Javier Montes Camarena

“Colima sigue sitiada por fenicios de la política, ladrones, convenencieros, corruptos, inútiles, estúpidos y desvergonzados” JMC.

Para: José Manuel (Papichulo) Romero Coello.

Déjenme decirles que: En Cuba, la famosísima Cantante Celia Cruz era conocida como “Celia, la guarachera de Cuba”, en Colima, ante las ocurrencias del Gobernador José Ignacio Peralta Sánchez, el pueblo lo conoce ya como: Ignacia la Cevichera.

Nacho de día en su anuncio espectacular dijo que: Elaboraría el Ceviche más grande del mundo y, fue más allá: “Lo del ceviche es algo que se va a saber en todo el mundo”. Y sí, se sabe lo de la gigantesca botana y de su nuevo mote: Ignacia la Cevichera, sin duda, su mejor logro gubernamental hasta ahora, jugar a las comiditas. Es lo suyo pues.

La conducción política y económica de Colima en esto que llaman sexenio ha sido torpe y errática, la inseguridad es la punta del iceberg del desastre y un despojar de sus últimas prendas de sensibilidad.

Nacho Peralta ha arrumbado en un rincón la ética política, ha ofendido a su amor platónico, ha mentido, se volvió corrupto, desaseado, no se ha percatado que desfila desnudo, él mismo se ha quitado el pudor de su hombría, lo político y lo social.

La política es para salirse de las trampas. El rigor analítico sirve para detectar los peligros y para clarificar las opciones. La política inteligente reconoce los obstáculos y encuentra las fórmulas prácticas de superarlos.

 Ignacia la Cevichera no entiende ésta parte de la trama política, ha arruinado su administración con tantos desatinos políticos y desencuentros amorosos con quien el día de ayer fue nuevamente ignorado públicamente con el látigo del desprecio de tan distinguida y mundialmente cevichera.

Uno de los grandes enigmas de las ciencias políticas es detectar cuándo una brisa puede transformarse en huracán. José Ignacio no entiende que su Gobierno no genera respeto porque, ni él mismo respeta la ley. Ecuación simple pero demasiada compleja para una administración corrupta y desviada que contagia.

 El exgobernador Fernando Moreno Peña acuño el pasado jueves 26 una frase que da risa: El señor Gobernador tiene una visión muy clara de la política internacional. La burla y críticas a esta desafortunada apreciación nos llevan a considerar que tan sólo fue una frase de cortesía política para la afamada Cevichera.

Lo que Colima requiere de políticos tan experimentados es que se hable de realidades y se ubiquen en el tiempo y el espacio, sobre todo, cuando saben que Nacho Peralta lleva al desfiladero a Colima haciendo un Gobierno de forma, no de fondo. Lamentable.

El haber reunido a la clase política local priista para “respaldar” al presidente Peña Nieto exhibió a un Gobernador oportunista, miedoso, cobarde, populista que no sabe ni entiende cuando la realidad no se ajusta a lo que se pretende.

En esa reunión estuvieron los priistas más descalificados aplaudiendo a un indigno Presidente de la República aborrecido por la nación. ¿Y a Ignacia la Cevichera quien la respalda, las mismas ratas del PRI de Colima? Estamos perdidos.

José Ignacio debió haberse reunido con el pueblo de Colima no entorno de Peña Nieto, sí, en torno de la unión y la comunión de los colimenses de lo que le conviene al interés y la dignidad de la nación, no lo hizo, se reunió con populistas que no resuelven nada. Sin duda, se acabaron las ideas.

¿Qué puede representar el mafioso líder sindical Audelino Flores, el sinvergüenza de rogelio rueda, la despatarrada Gobernadora madre, el hampón Carlos Salazar Preciado o el corrupto y deshonesto secretario de Finanzas Carlos Noriega García? Tan sólo por mencionar a algunos de la mafia.

La incompetencia de José Ignacio Peralta Sánchez (Ignacia la Cevichera) lo va hundiendo en la mediocridad, en su inmadurez emocional, su inestabilidad política y, de paso, dejándonos ver su precario estado de salud mental. Grave.

Lo del Ceviche mundial resulta ahora una figura aleccionadora de mis reflexiones en torno a un locuaz gobernante que ha reducido la investidura estatal a un “Cevichero” de ocasión, en una circunstancia sin solución en el tiempo,

 Esperamos que las 12 toneladas de botana no las haga Ignacia la Cevichera  con la carne humana de los cerca de 700 descuartizados que van en su administración.

Lo dicho: el Gobierno de Nacho Peralta es de utilería.

¡Hay ceviche, hay ceviche gritará Ignacia La Cevichera por las calles de Colima!

Esa es la autoridad estatal que padecemos.

Ahí se ven.

ENLACITOS

LOS CHAYOTES DE LA API: El contralmirante Alejandro Miranda Oseguera   director de la Administración Portuaria Integral desvía cantidades millonarias para silenciar a varios reporteros y periodistas y así esconder sus marranadas y corrupciones, amén de tratarlos como miembros de su tripulación.

Este miembro de la Marina-Armada de México ha resultado un marino corrupto que ha desviado cerca de dos millones de pesos en chayotes. Vaya, una rata más

¿Quiénes son los periodistas porteños “afortunados” de los desvíos?

SOLIDARIDAD: A “Papichulo” José Manuel Romero Coello nuestro apoyo ante tantos “feos modos” del Gobernador Nacho Peralta… ¡Ah el amor!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.