*Pilar Escalante expuso por qué la tuba beneficia la salud, en el marco del Ciclo de charlas “Ciencia y Café. We love science”, que se realiza cada quince días en el Café Starbucks de Manzanillo.

El ciclo de charlas “Ciencia y Café. We love science”, que organiza la Coordinación General de Investigación Científica de la Universidad de Colima, inició la semana pasada en el Café Starbucks de Manzanillo con la participación de Pilar Escalante Minakata, quien compartió su trabajo “Los micro-superhéroes de la tuba”.

Estas charlas tienen el objetivo de que la sociedad conozca los múltiples trabajos que se realizan dentro de la Universidad de Colima en materia de ciencia, y son organizadas por la Coordinación General de Investigación Científica de la Universidad de Colima a través de la Dirección General de Divulgación Científica.

En este espacio de diálogo Pilar Escalante, docente e investigadora de la U de C, expuso las cualidades y características principales de la microbiota o microorganismos presentes en la tuba, que podrían funcionar como elementos benéficos contra agentes patógenos.

Pilar Escalante comentó que las principales razones para abordar como objeto de estudio a esta bebida tan conocida en Colima y las costas de Jalisco, Guerrero y Michoacán, derivaron de una serie de inquietudes y mitos populares que giran alrededor de su consumo y los efectos curativos que tiene como desparasitante y energizante.

La investigadora resaltó que, con base en estas inferencias y suposiciones, el objetivo principal fue conocer la microbiótica de esta bebida para tratar de establecer qué relación tiene con el combate de enfermedades.

Destacó, entonces, que para que estos microorganismos sirvan como agentes protectores tendrían que tener características de probióticos; esto es, bacterias con factores benéficos para los animales y seres humanos, y que mantengan además su resistencia al PH del estómago y sales biliares.

Escalante Minakata afirmó que, de acuerdo con una serie de estudios y ensayos que hicieron en laboratorio, se pudo dilucidar que la tuba sí pose una cantidad de este tipo de microorganismos y que lo más importante es que esta microbiótica genera la proteína llamada bacteriocina, la cual funciona como protectora y asegura la supervivencia de estos organismos mediante un mecanismo de defensa contra bacterias patógenas.

De igual forma, Escalante Minakata comentó que dicho estudio ha identificado la presencia de este elemento importante; no obstante, dijo, “falta aún mucho por investigar de acuerdo con las propiedades de esta bebida y otros factores naturales que intervienen en su producción”.

Al final de la exposición, la investigadora respondió algunas de las preguntas del público sobre el cuidado de estos agentes probióticos, destacando que la sociedad debe mantener una dieta adecuada de alimentos “prebióticos” como la fibra y evitar el consumo de alimentos mal desinfectados.

Para finalizar, dijo en entrevista que los trabajos que se realizan en la Universidad de Colima se encuentran a disposición de la sociedad; por lo tanto, se sintió muy satisfecha de brindarle a la población este tipo de información, ya que la finalidad es acercarse a la gente y difundir la ciencia.

La siguiente charla será el miércoles 21 de septiembre con Roberto Sáenz, quien expondrá “Las matemáticas de las vacunas”, y el ciclo seguirá realizándose cada 15 días, siempre en miércoles, a las 7:30 de la noche, en el Café Starbucks de Manzanillo.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.