La mayoría de los colimenses están hastiados de simulaciones, de tomadas de pelo, de discursos amañados y acciones que pretenden dirigir sin rumbo. Y lamentablemente esto es lo que se observa en el actual gobierno de Nacho Peralta y se filtra, con sus debidas excepciones, en cascada a las diferentes alcaldías, con todo y que la mayoría son panistas.

Lo anterior se debe a un aspecto muy sencillo que obedece a la ineficaz aplicación de un principio de administración: la unidad de mando. Éste, en entre otras cosas, refiere al liderazgo que ejerce quien asume la máxima autoridad de una organización, empresa o,  en este caso,  gobierno del estado de Colima. En este sentido, el gobernador tiene esa gran debilidad, carencia total de liderazgo, desde el hecho mismo que fue impuesto como candidato priista a la gubernatura; lo cual habla de su nula aceptación al interior del priismo estatal,  que  ya ha cobrado la factura en la unidad y descontento entre su militancia. Y resulta normal, cuando se constata que nada tiene de trabajo como militante, sino que fue llevado de puesto en puesto, por  las cúpulas empresariales de su  partido, hasta convertirlo en el actual gobernador.

Todo fuera como que su carencia como líder quedara en su ámbito partidista, pero su impacto es mayor al ser Gobernador de un Estado. Lo más preocupante es que esta vocación, de acuerdo su personalidad, difícilmente la podrá desarrollar aun cuando se ha rodeado de supuestos “expertos foráneos”, ajenos al contexto del estado. Y con esto último, cumplió cabalmente eso que dijo en una reunión de cámaras empresariales, en el periodo de pre campaña: “…en Colima no hay talento humano para sacarlo adelante…”, lo cual ya era, para ese entonces, un destello de su gran carencia “liderazgo”.

Otro indicio, de dicha carencia, es el hecho de simular la participación ciudadana, cuando se trató de recabar sus propuestas para el Plan Estatal de Desarrollo 2016-2021, una vez más derrochando gala de ineficacia como líder, pues en lugar de poner anticipadamente a su equipo a trabajar en dicho plan,  terminó contratando los servicios externos de una consultoría.

Otro tema, que no sólo habla de su inhabilidad como líder, sino de su falta de visión humana y empática es el que aqueja a los adultos mayores, quienes fueron despojados de una significativa pensión, que, si mínima, ya era de ayuda en su estado precario de vida. Como gobernador, lo mínimo que se esperaba es que tuviese sentido humano con aquellos que ya de muchas maneras dejaron su vida en trabajo en pro del estado de Colima, e intervenir para que las instancias correspondientes salvaguardaran esa partida, disminuyendo otros rubros para equilibrar el gasto del erario.

Todo lo contrario es lo que ha hecho en el caso de los adultos mayores, haciéndose de la vista gorda va dando tumbos de asuntos en asuntos, sin aterrizar un verdadero eje de acción que traiga crecimiento en la entidad. Y así como este tema se enlistan otros, que “gritan” la ausencia de un verdadero líder de gobierno preocupado y ocupado por su gente, como el del re emplacamiento, el tema de los habitantes de Villa Izcalli, que si no fuera por la presión, inconformidad, protestas y gestiones ciudadanas los ignoraría como  cosa menor. Y ni tardo ni perezoso, ha buscado quedar bien con la población; el detalle es que jamás en dichos asuntos ha mostrado la particular iniciativa de un buen gobernante de visión y acción.

En lo que sí se destaca su gobierno, hasta el momento, es el la simulación de notas y acciones en pro de la población, con todo y que se lo refuten con hechos innegables demostrándole la falta de transparencia y principios de buena administración de recursos del erario, como lo es el “arrendamiento” de su súper camioneta blindada, lo turbio del manejo en la compra del predio la Campana, de sus viajes en vuelos privados, el nuevo posible endeudamiento, del cual ya dio adelantos y lo más reciente: la gran estrategia de la “app” ConTactoColima y el compromiso por la prevención y seguridad –involucrando a la organizaciones civiles (en representación de la sociedad colimense), dicho sea de paso esto último es una continuación de lo que el mismo Carlos Maldonado Orozco, como Presidente del Consejo Ciudadano por la Seguridad Pública, ya había lanzado en el periodo final del gobierno de Mario Anguiano.

Es importante señalar que, estas acciones para atender a la ciudadanía y enfrentar la violencia y/o inseguridad en el estado, sólo son una simulación o una estrategia que posiciona a su gobierno como un “gobierno virtual”, peyorativamente hablando, pues ha sido claro, como ya se reflexionó, que en tanto no asuma un liderazgo verdadero que atienda puntual y oportunamente las necesidades de sus gobernados su estela como gobernante pasará con gran pena y nada de gloria, solo recordado entre su app y cosas peores.

Que alguien le diga al “gober nacho”… a ver si escucha, que el uso de las tecnologías de la información no resuelven la cerrazón de un gobierno elitista y anquilosado en la politiquería mezquina de su partido, por el contrario lo evidenciará más pero, ahora, al menudeo.

¡Yo no me la creo! Eso de la ruptura de la relación político afectivo entre Peralta vs Romero, no es más que otra de sus brillantes estrategias para desmarcar a un intento de suspiro a candidato con miras a las próximas elecciones del 2018 y 2021; pues cuándo hemos visto a “Nacho” ventilar su vida privada o sentimental de viva voz y en tal medio de comunicación como lo es la radio. Ni en su periodo familiar más oscuro lo hizo, menos ahora. Así que, otro con ese cuento….

Guillermo Bueno

Licenciado en Administración de Empresas;  Licenciado en Educación; cuenta con dos especialidades en educación y un Posgrado en Pedagogía. Activista social.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.