La consulta de revocación de mandato terminó y los resultados son como todos los esperábamos, con una participación escaza el presidente obtuvo un apoyo abrumador de poco más del 90% de los votos emitidos, a raíz de esto se han mostrado dos posturas que se veían venir desde antes de que se llevara a cabo la jornada.

            La primera postura es la de los opositores al actual gobierno quienes al ver el resultado de quince millones de votos a favor de este lo intentan vender como una enorme derrota tomando en cuenta que el mandatario en toda oportunidad que puede hace alarde del apoyo de treinta millones de sufragios que obtuvo en las elecciones presidenciales pasadas, esto de acuerdo a la oposición significa que perdió la mitad de su popularidad cosa muy alejada de la verdad, si bien el presidente ha perdido aceptación en lo que va de su sexenio aún se continúa manteniéndose con un aproximado 60% de aprobación, misma que hacía innecesaria la consulta desde un principio.

            Mientras tanto en el otro extremo encontramos a los partidarios de la administración actual, estos ahora se están vanagloriando mientras utilizan de manera engañosa las cifras obtenidas de la votación, sí es verdad que la mayoría de los votantes apoyó al presidente, pero también es cierto que alrededor del 83% de los ciudadanos inscritos en la lista nominal electoral no asistió a las urnas, eso  no da mucho de que presumir. Los miembros y simpatizantes del actual gobierno han encontrado un chivo expiatorio para culpar de los reveses que hayan podido tener, actualmente se le acusa al Instituto Nacional Electoral de haber truncado de forma malévola la participación al instalar solo un 30% de las casillas que normalmente se instalan en los ejercicios electorales, esto lo afirman olvidándose que tanto los diputados como la secretaría de hacienda se rehusaron a otorgarle el presupuesto solicitado por órgano electoral para la total realización de este ejercicio.

            Quienes tratan de ver este ejercicio como una antesala de las elecciones del 2024 no están tomando en cuenta las diferencias que existen entre una contienda electoral y una consulta, para iniciar se debe tomar en cuenta realizado este domingo fue un ejercicio novedoso en nuestro país, la ciudadanía aún no se encuentra acostumbrada a llevar a cabo estos actos de democracia directa y el comparar sus resultados con una elección es impensable, además consideremos que  no existió una contienda entre diversos candidatos, la publicidad estuvo bastante restringida al no hacer los partidos políticos la enorme propaganda que se acostumbra, el presupuesto fue drásticamente menor y así podemos continuar con otras razones, lo único que sí es para considerar es la habilidad de movilización que asomaron los morenistas, cierto que en algunos estados se quedaron cortos pero a nivel nacional tienen una buena cantidad de votos.

Los motivos de la abstención los tocaré de lleno en la siguiente columna relativa a la participación ciudadana, por lo pronto solo creo que vale la pena señalar como tanto esta práctica democrática y en la consulta de juicio a ex presidentes fueron ejercicios que la ciudadanía no pidió, ejercicios que no estuvieron en la esfera del debate público, es al menos mi parecer que un factor vital para explicar los resultados pesimistas, sin embargo esperemos que a medida del uso de dichas herramientas la participación vaya aumentando, pero ya vimos la poca importancia que le dan los ciudadanos a una pregunta que fue impuesta por la elite política.

 

Fernando Herrera

Licenciado en Ciencia Política y Administración Pública por la Universidad Autónoma de Guadalajara y Secretario de la Peña Libre “Tomás Abaroa”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.