Jesús CP

Por Jesús Cuevas Peña.

Da la impresión de que nadie sabe realmente las causas que originaron la explosión del domingo (13 de agosto de 2017) en Plaza Perla o “la plaza del Jashi”. Quienes vivimos a cuadras del lugar, pudimos sentir cómo la vibración impactó nuestras ventanas, sin embargo, el estruendo se reportó hasta Villa de Álvarez y hay quienes afirman que hasta Comala.

Me informan que no existe en Colima un perito experto en esta materia que pueda explicarnos con certeza qué sucedió. Invalidan las teorías de la sociedad ante el desconocimiento técnico que, al igual que las autoridades, tenemos los ciudadanos, en un intento más por callar que por explicar.

Piden no especular. Como si fuera delito. Falta que nos pidan no criticar, no señalar, no opinar. Faltaba más. Lo que pasó el día de ayer fue una explosión que desnuda aún más al gobiero del estado. El gobierno del estado no supo si actuar política o socialmente. Ante la paranoia en la que vivimos, no pudo hacernos sentir seguros. En su desesperación y parálisis, intentaron difundir una versión no comprobada, en un comunicado tardío con información errónea. Así se maneja el gobierno del estado. Eso pasa cuando no tenemos a un gobernador presente, y aunque era domingo, y el gobernador podía estar donde se le diera la gana, la explosión sólo demostró que Nacho Peralta se va de Colima a la primera oportunidad. Es decir, tenemos un gobernador sólo en horario de oficina, y si es que se encuentra en Colima. No apto para emergencias. Los policías tuvieron que salir al quite.

Increíble que el ayuntamiento haya respondido de una mejor forma: asistiendo puntualmente el área de tránsito y vialidad, comandados por su dirigente, Roberto García Avendaño, y liderados por el mismo alcalde, Héctor Insúa. Así es cuando un gobernante vive en el lugar que gobierna.

Ojalá la explosión haya sido originada, como dicen, por acumulación de gas, y no por otros asuntos… aunque hay cosas que sí dan pie a especulaciones. Pregunté a dos amigos bomberos qué sabían de las causas y me dieron respuestas contrapuestas: “Al parecer acumulación de gas” y “Mira cabrón, ya nos pidieron no dar declaraciones de nada pero gas no fue, no mames”. ¿A cuál creerle?

No hubo reportes de olor a gas siendo que hay casas contiguas y locales abiertos nomás cruzar la calle (en plaza Laguna Shop). Obviamente ningún local cierra herméticamente como para creer que por encontrarse cerrado, no hubo olores. No hubo reportes de fuego. Basta “googlear” “Explosión de gas” y ver imágenes de este tipo de accidentes. No hubo daños en los tanques de gas (¿o resulta que estos ya estaban vacios?) y nos quisieron vender que ese tamaño de explosión fue generada por la fuga de una manguerita cochambrosa de la que subieron foto en algunos medios. Además, hubo presencia de militares, ¿en verdad acudieron militares por un accidente de gas?¿Cómo quieren que no especulemos?

Jesús CP.

"Hombre de costumbres."

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.