“Mario y Nacho pagan por las cuerdas con las que los van a ahorcar”

JMC

Déjenme decirles que el “asquitos” José Ignacio Peralta Sánchez llegó el 1 de Noviembre de 2015 al gobierno de Colima porque prometió los bueyes y las carretas, que sería diferente, que habría honestidad, seguridad y que “viviríamos felices”. Es natural que a quien prometió más, se le exija más.

En lo personal no me fui con la finta porque no perdí de vista que en el amor, incluyendo el de las ilusiones políticas, mata más la duda que el desengaño. Nachito Peralta en el ejercicio de su actividad política nunca ha ajustado su conducta a razonables estándares éticos, de eficacia, de honradez, de inteligencia, de ahí que su cómplice el exgobernador Mario Anguiano Moreno lo haya sacado a balcón afectando su magro crédito político, quedando los dos como los ladrones más defenestrados de Colima.

Si liberamos la acusación del exmandatario Anguiano sobre el hecho de que el “ascos” Peralta sabía, autorizó y estuvo de acuerdo con los dos créditos con el Banco Interacciones aparece nítida la pregunta central e inevitable: ¿Qué sigue? ¿De que más actos de corrupción nos vamos enterar de éste par de corruptos y mentirosos?

Depende del diagnóstico. Y es que se trata de una versión incompleta de la ruptura del drenaje político priista. El análisis empobrece porque Nachito Peralta padece serios problemas mentales de ahí que su extralimitación en el autoelogio a su socio Mario Anguiano Moreno hicieron a un lado factores tan relevantes como la honestidad de ambos. La mezcla de soberbia y omnipotencia mostrada por los dos fue ponzoña pura. Ya lo estamos viendo.

La reacción de la sociedad colimense no se ha hecho esperar y recurre al sobado ejercicio aquél sobre la “teoría y la práctica”: en teoría tenemos dos corruptos, en la práctica tenemos a dos ladrones que han robado no sólo la confianza, la esperanza, la credibilidad, la decencia, han hurtado los bienes públicos y ahora se acusan como vulgares raterillos.

Las acusaciones mutuas no cambia el panorama colimense sólo confirma la ruta del delito y la corrupción: Silverio, Mario y José Ignacio, los tres corruptos, los tres ladrones los tres sinvergüenzas, los tres certifican que las raterías no están en las alcantarillas del drenaje sino a flor de piel, en Casa de Gobierno, en Palacio de Gobierno, en el Complejo Administrativo, en el tráfico ilegal de sus riquezas. En su impunidad, en la complicidad colectiva, la inacción de la autoridad.

La cobija que jaló el exgobernador Mario Anguiano Moreno encueró al mandatario actual Nachito Peralta en el preciso momento que se le descubrió el TarjetaNacho que le provee a él y a “Cerdo-ta-do” rogelio rueda más de 10 millones 500 pesos mensuales, sin que hasta la fecha el Congreso del Estado los llame a cuentas o tan siquiera inicie una investigación en este caso maestro de la corrupción.

Pero no nos asustemos José Ignacio Peralta Sánchez también como subsecretario de Comunicaciones y Transportes (SCT) fue parte de la sistemática violación a la Constitución protegiendo los intereses de los poderosos sirviendo de tapadera al permitir ventajas sin poner límites a la rapacidad privada mostrándose como un funcionario corrupto y obsequioso.

Atracos, robos, asociación delictuosa con el crimen organizado, corrupciones, asaltos, componendas, impunidad, cochupos. Eso es lo que revelan más de once años de gobiernos del PRI en el Gobierno de Colima con nombres y apellidos. Cavazos Ceballos, Anguiano Moreno y ahora una rata más Nachito Peralta Sánchez.

El gobierno de Nachito Peralta que arrancó (es un decir) el 1 de noviembre de 2015 va en declive es, “como el baile de la Eleonora que empezó a las cinco y terminó a las cinco”, es una administración que ha cruzado ya la línea del NO poder, queda pues clara la marca del sexenio (Sic) Capacidad para la tranza y la mentira y torpeza para gobernar. Y aún hay más, débil en la conducción política e ineptitud para adaptarse a las sorpresas.

Ineficiencia es el nombre del trofeo que ya alcanzó el “asquitos” Nachito Peralta, sus indecisiones, su desdén por gobernar, su torpeza, su dependencia política con la Gobernadora madre lo hacen un producto inservible con fecha de caducidad, pobre Colima con un tipejo de estos en el puesto de mayor responsabilidad en nuestra entidad.

Me queda claro y me asiste el derecho de afirmar que en Palacio de Gobierno desde hace ya más de once años se han reinstalado ya tres veces la gerencia de la corrupción y, renovado el despacho del Gobernador con un nuevo ladrón desde dónde salen las ofertas corruptoras.

¿Quién es más corrupto Mario Anguiano Moreno o José Ignacio Peralta Sánchez? …Los dos.

Ahí se ven.

ENLACITOS

 

CÍNICO: “Cerdo-ta-do” Rogelio Rueda dice que no tiene nada que ocultar cuando fue secretario General de Gobierno en la administración de su amigo, socio y jefe Mario Anguiano Moreno, ¡Ah que Rogelio Rueda lo acusan de ratero no de pendejo, él es ladrón por omisión, es parte del “Lodazal” y, ahora, lugarteniente de Nachito Peralta otra rata más del PRI!  Así o más claro.

OFICIOSO: Toda una joya de la industria de la declaración ha resultado el nuevo comandante de la Sexta región Naval, almirante Jorge Alberto Burguete Kaller, quien habla de una “coordinación” que no existe y que sólo sirve para proteger y solapar a miembros de la Marina – Armada de México como el secretario de seguridad estatal almirante Eduardo Villa Valenzuela y el director de seguridad pública del puerto vicealmirante Miguel Ángel García Ramírez, ambos, ineficientes, flojos y sin dignidad para renunciar ante sus pésimas actuaciones. Don Jorge Alberto, en boca cerrada no se atora el trago… ¿O cómo iba?

PARTENÓN: Es pregunta: ¿Quién es el funcionario municipal que está construyendo una mansión de verano en la zona alta del municipio porteño valuada en varios millones de pesos? Una pista, gana 144 mil pesos mensuales. ¡A seguirle la pista al dinero!

FLORIPONDIO: Queda claro, el gobernador José Ignacio Peralta Sánchez con sus problemas mentales lleva una vida de claroscuros y no es un buen ejemplo para los colimenses que ya saben que  el “ascos” es: Nachito de día  e Ignacia de noche”. Al buen entendedor pocas palabras.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.