Con motivo de mostrar la oposición en los temas del derecho a decidir de las mujeres con respecto a su cuerpo y el matrimonio igualitario, un considerable número de personas convocados por la Diócesis de la Iglesia Católica Romana en Colima, marcharon para hacer “visible” su negatividad en la aprobación que actualmente analiza el H. Congreso de Estado con respecto a estos dos derechos.

Sin embargo el trasfondo de la idea de esta marcha, deja mucho que desear, puesto que no tiene una coherencia, usted se preguntara ¿Por qué? Y he aquí mi visión:

Por una parte hay que entender que esta oposición a ambos temas están relacionados con la interpretación que se le da a los llamados “Textos Sagrados” contenidos en la “Biblia”, donde según las interpretaciones los nombran como “pecados mortales” a la acción de abortar, y el ser homosexual, desde fechas muy antiguas han sido trasmitidas de persona a persona durante sus reuniones o celebraciones religiosas, ideas que solo tienen que ser tratadas dentro de los recintos que están destinados para la libertad religiosa, porque es así como lo emana la Constitución en el Articulo 24.

Es aquí en donde quiero enfocarme por ahora, puesto que una marcha multitudinaria convocada por la iglesia para intentar suprimir los derechos de las mujeres a decidir sobre su cuerpo y de las y los homosexuales a contraer matrimonio y poder ser candidatos a la adopción con argumentos basados en creencias religiosas, no tienen que ser tomados en cuenta por los legisladores, ya que esto atenta a el Estado Laico con el que se rige nuestro país.

Por otra parte es triste e indígnante que la sociedad religiosa quiera obligar a los demás a pensar como ellos piensan, esto atenta contra la libertad de cada persona a decidir en qué creer y cómo vivir su vida.  Resalto  lo que se leía en redes sociales:

“La religión se dedica a proteger la vida de un ser que aún no nace, pero ya nacido y si es gay lo condena y le quiere suprimir su derecho a la libertad y a la vida”

Esto es una realidad, ya que mientras las diferentes denominaciones religiosas que en nuestro estado se encuentran vigentes, se oponen rotundamente a que las mujeres puedan decidir en tener o no tener a un hijo, también les preocupa y les ocupa que si son homosexuales, la sociedad los rechace y los obligue a ser parte del modelo heterosexual que se expresa en la Biblia, e incluso que tengan los comportamientos machistas y misóginos que se describen en las diferentes páginas de este libro.

Creo yo, que lo que les debería preocupar y ocupar a las diferentes religiones es el que los niños y niñas que ya nacieron tengan una vida digna, basados en una buena educación laica por supuesto, una sana alimentación y que sea diaria, por que lamentablemente en nuestro estado aún existen niño que no comen a diario y mucho menos las tres veces al día que se recomiendan; que crezcan en un ambiente apto para su sano desarrollo físico y emocional; que no se preocupen por trabajar para colaborar con los gastos que se generan en casa, y lo que más les debería preocupar es que las niñas y los niños no sean objeto de perversiones sexuales, que muchos ministros de las diferentes iglesias practican con ellos, ni mucho menos sean un negocio sexual, pero claro esto no es de primera importancia, porque esto no se expresa en la Biblia.

Ahora bien, la iglesia no tiene que fomentar un odio hacia cierto grupo y mucho menos hacerlo en público ya que en el artículo Primero Constitucional en el tercer párrafo dice:

“Queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas”

Y también cito lo que dice la Constitución del Estado de Colima en su artículo primero, párrafo cuarto dice:  

“Queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas.” 

Creo firmemente que los ministros de las iglesias se deberían limitar a cuestionar lo que el Estado aprueba o desaprueba con respecto a las leyes, deberían motivar a la feligresía a ser buenos ciudadanos fomentando el respeto a los derechos de los demás para que respeten sus propios derechos y como ciudadanos Mexicanos que son tienen que cumplir con las leyes y normas que rigen a nuestro país, el próximo 17 de mayo se conmemorará el día Internacional, Nacional y Estatal de Lucha contra la homofobia y la transfobia, lucha que sigue en pie precisamente por la desacreditación y obstinación de la religión en erradicar la homosexualidad a nivel mundial.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.