Así se encuentra el finlandés todavía Secretario de Educación del Gobierno del Estado, Óscar Javier Hernández Rosas, porque la otrora estrecha relación personal entre el Director del Instituto Mexicano de la Juventud, José Manuel Romero Coello, y el gobernador José Ignacio Peralta se ha deteriorado a punto de ruptura y sin visos de restaurarse de cara al 2018. “Mientras José Manuel esté bien con José Ignacio yo estaré más firme y seguro en el cargo que el peso mexicano”, gritaba a los cuatro vientos quien, igual que lo hizo cuando fungió como Director del Instituto de Educación de Adultos del Estado de Colima, ha andado en campaña desde el inicio de la administración peraltista para promoverse como candidato a lo que sea asesorado por algunos columistasnachoperalta@gmail.com .

Bueno, pues José Manuel ya no “está bien” con José Ignacio y todo puede suceder, incluida la posibilidad de que éste ponga al conflictivo Óscar Javier de patitas en la calle Gonzalo de Sandoval que es avenida. Motivos para cesarlo le sobran al ex amigo Peralta, empezando por su promoción  política- electoral al amparo de la institución a su indigno cargo, las  imperdonables fallas en la entrega oportuna de los libros de texto gratuito a los alumnos de educación básica para el ciclo escolar 2016-2017 y la millonaria compra de uniformes escolares a sobre precio y además de mala calidad, pecados graves que fueron ventilados hasta por la misma prensa peraltista, claro indicador de que va por él. Esta vez el “compartir” con su padrino político Romero Coello “el mismo ADN político” en lugar de beneficiar a Hernández Rosas lo va a perjudicar. Al tiempo.

La oportunidad se pinta calva para que de una buena vez la joven promesa de la política estatal que es José Manuel Romero Coello también se quite el pesado lastre que para avanzar  en su proyecto político de gran alcance representa para él Óscar Javier Hernández Rosas. Liberado de éste y de  José Ignacio a quien le coordinó la campaña en la elección extraordinaria de enero de 2016, José Manuel podrá continuar ligero su carrera pública que  ha desarrollado de manera independiente a la del gobernador que carece de agarraderas a nivel central como las que tiene Romero Coello.

Con el rompimiento de la relación personal entre José Ignacio y José Manuel que se había mantenido firme a pesar de los pesares como el de que el primero le incumplió al segundo el compromiso de nombrarlo Secretario General de Gobierno, gana Romero Coello porque en adelante no sufrirá el contagio de los negativos que tiene Peralta como el creciente rechazo social y de sus propios colaboradores que todo mundo conoce y reconoce que existe. No es necesario entrar en los detalles del divorcio entre ambos personajes de la política local, basta con asentar que el mismo  es un hecho y que cada uno trabajará en proyectos presidenciales diferentes rumbo al 2018: José Manuel Romero Coello en el que lidera el priista Miguel Ángel Osorio Chong y José Ignacio Peralta ayuntado al del prianista su colega poblano Rafael Moreno Valle Rosas.

Más pronto de lo que se pensaba quedó en el suelo la línea “periodística” que el secretario finlandés le tiró a su operador en la materia para que machacara sobre la “gran y entrañable amistad del Director del IMJUVE con el gobernador Peralta”, misma que lo estaba perjudicando ya. Ahora José Manuel debe lidiar con los negativos asociados a su patrón  Enrique Peña y  a las siglas y colores de los partidos que lleguen a abanderarlo al mismo tiempo que convence a los colimenses de que él se cuece aparte, de que reúne el perfil idóneo  para merecer su confianza y su voto por tener ideas claras y propuestas concretas y viables a pesar de sus amistadades que carecen de ellas.

EL ACABO

  • “No estamos preparados a nivel municipal y estatal para atacar el problema tan grave que vivimos en el asunto de inseguridad. “No entendemos como no tenemos a las fuerzas armadas aquí, teniendo el deshonroso primer lugar en homicidios dolosos. No sé si será un asunto de cerrazón en el sentido de que la ropa sucia se lava en casa o la Federación no quiere o no tiene el apoyo para Colima”: Mario Moncada, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en ¡Sin comentarios!
  • Sobre el mismo tema, el senador Jorge Luís Preciado Rodríguez, presidente de la Comisión de Federalismo en el Senado de la República, denunció que el estado de Colima ocupa el primer lugar en el país con el mayor índice de violencia, y solicitó al titular del Ejecutivo Federal el envío de las fuerzas armadas a la entidad para proteger a la población.
  • En la sesión solmene que el Congreso del Estado celebró el sábado anterior no se rindieron honores a la bandera, pero sí le fueron entonadas las tradicionales mañanitas a quien sólo cumple años pero no sus promesas y compromisos de campaña, además del consabido “queremos pastel, pastel, queremos pastel, pastel…” dirigido por la batuta del diputable Joel Padilla Peña. ¡Y así quieren que se les tome en serio!
José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.