Jesús CP

El transporte público es tema complicado con solución sencilla: recursos. Los recursos son lo complicado. Llevar acciones disruptivas en una industria controlada por el corporativismo político, que a su vez ha formado parte del sistema clientelar, no es tarea sencilla. Gisela Méndez tampoco lo hizo. El reconocimiento a la exsecretaria va en el sentido de que dio los primeros pasos -los más difíciles – en desatascar y transparentar esa cosa vieja antes llamada Dirección de Transporte. Aunque faltó mucho.

Era Gisela Méndez tal vez la secretaria técnicamente mejor preparada en su área. Méritos insuficientes en un gobierno en donde a falta de inteligencia política del gobernador,  se espera que el gabinete supla esa carencia.

Una ley de movilidad tropicalizada es su legado. Un avance. Incluir regulación para transporte privado. Otro avance. Entregar concesiones a “trabajadores del volante”, un avance más. Disrupción hubiera sido quitar las concesiones y crear permisos accesibles a cualquier ciudadano.

“El mayor de los cambios se dio, no por ella, sino porque ya no fabrican Tsurus” me comentaron. Error. El haber establecido claramente las caracterísiticas físico-mecánicas de qué tipo de unidades son las admitidas como unidad de taxi, es un logro tangible. No sé si el crear una categoría “ejecutiva” funcione, pero el poner otra opción en la calle, no puede ser malo. Malo es que, a más de medio año de operación, no se establezca una forma definida de cómo solicitar un taxi ejecutivo, y peor aún, no se aplique una diferenciación clara en las tarifas respecto al servicio regular, al menos en la operación.  A pesar del nuevo servicio y de las unidades nuevas, el servicio de taxi no ha mejorado: se hicieron los cambios y se soltó el control.

Establecer un proyecto a largo plazo para el transporte urbano, es un logro innegable. Ponerle freno al aumento de tarifas, no lo es. Dos pesos no sirven más que para absorber un poco el impacto en el aumento del diesel de los últimos 18 meses. Nada más. Ridículo pensar que eso alcanzará para la sustitución de unidades viejas por los nuevos autobuses. Autobuses, que son, por cierto, otro de sus logros. Topó con la eterna disyuntiva del transporte pública: unidades buenas o pasaje barato.

Deja mayor regulación y control en la expedición de permisos provisionales. Falta mejor regulación y control en la expedición de licencias. Deja la semilla para hacer de las zonas conurbadas del estado, ciudades con mayor accesibilidad, pero deja la misma infraestructura obsoleta que ni la coordinación con los ayuntamientos ni la SEIDUR podrán sustituir en el corto plazo.

Es la salida de Gisela Méndez, un fracaso para el gobernador. Su salida es no sólo un mayor desbalance en la equidad de género del gabinete, cosa menor; su falta de respaldo a la exsecretaria es una muestra más del desinterés de Ignacio Peralta a todo lo que conlleva el gobierno, y una muestra de que el corporativismo, ya se sabe que el chantaje es el caminito hacia su flaqueza. Medido lo tienen.

Jesús CP.

"Hombre de costumbres."

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.