*En mayo se entregaron 15 millones 400 mil pesos para 108 planteles educativos *En total serán atendidas 172 escuelas de la entidad

La Escuela es Nuestra es una acción pública concebida por el Presidente de la República para mejorar las condiciones físicas y de equipamiento de las escuelas de educación básica, empezando por las que se ubican en zonas rurales e indígenas, a donde acuden las hijas y los hijos de las familias más pobres del país, manifestó la Representante del Gobierno de México en Colima, Indira Vizcaíno Silva, quien a la vez informó que en el presente año se invertirán 33 millones 650 mil pesos en este programa, para atender 172 planteles de los 10 municipios de la entidad.

Agregó que en mayo, la Tesorería de la Federación ya dispersó 15 millones 400 mil pesos para 108 escuelas, donde, respetando las medidas sanitarias, se realizan acciones de obra pública que emplean a gente de la propia localidad en labores de construcción, además de propiciar el consumo de materiales y servicios en negocios y con personas del lugar.

Indira Vizcaíno indicó que La Escuela es Nuestra “funciona como un mecanismo de democracia participativa porque involucra a toda la población donde se ubica el plantel; garantiza el manejo honesto del dinero público al ser recibido, administrado y ejercido directamente por la gente, además de generar empleos y provocar dinamismo en la economía social”.

Explicó que cada escuela que participa en este programa debe integrar un Comité Escolar de Administración Participativa, conformado por el o la directora del plantel, así como representantes del personal docente, de padres de familia y de alumnos, entre los cuales eligen al presidente, secretario y tesorero, cargo éste último que se recomienda dejar a las mujeres, por ser mejores administradoras.

Ese Comité analiza y determina, conforme a prioridades, qué obras, equipamiento o servicios requiere el plantel escolar, para posteriormente dar inicio a los trabajos que correspondan. El Comité debe dar a conocer los avances en obras y en el ejercicio del dinero, mediante comunicados públicos expuestos en la escuela.

Vizcaíno Silva refirió que cada plantel educativo recibe un presupuesto conforme a la cantidad de alumnos que atiende: de hasta 50 alumnos obtienen 150 mil pesos; de 51 a 150 alumnos, 200 mil pesos; mientras que a los de 151 y más alumnos se les entregan 500 mil pesos.

Además del beneficio para estudiantes de poblaciones rurales e indígenas y la participación comunitaria que provoca el programa, la funcionaria federal destacó que “también demuestra cómo el dinero público rinde mucho más cuando es entregado, administrado y ejercido por la gente, y no anda de mano en mano en dependencias oficiales, muchas veces quedándose en el camino, como sucedía en otros gobiernos federales”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.