TAREA POLÍTICA por José Luís Santana Ochoa.

Primero fue el nonagenario ex presidente del Senado de la República, Porfirio Muñoz Ledo, quien agredió verbalmente a su compañera senadora panista de mayoría relativa representante del estado de Aguascalientes, Martha Cecilia Márquez Alvarado, por haber subido a tribuna con su bebé de unas cuantas semanas de edad en brazos a exponer su punto de vista sobre el desabasto de gasolina que marcó el arranque del gobierno de la Cuarta Transformación. Como según el reloj de arena del rey del transfuguismo partidista, la senadora y madre se excedió de tiempo en el uso del micrófono , se le hizo fácil soltarle que había “un límite de tolerancia materno infantil . Ya lo ha agotado, compañera”, rudeza innecesaria y claramente misógina que acompañó de risitas que son las que más calientan a cualquiera.
La solidaridad de varias de sus compañeras senadoras para Martha Cecilia ante el flagrante atropello de su derecho como madre trabajadora que en su contra cometió Muñoz Ledo, fue inmediata y contundente, pero cuando se creía que todos los integrantes del  Senado habían entendido que los tiempos de la Cuarta Transformación deben ser, se supone,  de tolerancia y respeto a los derechos humanos, salió con su domingo siete la rupestre senadora de MORENA Lilia Margarita Valdez Martínez, quien ponzoñosa como los alacranes de su estado, Durango, le reprochó molesta a la panista Martha Cecilia Márquez Alvarado “por llevar a su hija Emilia a las sesiones de trabajo legislativo”.
El pretexto de Valdez Martínez  para emprenderla en contra de Márquez Alvarado fue el que ésta supuestamente haya solicitado el cambio de varias reuniones de su grupo de trabajo “para atender su labor maternal y que no se presente o no llegue a tiempo. Siempre hemos sido en esta comisión y en pleno muy considerados con ella, con su niña, con su familia. La semana pasada tuvimos que cambiar las agendas a petición de ella, por una situación equis, que es válida, no se presentó”, alega intransigente la duranguense.
La senadora duranguense no tuvo que esperar mucho por la clara y contundente respuesta de la hidrocálida:  “Senadora Lilia Margarita, le pido que sea la última vez que se refiere a mi hija, la próxima vez que me ataque con el tema de la niña yo presentará una queja y una denuncia, porque lo ha hecho en reiteradas ocasiones y esto no puede estar sucediendo y menos de parte de una mujer senadora. Es la segunda vez que utiliza su debate y se refiere a una niña, que sea la última vez”, le sorrajó Martha Cecilia entre geta, ceja y oreja.
“Sólo emití mi opinión y la seguiré emitiendo, así que mejor acostúmbrese, emitan ustedes sus opiniones sin faltar al respeto; reitero, hablé de una problemática nacional, no estoy hablando ni de partidos, ni senadores, hablé que hace unos meses había oficios de que no se realizara el tamiz y hay un dictamen en donde el tamiz avanza. Lo bueno y mejor sería que no hubiera el transitorio donde la Secretaría de Salud pide que sea conforme a disponibilidad presupuestal”, así expuso la senadora panista la causa del enojo de la morena de Durango, Lilia Margarita Valdez Martínez, quien la regó feamente yéndose en contra del derecho de aquella a llevar a las reuniones y al pleno del Senado a su hija en brazos.
EL ACABO
Con sus exabruptos de intolerancia, los senadores de la Cuarta Transformación Porfirio Muñoz Ledo y Lilia Margarita Valdez Martínez fortalecieron la imagen de su compañera de Cámara Martha Cecilia Márquez Alvarado como defensora de la maternidad, de la infancia y de la familia.
De seguro que las morenas y los morenos de Aguascalientes han de estar que trinan en contra de sus compañeros de partido Porfirio Muñoz Ledo y Lilia Margarita Valdez Martínez porque a golpes, como a las vejigas,  han hecho crecer la la senadora panista Martha Cecilia Márquez Alvarado al punto de tenerla ya enfilada a la gubernatura de Aguascalientes.
José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.