TAREA POLÍTICA por José Luís Santana Ochoa.

En los más de dos años que lleva la desastrosa administración peraltista, la falta de medicamentos y material de curación, equipo tronado y la cancelación de cirugías programadas, las protestas del personal y la informidad de la población objetivo, han sido la constante en los hospitales y centros de salud a cargo de la Secretaría de Salud y Bienestar Social del Gobierno del Estado cuyos cambios de titulares no han sido la solución al problema dada la corrupción institucionalizada que en ella impera. Secretarios van y secretarios vienen, y siguen las mismas prácticas heredadas del vaquetón Agustín Lara Esqueda que, gracias a ellas, goza de cabal salud, financiera.

“Desde hace meses llevamos denunciando la situación en Salud, y sabemos que es crítica porque ya se registró un paro donde los médicos y pasantes de medicina denunciaron que no contaban con medicamentos ni material de curación para atender a los pacientes. A nadie se nos olvida las calcas de corazoncitos verdes que repartía la secretaría de Salud, que siempre hubo situaciones anómalas. Así que no podemos permitir que se afecte un área tan sensible como es salud, y que se deje sin tratamiento a los niños con cáncer”, clama la diputada local Leticia Zepeda Mesina en el desierto de la indiferencia e insensibilidad de quien les prometió a los colimenses que con él como su gobernador vivirían felices como lombrices y seguros como canguros.
Da en el blanco la también legisladora local Martha Leticia Sosa Govea al condenar el grave estado de cosas imperante en el inseguro “Sector Salud en Colima”, y urgir al nuevo titular de la SS y BS, Miguel Becerra Hernández, a que “informe realmente lo que acontece en los servicios de Salud que presta el Estado y detalle cómo solucionarán el problema”, desde luego una vez que el doctor termine de colocar en puestos clave de la Dependencia a sus amigos tecomeses, faltaba menos. También al recaudador oficial de moches, comisiones, entres o retornos, cómplice del traficante de influencia e información privilegiada, Efraín Hendy Zaga, el Secretario de Planeación y Finanzas, Carlos Arturo Noriega García, Martha Leticia le exige explicar por qué el abandonado Sector Salud no contó con el dinero suficiente para adquirir los tratamientos de quimioterapia, “tendría que responder qué está sucediendo con el dinero que la Federación les envía mes con mes”.

Ante el peso de las evidencia, José Ignacio Peralta tuvo que apechugar: “He ordenado que se solucione de inmediato (la falta de medicamentos en el Instituto Estatal de Cancerología) y se haga lo que se tenga que hacer, para que bajo ninguna circunstancia se vuelva a repetir esta situación. Me cercioraré de que así sea”, pero nada dijo sobre las graves carencias que a diario sufren en hospitales y centros de salud médicos, enfermeras y personal de apoyo a las tareas sustantivas, atribuibles a la incompetencia de sus funcionarios y a la corrupción en la SS y BS.

A lo mejor, como en el caso de la violencia y la inseguridad que tiene a los colimenses con el Jesús en sus bocas, también el colapso de los servicios de salud a cargo de la SS y BS del Gobierno del Estado sólo existe en las mentes de los trabajadores que se esfuerzan en prestarlos a pesar de los pesares, y de los pacientes; es decir, es un tema de percepciones , pero la terca realidad grita a los cuatro vientos que el Sector Salud en Colima sufre grandes dolencias sin que autoridad alguna se decida de una buena vez a curarlas en serio y a fondo, además del maltrato laboral y la discrecionalidad prevalecientes en el teje y maneje administrativo en esa cueva de Alí Babá.

EL ACABO
 Más que probado está que José Ignacio Peralta no puede con el tercio. Ojalá que pronto sus amigos que lo impusieron gobernador de Colima lo regresen por donde llegó.

 Nada personal en contra de nachito, mucho menos a favor, pero el bilingüe de lentes egresado del ITAM y Essex University, amigo personal de Peña, Videgaray y Meade, llegó a su nivel de incompetencia con su cargo de alcalde de Colima, a pesar de lo cual lo ascendieron a gobernador del estado donde se le han magnificado sus carencias y limitaciones políticas y ejecutivas.

José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.