José Gilberto Ibáñez Anguiano

LA MANERA DE OPINAR DE… José Gilberto Ibáñez Anguiano

He decidido dejar de ver las funciones de box tanto de Televisa como de Tv Azteca debido a que, está más atractiva la lucha cuerpo a cuerpo, cara a cara en el desgobierno de “Nacho Ceviches” que sigue con la guillotana bastante activa.

Desde el miércoles 8 de Febrero de 2017, dos días antes de que el gobernador cevichero José Ignacio Peralta Sánchez anunciara la salida del reprobado ex Secretario de Salud y Bienestar Social del Gobierno del Estado y la llegada desde la ciudad de México del enviado del Secretario de Salud del Gobierno Federal, Ignacio Federico Villaseñor Ruiz.

Éste siempre bien informado Columnista dio por hechos ambos movimientos y versó sobre los motivos y las causas del ascenso y defenestración de quien es muy dado a confundir las preñadas con las paridas, la dictadura que se ejerce desde la Rectoría de la Universidad de Colima sobre una comunidad estudiantil, magisterial y administrativa más que castrada, con la gran capacidad que los empleados de la Secretaría de Salud tienen para defenderse del autoritarismo, la soberbia y la prepotencia de tipos con poder formal pero sin autoridad personal mucho, menos moral como el cómplice y protegido del pendenciero ex gobernador Fernando Moreno Peña.

Después de varios rounds al más puro estilo Saúl “Canelo” Álvarez y Julio César Chávez Junior, de intercambio de insultos, reclamos airados, arañazos y mentadas de progenitora, la hebra de las medias de ambos fajadores se rompió por lo más delgado.

Al final de la historia de desencuentros entre José Ignacio y Carlos casi todos pierden. El primero porque se ha ganado a pulso la animadversión de su otrora tan admirado “licenciado Fernando”,  y por haber propiciado la intervención del Secretario de Salud del Gobierno Federal, José Narro Robles. El segundo, al írsele de las manos el gran negocio de los moches sobre compras y pago a proveedores del anterior sexenio.

Quizá el cambio de secretario triga un nuevo estilo de liderazgo un tanto consultativo, más suave, con mano izquierda, pero la Dependencia seguirá siendo saqueada porque al nuevo Secretario se le han infiltrado ya enormes ratas dañeras de dos patas que hicieron su agosto los cinco años que desempeñó el cargo en el sexenio anguianista Agustín Lara Esqueda.

Además de haber dañado su relación política con Moreno Peña, el gobernador que no da una se ha ganado a pulso las mentadas de madre del H. Cuerpo Médico de Colima entre cuyos miembros no encontró a uno sólo con el perfil idóneo para sustituir al empresario de los desarrollos urbanísticos de alto precio. El ninguneo que Peralta Sánchez ha hecho de los médicos colimenses habrá de pagarlo más pronto de lo que se imagina.

Sólo a los columnistasnachoperalta@gmail que le ven a Carlos Salazar Silva  “un perfil atractivo por su experiencia en el sector público y en la práctica de la medicina privada donde ha ejercido muchos años” cogió por sorpresa su caída de la nube en que andaba, le pasan por alto sus tropelías y le queman incienso a más no poder, defensa de oficio que no debe haberle agradado nada a quien les paga sus columnas.

Y no le quedó más que cantar al más puro estilo de “Chelino” Sánchez, “me caí de la nube en que andaba”.

Por cierto, el pésimo manejo informativo que del affaire Peralta Sánchez- Salazar Silva hizo el increíblemente todavía titular de la Coordinación de  Comunicación del Gobierno del Estado, Fernando “El Pollo” Cruz García, amerita que lo corra su patrón a escobazos por incompetente.

Entre más se tarde en mandarlo a inflar burros por el pivote más daño le hará a su de por sí muy deteriorada imagen. Advertido estás José Ignacio. ¡De nada!

En la colaboración anterior se le aplaudió a José Ignacio por haber tenido el coraje de mandar a freír espárragos a quien se sentía intocable por tener el respaldo hasta la ignominia del padrino de “El Trapiche” y de la gobernadora madre, pero también se dijo que estaba desafiando a Fernando Moreno Peña, quien fue salvado y rescatado después del atentado sufrido en conocido restaurante precisamente por Carlos Salazar Silva.

Información más que confiable permite asegurar que el chaparrito endemoniado no está buscando a quien se la hizo sino a quien se la va a pagar, y éste es nada más ni nada menos que el en mala hora Secretario de Educación del Gobierno del Estado, Óscar Javier Hernández “El Pelón Rosas”. Pues a que caray, con el desgobierno de “Nachito”, andan al más puro estilo de la Paulina Rubio y Los Tigres del Norte, dándose golpes en el corazón. Pásela bien.

José Gilberto Ibáñez Anguiano

Representante de la Asociación Regional de Periodistas, Editores, Locutores y Cronistas Deportivos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.