TAREA POLÍTICA

La gran acogida y promoción que la prensa peraltista le está dando a la diputada plurinominal local panista Julia Jiménez Angulo, incondicional de Pedro “El más priista de los panistas” Peralta Rivas, para ocupar la dirigencia estatal del PAN, es claro indicador de la estrategia puesta en marcha por los primos Peralta para hacerse del control del panismo colimense y tenerlo amancebado en el complicado arranque de la administración estatal nachista y de cara a las elecciones del 2018.

Desde luego que los colaboracionistas liderados por el fallido Director del Centro SCT en el estado hablan de consensuar acuerdos que traigan beneficios al estado de Colima que vive un momento en el que se necesitan grandes esfuerzos para cumplir con las expectativas de la ciudadanía donde calificaron al partido como una gran representación política, de la necesidad de que el PAN represente  una buena opción para la ciudadanía colimense, a fin de refrendar los resultados  obtenidos en las elecciones pasadas, palabras tan huecas como falso su llamado a “trabajar desde el interior teniendo siempre presentes los principios de humanismo, democracia y unidad que distinguen a esta organización”, ni modo que reconozcan que su objetivo es desmadrar al PAN para beneficiar al PRI de Peralta y Cía.

Lo que menos le importa a la pandilla pedro- peraltista es el partido que les ha dado a sus convenencieros miembros oportunidades de tener más que se ser, de ocupar importantes cargos sin reunir los perfiles requeridos para su buen desempeño, de satisfacer sus ambiciones personales a costa de la institución a donde llegaron con una mano atrás y otra adelante, y a la que sin ningún pudor traicionaron en las elecciones estatales de 2015 y 2016  porque no les gustó el candidato a gobernador Jorge Luís Preciado Rodríguez. Cínicos, después de sus por todos conocidas deslealtades y traiciones, tienen el descaro de hablar de humanismo, democracia y unidad.

Los panistas-panistas, los de principios y convicciones, los de a de veras, no los que se guían sólo por su interés de hacerse de poder e influencia, de dinero contante y sonante, saben que en el voto de la militancia azul de todo el estado su partido se juega la vida, y que buena parte del mismo está siendo ya cooptado a cañonazos obregonistas por Pedro Peralta Rivas, cómodo primo de José Ignacio. Sin embargo, todavía a estas alturas no atinan a encontrar a quien pueda salvarlos de la concertacesión  orquestada entre los primos Peralta. Ni la propuesta hecha hace unos días por el presidente del CDM Colima del PAN, Antonio Morales De La Peña, ni los allegados al senador Jorge Luís Preciado Rodríguez, logran convencerlos. Y es que los moralistas Salvador Becerra Rodríguez, Jesús Carlos Dueñas y Enrique Michel Ruiz ya están como el caballo de la sabana, y los preciadistas como Luis Humberto Ladino Ochoa y Miguel Alejandro García Rivera, por ejemplo, tienen mucho qué hacer en el Congreso del Estado como para también dirigir al mismo tiempo a su partido.

La solución a la disyuntiva en que se hayan Jorge Luís Preciado Rodríguez y los liderazgos panistas ajenos a la pandilla pedro-peraltista la pueden encontrar en un par de cuadros jóvenes, inteligentes, preparados, de carrera partidista, conciliadores. Acompañados de un secretario general de experiencia, colmillo y oficio político, cualquiera de ellos pude conducir  al PAN en Colima en los próximos años. Si de verdad les interesan el futuro de su partido, volteen hacia los ayuntamientos de Coquimatlán y Colima donde se desempeñan y pueden encontrarlos.

EL ACABO

  • Los tres senadores de la República que representan al estado provocaron la santa ira del presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Mario Moncada, al ignorar su citatorio a platicar con ellos para que aprueben la iniciativa 3 de 3. “Lo que nos transmite esta actitud es que no quieren hablar con nosotros al respecto”, misma atinada actitud que hace días observó el alcalde de Tecomán, José Guadalupe García Negrete, respecto a otro juguetito también propiedad de Guillermo Brun Solórzano “¿Cómo vamos? Colima.
  • Si, como pregonan sus nada gratuitos porristas, José Ignacio Peralta “no será tolerante con quienes infrinjan las reglas, las escritas y las no escritas, dada su fobia a los actos de corrupción y a sus autores”, que se agarren los pilotos del avión del gobierno del estado que vuelan a su patrón a cuanta fiesta privada VIP lo invitan, porque puede pasarles lo mismo que al cesado anguianista que conducía el helicóptero futbolero.
  • Muy nerviosos andan los integrantes de la LVIII Legislatura Local por la amenaza vertida por el integrante del Comité Estatal la Diversidad Sexual, Alexis Plascencia, de que si no modifican el código civil para establecer legalmente los matrimonios igualitarios “vamos a decir qué diputados son gay” en la próxima sesión.
  • Ojalá que de verdad el Órgano Superior de Auditoría y Fiscalización Gubernamental del Estado de Colima realice a fondo, en serio y de manera integral, la auditoria al Fideicomiso para el Desarrollo Económico del Estado de Colima, FIDEC, y al Sistema Estatal de Financiamiento para el Desarrollo Económico del Estado de Colima (SEFIDEC), que le solicita la diputada local Leticia Zepeda Mesina. Son unos 600 millones los de que su creación en el sexenio silverista han sido manejados a discreción como la caja chica de los gobernadores en turno gracias que han contado con la alcahuetería de los dizque líderes empresariales. ¿O no?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.