“A Nacho no lo puedo hacer responsable, porque está visto que él no responde por nada”

JMC

Para el gobernador José Ignacio Peralta Sánchez nuestro nuevo hampón político en Colima.

Déjenme decirles que la corrupción y la impunidad llegaron pronto al gobierno del “asquitos” Nacho Peralta, continuando así, las sinvergüenzadas que van pudriendo a Colima.

En su libro “Por eso Estamos como Estamos”, Carlos Elizondo  Mayer-Serra presenta una elocuente definición de la palabra privilegio: una ley privada. Una norma de aplicación personal que otorga a su beneficiario ventajas exclusivas y lo exime de obligaciones. En esas anda el “ascos” Peralta.

Un solo acto marcó el inicio de la corrupción, del agandalle, del me valen madre los colimenses: La compra de un “Condominio” de 7 y medio millones de pesos, adquirido el 29 de enero de este 2016, inmueble del que no ha dicho José Ignacio Peralta Sánchez dónde está ubicado ni cuáles son sus dimensiones.

¿Cuál es el domicilio de la casita? ¿En la Quinta avenida en Nueva York? ¿O en Santa Fe, Polanco, Lomas de Chapultepec o acaso es vecino de la “Gaviota” en Paseo de las Palmas en la Ciudad de México o de su amantísimo amigo sentimental y político Luís Videgaray en Malinalco?

¿Privilegio de Dioses? Creo que sí, el “asquitos” Nacho Peralta no ha dicho ¿Con qué institución bancaria obtuvo el crédito de 5 millones 500 mil pesos? ¿Cómo va hacerle tan distinguido corrupto para pagar otros tres créditos hipotecarios que adquirió? ¿Le ajustará su sueldo de 98 mil pesos mensuales?

¿Se los pagará la CMIC (Que sería La HIGA colimense)? ¿Se los pagará el crimen organizado dada su cercanía con un Barón de la mafia? ¿Será caso Francisco BRUN magnate de la Coca-Cola? ¿Desviará recursos de comunicación social para el pago de sus hipotecas vía la Gobernadora madre, sobre todo, cuando se conoce su proclividad a la extorsión periodística?

Vista así la práctica de la corrupción, el fondo de la materia es el mismo. Suena a desmesura señalar que la diferencia entre políticos y criminales depende de un registro, de una suerte de licencia no sólo para asesinar a los ciudadanos sino para, a la luz del día, aparecer con “prosperidades” con recursos nada claros, dándole vigencia a aquella vieja máxima: “ ¿Quién es más ratero, quien funda un banco o quien lo roba?”.

Hay literatura al respecto. El autor que quizá, más ha ahondado es el ensayista alemán Hans Magnus Enzensberger. Su libro “Política y Delito” es contundente, de un modo u otro, advierte la nula frontera entre la actividad criminal y política, hoy por cierto, de la mano de esté gobierno estatal.

En los últimos once años en Colima sólo hemos tenido gobernantes muy dados a la perversión. En el caso que nos ocupa el gobernador José Ignacio Peralta Sánchez (a) el “asquitos” no debe pedir perdón, debe rendir cuentas. Nada aportaría que el “ascos” se mostrara repentinamente humano. Lo que importa es que el Congreso del Estado, la sociedad civil, los medios de comunicación echen a andar los mecanismos de control contra estos privilegios.

Me temo que ésta no es ya la hora del gobernador “asquitos” Peralta. La crisis del “Condominio” le cerró la puerta por no entender la naturaleza ni la profundidad de su soberbia, de sus privilegios, de la ausencia de su insensibilidad política, lejos está de su legitimación política tan sólo por aferrase a mantener los tiempos cavacistas y anguianistas, mostrarse igual a ellos de ladrón y corrupto pero él, en un grado superlativo.

Esta es la historia de “La Casa Blanca” del gobernador de Colima, un condominio donde vivirá José Ignacio Peralta Sánchez en Nueva York o la Ciudad de México, un condominio que le pagarán posiblemente los contratistas de la CMIC, algún empresario millonario, el crimen organizado o las mochadas de su gobierno, muy pronto sabremos quién es el amanuense del sexenio porque lo que es de su salario ¡NO le alcanza!

Estamos tan lejos de la legalidad como de la razonabilidad. La meteorología de las raterías y las corrupciones de Silverio Cavazos y Mario Anguiano, pasando por José Ignacio Peralta Sánchez nos lo recuerda.

Ahí se ven.

ENLACITOS

INSERVIBLE: El affaire de un reportero de policiacas y los gorilas de la PGJE ha dejado al Procurador Felipe de Jesús Muñoz Vázquez hecho un guiñapo político, de fiscal de hierro pasó a ser simple “funcionario hojalatero”. Es la hora de irse Don Felipe de Jesús o no le ha quedado claro qué quien manda en el Estado de Colima es la Gobernadora madre quien despacha por la avenida 20 de Noviembre.

¡A mostrar dignidad o ir de rodillas como ya lo hizo todo el Gobierno del Estado a pedirle perdón a la Gobernadora madre!

ACIERTO: Hay que reconocer que el “asquitos” Nacho Peralta atendió la crítica de Enlacemanzanillo al dejar las camisas cuadradas que le heredó su cómplice Mario Anguiano Moreno en el closet (falta que deje las malas mañas), ahora usa guayabera, también guardó los calcetines estilo payaso “Cepillín”, y ahora, se ve hasta limpio. Bien mi “ascos”.

PLEITO EN PUERTA: Brutales e incendiarias han sido las acusaciones del regidor del cabildo porteño Juan Enrique García Pérez en contra de los trabajadores sindicalizados del SUTSAM a los que en su “columna” periodística llamó delincuentes. Grave la denuncia del edil que deja al SUTSAM como un sindicato de mafiosos y trúhanes.

Lo dicho: El Ayuntamiento Porteño de Gabriela Benavides Cobos muestra falta de oficio político. Algo anda mal ahí.

CALLADITOS: Sepulcral silencio guardaron los columnistasnachoperalta@gmail.com con el nombramiento de Directora del Museo Metropolitano de la juvenil suegra del “Chupitos” Arnoldo Ochoa González, quien desde la secretaría General de Gobierno ordenó “Silencio”. Lo dicho: “Quien obedece no se equivoca”.

Pobre “asquitos” le ven la cara de Pen…itente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.