Tras finalizar el proceso electoral en Colima y la toma de protesta de quien resultó electo gobernador, Colima se volvió un barril de pólvora, donde hasta transitar libremente por la avenidas de la Ciudad es peligroso.

Es triste saber que todos los días se ha encontrado mínimo un muerto, que los asesinatos se han registrado sin respetar horario ni lugar, todos los que habitamos el Estado somos propensos a ser heridos o perder la vida cada vez que salimos de nuestras casas para trabajar, estudiar o bien pasar tiempo de recreación con nuestros amigos o familiares, no es posible que los sicarios de los carteles que disputan el poderío de la plaza, transiten por las calles con armas de fuego y quitando la vida a quien ellos quieren.

Pero más triste es saber que las autoridades responsables de vigilar la seguridad de los ciudadanos, no estén prestando ojos ni oídos para ver y darse cuenta de lo mal que están haciendo su trabajo, mucho menos escuchan a un pueblo que clama  paz y justicia, y he aquí mi pregunta principal:

 “Vivirás feliz ¡SEGURO!” ¿Era solo un eslogan o era una propuesta?

En un simple análisis, podemos concluir que fue utilizado para ambas razones, pues en varias intervenciones del entonces Candidato a gobernados, José Ignacio Peralta dio a conocer que trabajaría incansablemente para recuperar una inseguridad que se inició a generar  durante la administración pasada y que nos tenía a los ciudadanos con cierto nerviosismo, posterior ya como gobernador del estado que cabe mencionar que para muchos ilegitimo, JIPS no ha salido a dar la cara cuando se dio a conocer que en nuestra entidad ocupa uno de los primeros lugares en homicidios a nivel nacional, y donde nuevamente se comprometió a combatir enérgicamente la situación de la seguridad en el Estado, algo que desde el día de su anuncio a la fecha no ha pasado absolutamente nada.

Dijo que se apoyaría en las fuerzas federales para recuperar y garantizar la seguridad, y les puedo asegurar que más de uno de ustedes lectores al igual que yo salimos todos los días de nuestros hogares a trabajar o estudiar y no he visto ni un operativo donde se encuentren participando ni la Policía Federal ni el Ejército Mexicano, solo he encontrado que el ejército vigila la seguridad de Gobernador en los eventos de su partido a los que asiste, porque solo en esos eventos participa.

Siendo testigo periodístico de los sucesos que acongojan a nuestra entidad, se viene a mi mente el video que circuló por redes sociales durante la Campaña Política Extraordinaria donde se podía apreciar a un hombre golpeado, el cual afirmaba que su grupo delictivo estaba a la espera que entrara en funciones de Gobernador Nacho Peralta para ellos apoderarse de la mafia en el estado, y me pongo a analizar la actitud del Gobernador ante la situación de inseguridad y propongo la siguiente teoría:

-El Gobierno del Estado está esperando que sean los propios delincuentes y carteles quienes se encarguen de acabarse entre ellos, y el que resulte victorioso poder negociar la paz y tranquilidad del pueblo Colimense.-

Esto sin duda alguna sería triste, se querría acabar un mal con otro mal, mientras los jóvenes mueren todos los días víctimas de la drogadicción, el Gobernador se alzaría el cuello diciendo que gracias a su “inmediata actuación” es que la seguridad se restableció y claro él también se lleva su parte económica por la ilegal venta de drogas.

Colima lo que necesita es un gobernante que no le tema a decir basta de inseguridad, basta de narcotráfico, basta de corrupción, basta de impunidad, pero lamentablemente con JIPS no sucederá, porque es notable que este hombre a los únicos intereses que responde son a los de sus padrinos, a los propios y a los de su partido.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.