Sánchez, en esto que dicen que es Gobierno, se va tornando cada vez más compleja, su accionar es más complicada que la de un tartamudo pidiendo fiado.

El momento crítico se puede apreciar de diferentes maneras, uno de ellos es una “encuesta” que muestra que José Ignacio desde que llegó a Palacio de Gobierno nunca ha accedido a niveles de aceptación de la sociedad colimense, un triste 32 % de aceptación refleja que nunca ha despegado.

Su permanencia con los pies pegados al piso se observa más pronunciada por la desafortunada conformación de un < Gabinete > de inútiles que han salido muy ladrones, peleoneros y sinvergüenzas, lo que ha producido, una administración voraz y sin credibilidad.

La crisis alcanza al propio mandatario Peralta Sánchez quien se ha venido significando por derrochar recursos del pueblo en millonarias adquisiciones inmobiliarias, viajes en el “avión del amor” a cada rato a la Ciudad de México, líos sentimentales con “Papichulo”, olvidos, faltó de palabra y de seriedad, problemas mentales, corrupción y, lo que es peor, compartir el poder con la tía remolona y decrépita La Gobernadora madre.

Colima con Nacho Peralta está sumida en un drenaje de desconfianza. Razones a la vista sobran. Y es que el peraltismo no ha sabido rediseñar y articular la política interior de su administración, los pésimos resultados lo obligan a corregir el error. Sin embargo, los días pasan y los que vienen, ni serán vistosos y mucho menos halagadores. Al tiempo.

La cadena de errores parten desde la secretaría General de Gobierno que no ha sabido o no la han dejado establecer sus funciones de liderazgo con los miembros del Gabinete, ahí, se ha descuidado la operación política, la interlocución, el tendido de puentes y la inteligencia, todo ello, sumándose al descuadramiento ya que su titular se entera tarde de lo que acontece en el Estado.

El sello del Gobierno de José Ignacio Peralta Sánchez es el del continuismo de la política del < Toma Todo >, se actúa igual que en el Gobierno ladrón del exgobernador  Mario Anguiano Moreno, basta decir que el secretario de Planeación y Finanzas Carlos Noriega García es la encarnación viva de la corrupción al emular al sinvergüenza Rafael Gutiérrez Villalobos, su actuar es parecido al de Don Rafa de infausta memoria.

Para decirlo pronto: Carlos Noriega García es el “Rafael Gutiérrez Villalobos” del sexenio de Nacho Peralta. Peeeeeeero… aún hay más de Carlitos.

El cuadro político es aún más complicado. Sin equipo de Gobierno, sin proyecto y sin su propio partido (PRI) el Gobernador Nacho Peralta tiene que navegar con un secretario de Educación corruptazo que ha hecho de esa secretaría no sólo un < portavión > sino una dependencia frívola que ha hecho de la educación en Colima una vacilada que flota al ritmo de las olas que le imponen grupos que cohabitan en su interior.

La secretaría de Educación estatal está al punto de quiebre, afectada por la corrupción, los tontos útiles, brotan sin que nadie se los pida o bien, aparecen ofreciendo sus servicios al módico precio de la recompen$a que garantice sobrevivencia, chambas, reacomodos, fortunas o vanidades.

Hoy, en esto que dicen que es Gobierno, la materia educativa es litigio político con tintes de conflicto sindical y ribetes de inestabilidad. Lo grave es que José Ignacio Peralta Sánchez convive con la corrupción y la certifica gobernando bajo sospecha.

Ignacia de Noche no da visos de querer o poder, realmente, explicar el origen de las compras de un lujoso departamento en Nueva York (USA) o la adquisición millonaria de la mansión del narcotraficante Nacho Coronel abatido por el Ejército Mexicano en Guadalajara, en Jalisco.

No atina a impulsar un verdadero sistema anticorrupción que convenza a la sociedad de Colima, cada vez más enojada y escéptica que ya ve con preocupación que tiene otro Gobernador ladrón.

A los columnistasnachoperalta@gmail.com les ha dado por propagar que detrás del escándalo de las casas y departamentos hay propósitos “desestabilizadores”, como si los inmuebles no estuvieran ahí, como si los 50 millones “desaparecidos” en la compra de La Campana no estuvieran bajo sospecha, o los 10 millones 500 mil pesos mensuales de las Tarjetasnachoperalta que se carrancean no fueran del dominio público y de priistas estafados, mismos que nunca han recibido un solo peso.

Así las cosas, los escándalos mal resueltos con explicaciones que no convencen a nadie por el Gobernador Nacho Peralta lo hacen gobernar “Bajo Sospecha”.

Ahí se ven.

ENLACITOS

YA ME VI: Acompañado de La Gobernadora madre, José Ignacio (Ignacia de Noche) Peralta Sánchez se fue el pasado viernes de noche de locas a presenciar El diario de un loco, dicen los asistentes que Nachito repetía: “Ya me vi”… recordando su revuelo interno de locuras.

CARTITA MATA A TRAIDOR: Uno de los ases bajo la manga que trae el exgobernador Mario Anguiano Moreno es el de la entrega documentada de varios millones de pesos que le hizo al primo incómodo Pedro Peralta Rivas para la campaña extraordinaria de Nacho Peralta ¿Será?

CORRUPTO: Vaya exhibida se dio el “Cachorro” Rubencito Álamo Navarro al decir que el partido que él dice manejar (PRI) trajo al puerto el Ballet de Letonia. Grave que Rubencito diga que  la presentación del Ballet fue por iniciativa de él cuando el Gobierno del Estado le cedió la presentación. Así se corrompen a los nuevos militantes priistas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.