La Manera de Opinar de …José Gilberto Ibáñez Anguiano *Columnista #G8 Independiente
Si el grupo que controla la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) Delegación Colima y el Secretario de Planeación y Finanzas del Gobierno del Estado, Carlos García Noriega, logran su perverso propósito de colocar como jefe del Departamento de Licitaciones de la Secretaría de Infraestructura y Desarrollo Urbano a su socio, Rigoberto Rodríguez León, muchos empresarios del ramo ajenos al cártel Colima de la obra pública quedarán marginados, más de lo que ya están de las oportunidades de trabajo derecho.
Si bien “Alushe” y su pandilla todavía no consuman su burda y perversa jugada, el peligro de que logren la imposición de Rodríguez León continúa latente. A lo mejor el viajero frecuente todavía no “percibe”que su concuño García Noriega le ha estado picando los ojos con los moches sobre el otorgamiento de los contratos de obra pública y de compra de todo tipo de insumos, y ni enterado está del mal intencionado cambio de titular en el Departamento de Adquisiciones de la SEIDUR. Hay que concederle el beneficio de la duda al desgobernador “Nachito”, pero debe poner a la voz de ya orden en esa Dependencia marcada desde siempre por el flagelo de la corrupción.

Si José Ignacio no está enterado de las maromas de su concuño Carlos, malo; si, por el contrario, sabe de ellas y no hace nada para cortarlas de tajo impidiendo el nombramiento de Rigoberto Rodríguez León como jefe del Departamento de Licitaciones de la Secretaría de Infraestructura y Desarrollo Urbano de su gobierno, peor.

Peralta Sánchez debe pasar su discurso enaltecedor de la transparencia y la honestidad de su administración a los hechos, cortando de tajo por lo sano con las prácticas del cohecho y la extorsión que caracterizan el desempeño de su concuño. Si no lo hace es que también él está metido en el ajo hasta los orejas.

Por supuesto que también en otras áreas del mal gobierno peraltista que manejan recursos públicos para nómina, compras, mantenimiento etc., como las Secretarías de Educación, Salud, Administración y Gestión, Seguridad Pública con todo y su C4 que no logra convertirse en C5, Procuraduría General de Justicia, por ejemplo, se cuecen grandes habas a ciencia y paciencia de José Ignacio que por lo menos es culpable del delito de omisión por permisivo.

Porque en el caso particular de la Secretaría de Infraestructura y Desarrollo Urbano (SEIDUR), su Departamento de Licitaciones es estratégico para el corrupto reparto de la obra pública y el equipamiento, el grupo que controla la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) Delegación Colima y el Secretaría de Planeación y Finanzas del Gobierno, Carlos García Noriega, continúan emperrados en hacerse del mismo colocando al frente de él a su socio Rigoberto Rodríguez León.

El gran hermano a cargo de la captación de dinero mal habido desde su privilegiado cargo como Secretario de Finanzas del Gobierno del Estado aprovecha para delinquir que los reflectores de los medios de comunicación y las miradas de los colimenses apuntados están en forma fija hacia el también grave problema de la inseguridad pública y de las burradas del desgobernador José Ignacio Peralta Sánchez. Este Columnista permanecerá atento al desarrollo y desenlace de tan escabroso tema.

Como bien dice Alex Lora y El Tri. Si van a seguir robando sean más discretos, y pa taparle el ojo al macho porque con tanta tranza el pueblo se cansa y ya estamos hasta la ma…ceta de tanto político ladrón. ¡Pásela bien!. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.