Jesús CP

Pasadas las primeras horas del segundo desastre que, debilitó las estructuras pero fortaleció a la sociedad, se comienzan a ver indicios de que la unidad social, ya también empieza a desmoronarse.

Intolerantes a los errores, ya se empieza a oler un tufo de desunión. En lugar de seguir enfocados en ayudar a miles de personas que seguirán necesitando nuestra ayuda, se comienza a dirigir la energía y el odio a los mismos de siempre: los políticos y Televisa. Ahora quieren destruir la carrera de Danielle Dithurbide, quien lo único que ha hecho es dar seguimiento a un posible rescate, transmitiendo la información oficial que le proporcionaba la marina. Ahora personas, desde la comodidad de su hogar, atacan sin piedad a quienes durante horas ayudaron a intentar salvar vidas y a quienes nos dieron constante información mediante una permanente cobertura. Es decir, volvemos a ser el México de siempre. Los intolerantes de toda la vida.

Aficionados a las teorías conspiracionistas, comienzan a hablar de “cajas chinas”, de “el gran negocio que el gobierno necesitaba antes de irse”. Reclamos de que Facebook done un millón de dólares a la Cruz Roja porque “se los chingan”. Reclamos de que Carlos Slim aporte “cinco pesos por cada peso” que la sociedad done, porque “nos ha robado mucho, que mejor done él solo”. Reclamos a la Iglesia porque el Papa Francisco ha donado $150 mil USD “siendo la empresa más rica del mundo”. Imágenes falsas del congreso. Odio dirigido a los partidos políticos. Exigencias infundadas a Home Depot y a Walmart que exigen entregue todos sus inventarios. Años de reconstrucción se vienen y no avanzaremos si seguimos actuando bajo la desconfianza, fijándonos nomás en cómo y cuánto ayudan los otros, en lugar de cómo lo hacemos nosotros.

La unión mexicana no es más que una ilusión que nos ha durado horas. Alarguémosla un poco más. Unos días más. Apoyemos con dinero, víveres, manos. Dejemos pasar los errores. Dejemos atrás la desconfianza y no escatimemos ayuda, pero tampoco reconocimientos y honores. No volvamos al México de siempre.

Jesús CP.

"Hombre de costumbres."

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.