Javier Montes Camarena

GOBERNAR ES DECIDIR

“La propaganda es una arma suave: tenla en tus manos demasiado tiempo y se moverá como serpiente y te morderá”

Jean Anouilh.

 

 

Déjenme decirles que la crisis de credibilidad, enojo, desazón que cubre a la sociedad colimense, disparada por la inseguridad creciente en Colima parecen no tener salida…y no es para menos, en éste gobierno no hay decisión de mejorar, mucho menos de gobernar y…de hacer política, ya ni hablar.

Hacer política es hacerse político y, en la administración de José Ignacio Peralta Sánchez sólo hay un político, desafortunadamente quien es hoy el encargado del oficio político del Gobierno peraltista o ya está caduco o dejó de tener la vocación política para enfrentar las responsabilidades internas del Gobierno. El hombre no ata ni desata.

En vez de acercarse a las fuerzas reales de poder, el señor secretario General de Gobierno se aísla, ante los escándalos y desbarres de su jefe político se muestra lejos del sentir popular, pareciera que más que la práctica política parece interesarle su suspensión, no entiende que no se puede gobernar sin empatía, no sabe que Hollande recuperó credibilidad haciendo política.

Hubo un tiempo en que este País fue gobernado desde un carruaje. Benito Juárez ejerció una presidencia itinerante. No abandonó un País en llamas: llevó consigo la soberanía.

José Ignacio Peralta Sánchez y su secretario General de Gobierno montan una camioneta blindada de tres millones de pesos y con más de cuarenta guaruras, los colimenses los ven ausentes, escondidos, cobardes, ambos, muestran indiferencia, no se deciden a gobernar, a hacer política.

En La administración peraltista la sensación de vacío ha sido constante, pareciera que la oficina del secretario General de Gobierno todavía está acéfala, ¿Trabaja para los colimenses? ¿Sí sabe que él es el jefe de la política interna?

Con Arnoldo Ochoa González no hay decisión, ni claridad, ni determinación, ni resultados, está rebasado, se le ve más como “dama de compañía”, su encargo se le volvió una pesadilla, no dicta políticas de seguridad, el gabinete lo minimiza y no es  referente político para desactivar conflictos, mismos que se le acumulan esperando que se resuelvan solos.

La ausencia de una verdadera política de comunicación no le ha permitido a Ochoa González definir un rumbo político que beneficie a su patrón. Su dificultad radica en que ha confundido la materia de su trabajo. Ésta es: pensar sus decisiones, decidir y sostenerse, más claro: es negociar dialogando.

No ha sido así, Arnoldo tiene problemas de carácter, o a un temor de equivocarse y a tener que pagar los costos del error, mismos que ya paga porque “Otros” vienen ocupando los lugares vacíos que él va dejando como responsable de la política interna.

Ahora, hay una realidad inocultable. La política ha desaparecido. El tema crucial pasa por dos vertientes, la falta de legitimidad y la gobernabilidad, frente a estas exigencias, la visión de Arnoldo Ochoa ha dejado de ser útil.

Debería darse la oportunidad de reconocer que la realidad que imaginó ha cambiado. Debería darse la oportunidad de corregir lo que aun pude corregirse. Decidir tiene sus problemas: por lo general, la realidad es tan difícil que cualquiera que sea la decisión, representará costos, sobre todo, cuando se tiene por jefe político a un autista político.

Las decisiones mayores siempre implican riesgos. Puede uno equivocarse. A veces es posible corregir. Pero en muchos casos las decisiones no tienen retorno y mucho menos cuando se sirve a dos amos (A Nacho de Día y a la Gobernadora madre), a esto, los griegos le llaman tragedia.

Gobernar es decidir. Si esto está claro, lo demás se facilitará. Si se sabe “qué sí y qué no”, lo demás servirá de soporte: evaluar con inteligencia la opinión pública y cuidar los mensajes, cosa que ha olvidado Arnoldo Ochoa, se le ha olvidado hacer alianzas, ser audaz o cauteloso. Su indecisión ha destruido la congruencia de su quehacer.

Arnoldo necesita un alto en el camino, escuchar para reflexionar y preparar las decisiones, las cuales, pueden ser más útiles que las opiniones de sus columnistas a sueldo, 100 spots o un tren cargado de cortesanía.

Como decían los hombres sabios: hacer de las malas, buenas o como dijo este Zorro interplanetario “No todo el que te caga te quiere hacer daño”.

Hoy por lo pronto el buque insignia “Colima” desde que zarpó hace agua por babor y estribor y por más corchos que colocan en las averías de agua, la nave sigue escorada.

Ahí se ven.

ENLACITOS

TÍA SINVERGÜENZA: Muy mal parado viene dejando al mandatario colimense Nacho Peralta su tía la Gobernadora madre quien junto con otros dos porteños sinvergüenzas trataron de extorsionar a un ejidatario para que les vendiera a precio de regalo varias hectáreas de terreno “tan sólo por ser tía del Gobernador”, mucho jalaron la cuerda, misma que les agandalló otro más listo y justo que ellos y les birlo el negocio.

OLVIDO: Ni la secretaría de Salud, ni el Congreso, ni la PROFEPA han hecho caso a la contaminación del mar, lotes baldíos, drenajes pluviales invadidos de mierda que la API de Manzanillo realiza con total impunidad ya que sus instalaciones no tienen drenaje.

Me puedes leer en: ipuntocom.mx  =  noticiastecoman.com  =  www.colimaxxi.com  = portalzlo.com  =  noticiasmv.org  =   imagen.manzanillo@hotmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.