Jesús CP

El fin de semana pasado, le tocó su turno a la segunda edición del picnic CANIRAC, evento gastrónomico y cultural organizado por la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados de Colima, en el jardín de Lomas Verdes (también conocido como el Yukón). Fue un evento de dos días en el que, más que la promoción de negocios locales, se produjo una sana convivencia entre los vecinos de la colonia Lomas Verdes y colonias aledañas (Vista Hermosa, Santa Bárbara, Las Palmas, Esmeralda, etc.). No sólo fue la asistencia de los comensales que acudieron, sino la integración de los vecinos de alrededor del jardín que llenaron las bancas del perimetro y además, sacaron sillas y hieleras para convivir a la par del evento y su música.

Quienes visitamos el evento, pudimos notar la buena organización del mismo en todos los aspectos: entradas por las cuatro esquinas del jardín, baños para los visitantes, una constante limpieza y tiradero de los botes de basura colocados para el evento, muchos lugares para sentarse a degustar la comida a pesar de haber sido sumamente concurrido, un escenario bien ubicado que permitía disfrutar la música mientras comías, pero también apreciar a los artistas, o hasta bailar, si así lo quería la gente. La distribución de los negocios gastronómicos, permitió a los visitantes hacer un recorrido por todo el jardín, y por lo tanto, disfrutar de él en su totalidad, por lo que la gente pudo pasar un rato agradable durante muchas horas.

Hubo la exposición de pinturas y la apreciación del desarrollo de una obra de arte (que era una vaca). Hablando de vacas, también se pudo apreciar durante 20 horas la cocción de una vaca entera, la cual fue repartida entre los visitantes del día domingo.

A pesar de ser un evento positivo en todos los aspectos, hay quienes buscan el negro en el arroz: que fue un evento sólo en las colonias de mayor nivel socioeconómico, que no hubo opciones de comida más asequibles, que hubo ruido que molestó a los vecinos, que no se retiraron unas estructuras a tiempo, etc. Y seguramente sí habrá, como en todo evento, puntos a mejorar, así como seguramente ha de haber planes de llevar este tipo de evento a colonias más populares, pero intentar politizar un esfuerzo de esta naturaleza y con estos resultados, es simplemente ridículo. Ahora que si así lo quieren…

Si algo ha distinguido a la administración de Héctor Insúa, es la organización y el apoyo a eventos culturales y sociales que no sucedían anteriormente en la capital del estado, y que han refrescado la convivencia entre los habitantes de esta ciudad. El mayor ejemplo: El Festival del Volcán. Sin embargo, también han habido otros eventos de menor escala pero en el mismo sentido como lo son el Sabora Fest, el Festival de Cine Latinoamericano de Ternium, La ciudad de las luces y claro, el picnic CANIRAC. Todo esto, aunado a los eventos culturales de ya tiempo atrás que impulsan la Secretaría de Cultura y la Universidad de Colima.

La importancia de estos eventos radica en que funcionan como pequeños tanques de oxígeno, pequeñas burbujas de paz (que desafortunadamente duran unos cuantos días) en esta etapa en la que Colima transita por muchas dificultades sociales. Y la verdad es que uno no está para defender políticos, pero es de reconocer que el ayuntamiento, comandado por Héctor Insúa, mediante la organización o el apoyo de estos proyectos (como el caso del picnic CANIRAC), nos permite seguir viviendo el lado bueno de Colima. Nos recuerda que en esta ciudad todavía hay esperanza de regresar a ser una sociedad en armonía.

Jesús CP.

"Hombre de costumbres."

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.