TAREA POLÍTICA por José Luís Santana Ochoa.

Si a nivel nacional la corrupción peñatietista le pegó en la línea de flotación a la candidatura presidencial de José Antonio Mead Kuribreña (PRI/PVEM/PAN), a nivel estatal fueron los abusos en la materia de José Ignacio Peralta y su pandilla los que descarrilaron a la gran mayoría de los compañeros de fórmula de Don Pepe excepto los candidatos a presidentes municipales de Coquimatlán e Ixtlahuacán. Quienes mordieron el polvo en Colima el para ellos negro domingo 01/07/2018  deben reclamarle su desgracia al primer priista del estado que además de incumplirles a los colimenses su promesa de que con él como gobernador vivirían felices y seguros, le entró con fe al bailazo de la corrupción del brazo de su Secretario de Planeación y Finanzas, Carlos Noriega García.

La lista de las grandes transas hechas al amparo del poder que la voz del pueblo le atribuye a  la pandilla peraltista en lo que va del peor gobierno de la historia de Colima es tan larga como la cuaresma, pero en ella destacan grandes operaciones depredadoras hechas con dinero del pueblo que aseguran  le permitieron embolsarse decenas de millones de pesos como la riesgosa compra a precio alzado del predio “La Campana” y de los terrenos ejidales de “Loma de Fátima” donde se están construyendo las instalaciones de la XX Zona Militar, más  la remodelación mal planeada y peor ejecutada del tramo norte extremo de la Calzada Galván donde hasta el centenario empedrado se robaron.

Dizque como el futuro presidente de México no va a robar y seguro está de que nadie en ningún nivel ni área de gobierno lo hará porque todos seguirán su ejemplo, se vale soñar que, como por arte de magia, de la noche del día último de noviembre a la mañana del primero diciembre próximos, el manejo transparente y honesto también reinará en las secretarías peraltistas de Salud y Bienestar Social, Educación, Planeación y Finanzas, Administración y Gestión Pública, Infraestructura y Desarrollo Urbano,  Movilidad,  Seguridad Pública,  y C4, en  donde los “moches, entres o retornos” llevan muchos años institucionalizados.

Suponiendo sin conceder que el 01/XII/2018 se pararán en seco los negocios en grande que se planean y ejecutan  desde la Secretaría de Planeación y Finanzas del Gobierno del Estado aprovechando la poderosa influencia y el acceso a información privilegiada, de su titular Carlos Noriega García,   lo cierto es que nadie le regresará a los colimenses el dinero que a esa fecha hayan capitalizado José Ignacio y sus cómplices. “Lo caído, caído”.

Quienes como candidatos pri-verde ecologistas perdieron hasta la camisa en la contienda electoral 2018 deben reclamarles a José Ignacio y a Carlos que los indemnicen porque los electores les cobraron en las urnas los platos que estos rompieron. Que no les digan, que no les cuenten, que su desgracia es culpa del tsunami lopez obradorista. Deben exigirles a José Ignacio y a Carlos que les regresen las entradas porque por su culpa los trasquilaron sus morenos adversarios.

La próxima legislatura local deberá ordenarle a un nuevo OSAFIG la realización inmediata de una auditoría integral al gobierno bajo sospecha fundada de José Ignacio Peralta, para que éste y sus secuaces no se vayan con todo y soga como lo han hecho sus antecesores a quienes, por cierto, públicamente amenazó con meterlos al fresco bote y hacerlos devolver lo que aseguró le robaron a los colimenses, y a la fecha  ni una ni otra cosa ha cumplido. Y como Don Teofilito. Dado que también en el Congreso de la Unión los morenos y sus aliados tienen amplia mayoría, la intervención de la Auditoría Superior de la Federación sería igualmente recomendable. Y que no empiecen los peraltistas a quejarse de que es cacería de brujas cuando a quien el gobernador y sus cómplices han robado es al pueblo de Colima.

EL ACABO

  • A la hora de recoger los cheques en pago de sus trabajaos, productos o servicios, personal subordinado a Carlos García Noriega continúa exigiéndoles a los proveedores y contratistas dinero para entregárselos, a pesar de que “arriba” ya se arreglaron en su momento. Si no se vuelven a “mochar” los traen vuelta y vuelta hasta convencerlos por cansancio de que jalen.
  • El ‘abusadillo’ desde chiquillo funcionario de todas las confianzas de José Ignacio ostenta ya una enrome riqueza cuyo origen no es otro que su cargo como Secretario de Planeación y Finanzas del Gobierno del Estado.
  • Titulares de la Secretaría de Salud y Bienestar Social del Gobierno del Estado van y Titulares de la Secretaría de Salud y Bienestar Social del Gobierno del Estado vienen, y el amigo israelita de José Ignacio sigue partiendo y repartiendo el presupuesto para adquisiciones en esta Dependencia.
José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.