Fuente: Coneval

 

Por Brandon Carmona.

 

Hace unos días, diversos medios locales, así como funcionarios públicos, entre ellos el gobernador, nos indicaron que la pobreza en Colima disminuyó de 2016 a 2018 en casi 3%, lo que se traduce en 13 mil personas que salieron de esta situación, según lo informado este día por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) al emitir su informe de medición multidimensional de la pobreza. En cuanto a las cifras de los últimos 2 años, periodo en que Ignacio Peralta Sánchez se ha desempeñado como gobernador del Estado, las cifras son muy positivas; ya que todos los indicadores son positivos, pues disminuyó tanto la cantidad de personas en pobreza extrema como moderada, así como los porcentajes de pobreza.

La cifra en 2016 era de 248 mil 700 en situación de pobreza, bajando en 2018 a 235 mil 600 personas, lo que es igual a, 13 mil personas menos que salieron de esta condición. Porcentualmente disminuyó de 2.6% en 2016 a 2.4% en 2018. Así, la cantidad de personas en pobreza extrema también disminuyo, de 19 mil 300 personas en 2016 a 18 mil 200 en 2018, alrededor de 1,100 menos. Lo que es igual a una reducción porcentualmente de la pobreza extrema de 19.3 a 18.2%.

 

Fuente: Colima Noticias

Fuente: ColimaNoticias. 

 

 

Índice de la Tendencia Laboral de la Pobreza

Fuente: Coneval

Fuente: Coneval 2019.

 

Y a pesar que los datos son significativamente buenos, hay otros elementos que deben de preocupar tanto a los funcionarios públicos como a la población colimense, como la tasa de desocupación, de competitividad o de libertad económica en nuestra entidad. Dichos factores tienen diversos indicadores y metodologías, que desglosaré a continuación, no sin antes mencionar que este artículo de investigación la dividiré en tres partes, siendo esta la primera: Libertad Económica Norteamericana.

 

Libertad Económica Norteamericana.

Es un informe anual que es elaborado por el Fraser Institute, con el apoyo en México del Mexico Bussiness Forum, la Fundación Frederich Nauman y Caminos de la Libertad. Consta de un estudio que mide el grado en que las políticas estatales a nivel de provincia o estado afectan a sus habitantes para actuar en la esfera económica, proporcionado por dos índices: el primero que es subnacional, y el segundo que es nacional. En el primero se comparan las jurisdicciones provinciales/estatales y municipales/locales entre ellas; en el segundo, se analizan las jurisdicciones federales y estatales de los distintos países.

Para lograr esto se emplean 10 variables para los 92 gobiernos provinciales/estatales de los tres países norteamericanos (México, Estados Unidos y Canadá), en tres áreas: 1) Gastos gubernamentales, 2) Impuestos, y 3) Libertad del mercado laboral. En el índice nacional, se incorporan tres áreas adicionales del nivel nacional o federal del índice de Libertad Económica en el Mundo: 4) Sistemas legal y de derechos de propiedad, 5) Moneda sana, y 6) Libertad de Comercio Internacional. Además, se amplían las dos primeras.

Se obtuvieron los siguientes datos: el índice a nivel internacional posiciona a Estados Unidos en el 6º lugar, a Canadá en el 10º, y a México en el 63º, de 186 evaluados; esto según el informe del Índice de Libertad Económica del 2018, elaborado por The Heritage Foundation y The Wall Street Journal. Ahora, a nivel nacional el primer y segundo lugar los tienen New Hampshire y Florida, respectivamente, y los dos últimos lugares (último y penúltimo) la Ciudad de México y Colima, respectivamente.

 

Fuente: Libertad Económica Norteamericana 2018.

 

La tabla anterior ubica a Colima como la penúltima entidad, estado o provincia de toda la región norteamericana en Libertad Económica, lo cual refleja las dificultades que tiene cualquier habitante en el ámbito económico, que si recordamos las áreas de las 10 variables, podremos inferir que los impuestos y el gasto público o estatal son fuertes para los ciudadanos; además de las limitaciones existentes en el mercado laboral, con una cantidad enorme de subsidios estatales y federales existentes (que desincentivan la competitividad, a su vez la productividad), un fuerte sindicalismo (sin olvidar los diversos casos de corrupción existentes en dichas agrupaciones) y una enorme red burocrática que en lugar de facilitar los trámites, los complica. Concluyo esta parte expresando la importancia que tiene realizar reformas pertinentes en estas tres áreas (impuestos, gasto público y libertad en el mercado laboral) que puedo simplificar en disminuir las dos primeras y aumentar (al liberalizar en mayor medida) la tercera.

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.