Rogelio Guedea

PARACAÍDAS por Rogelio Guedea

 

La estrategia contra el coronavirus en nuestro país a nivel federal y, por ende, replicada en los estados, ha sido fallida y esto ha representado un costo muy alto tanto para la salud de los mexicanos como para los sectores productivos del país. La debacle económica empieza a causar estragos y ésta, acompañada de una espiral de violencia que va en aumento, está poniendo de rodillas cualquier tentativa del gobierno lopezobradorista para mitigar la pandemia que nos tiene a todos impávidos. Si bien es cierto que es urgente que se regrese a la normalidad, pues las condiciones actuales no harán sino acentuar la crisis económica, lo cierto es que si no se consolida una estrategia eficaz de control de la pandemia causada por el Covid-19 lo único que sucederá es que esa vuelta a la normalidad no sea sino el inicio de una crisis de salud mayor, la cual obligará de nuevo al gobierno de López Obrador a regresar al mismo lugar del que habíamos partido, pero en peores condiciones económicas. La situación es muy compleja porque, por más que las intenciones del gobierno federal sean buenas (no lo dudo que así sean), las condiciones de nuestro país (sobre todo por los altos niveles de pobreza y desigualdad que existen, y por la poca conciencia social mostrada ante la pandemia) hacen difícil que cualquier estrategia pueda funcionar de manera uniforme, y más todavía cuando la estrategia no está sustentada en el sentido común. Volver a la normalidad, al menos a la que plantea el presidente, en el momento en que estamos viendo una subida exponencial del número de contagios y de muertes por el Covid-19 es simplemente un despropósito. Pensar siquiera en volver a la normalidad cuando todavía no sabemos cuál será el pico de la pandemia (pues sólo vemos que va cada día en ascenso y ese pico se aleja en el tiempo siempre), es un mensaje que sólo confunde e, incluso, genera incertidumbre en la sociedad, cuando no pavor. Si a esto agregamos que nadie sabe realmente el número exacto de contagios ni de muertes, porque no se están aplicando las pruebas pertinentes para tener un panorama lo más cercano a la realidad y porque además lo que se aplica está bajo el estricto control del gobierno federal (lo que genera también suspicacias), entonces nadie confiará en que la nueva normalidad no es de sumo riesgo para quienes tendrá que empezar a realizar sus actividades laborales como de costumbre. ¿Quién querrá ir a trabajar ante ese mar de confusiones? ¿qué madre querrá enviar a su hijo o hija a la escuela ante tal incertidumbre? La semaforización de la que se habla (en la cual algunas ciudades podrán volver a su actividad normal mientras que otras no, etcétera) es también un espejismo puesto que mientras la movilidad de las personas siga siendo una constante, no habrá ciudad o pueblo que no corra el riesgo de caer en un brote de contagios súbitamente, por lo que todo lo ganado hasta ese momento por esa población se convertirá en una terrible pérdida. Ya son varios estados que han declarado el no regreso a clases, por ejemplo, contraviniendo con ello la estrategia marcada por la autoridad federal, y yo considero que es una decisión correcta en tanto que no se puede arriesgar a la población infantil a que regresen a las aulas si existe confusión e yerros graves en la forma en que se está llevando el control de la pandemia en el país. Las autoridades colimenses no se pronuncian todavía al respecto, pero yo espero que también la decisión vaya en el mismo sentido de aquellos que han decidido terminar el ciclo escolar en casa, de lo contrario exponer a la sociedad sería una determinación errática. Debe ser muy duro para el presidente tomar decisiones que van contra el sentido común (como esta de volver a la nueva normalidad), sobre todo porque el barco económico empieza a hundirse y millones de mexicanos lo van a padecer, pero la otra vía (la de arriesgar a que la pandemia lo incendia todo) parece resultar la peor de todas las decisiones.

Rogelio Guedea

Poeta y académico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.