ESTACIÓN SUFRAGIO por Adalberto Carvajal.

La reunión de ex alcaldes de Colima y Villa de Álvarez con los ediles de los dos municipios que gobierna Movimiento Ciudadano, supuso el destape de Federico Rangel Lozano como candidato a la presidencia municipal capitalina.

La adhesión del maestro al proyecto de Leoncio Morán es una jugada de ganar-ganar:

Rangel aporta a la campaña de MC hacia 2021 la simpatía de una población capitalina que, ante los desplantes involuntariamente clasistas de Locho, no se siente identificado con el ex panista.

Y recibe, a cambio, la oportunidad de volver a la política electoral con el único partido donde no lo puede vetar el Gobernador, como sí podría hacerlo en el PRI que preside su amigo José Manuel Romero Coello y en el PAN a través de su primo Pedro Peralta Rivas.

Nacho nunca le va a perdonar a Federico la afrenta de atravesársele en su aspiración a la gubernatura, que JIPS veía como destino manifiesto cuando no como un derecho de cuna.

Por lo demás, se sabe que de Morena nadie buscó a Rangel, ocupados como están los cuadros de ese partido en mantenerse a salvo del canibalismo que se practica en el entorno de la 4T.

Locho, por su parte, encuentra un candidato a sucederlo en la alcaldía capitalina con alta viabilidad de triunfo. No sólo la que le da a Federico la experiencia de haber sido ya presidente municipal, gestión que concluyó con muy buenas calificaciones, sino la que le otorga como valor agregado su condición de víctima del peraltismo.

La ovación que recibió Federico Rangel por parte de la base priista en el mitin donde Nacho fue ungido candidato a la gubernatura, le ganó pues no sólo el rencor del hoy mandatario saliente sino, cinco años después, la virtual postulación de Movimiento Ciudadano.

EL ÚLTIMO RECURSO:

Por más esfuerzos que se hacen para convencer a la comunidad cultural y a la opinión pública de la importancia de concluir el rescate arquitectónico de Palacio de Gobierno, está claro que ese proyecto será la moneda de cambio en la negociación con el Congreso para lograr la aprobación al crédito por 750 millones de pesos.

Pese a que la solicitud apenas llegó al Legislativo, con la petición de 30 millones adicionales, los promotores del nuevo endeudamiento han buscado seducir a artistas e intelectuales con el argumento de que restaurar Palacio es una prioridad.

Lo hacen quizá porque es mucho más complicado justificar que no se haya concluido (o avanzado siquiera) la obra del C-5, o explicar el desabasto de medicinas y falta de equipos no obstante el enorme pasivo con proveedores de la Secretaría de Salud. ¿Cómo es que deben lo que nunca se usó?

Palacio representa un fin más noble, pero resulta hasta cierto punto creíble alegar que nadie esperaba que fuera a costar tanto restaurar el monumento histórico.

Ya veremos si los diputados caen en la trampa y acaban avalando el incremento de la deuda pública, a cambio de sacrificar el proyecto de Palacio que no urge, como reconocen hasta los propias personalidades que han ido a ver los cimientos descubiertos del edificio.

A DOS AÑOS DEL TRIUNFO:

Al cumplirse dos años del triunfo electoral de López Obrador, la noticia la dio el periódico español El País: el 68.4 por ciento de los mexicanos aprueba la gestión presidencial.

Ya en lo particular, las políticas de seguridad, el manejo de los feminicidios y la actual pandemia son evaluados con mayores negativos. En el tema del covid, según Mitofsky, la aprobación es en promedio de 47.5 puntos porcentuales.

Es altamente significativo que Andrés Manuel conserve un respaldo popular por encima de la ventaja electoral que logró (en el arranque del sexenio, la aceptación llegó a ser todavía más alta), considerando las campañas de propaganda negra que se han armado como preámbulo del golpe blando.

El dato resulta más interesante cuando recordamos que dentro de un año, el 6 de junio de 2021, se llevarán a cabo las elecciones intermedias a nivel federal que, para Colima y en otros 14 estados, suponen el inicio de un nuevo ciclo gubernamental.

Si la popularidad del Presidente se conserva, los candidatos del lopezobradorismo se beneficiarán de la inercia de 2018. No obstante, difícilmente se repetirá el tsunami electoral y los abanderados de la 4T tendrán que completar el impulso con capital político propio.

GATOPARDISMO:

La aceptación presidencial podrían incluso aumentar, conforme se vaya evidenciando judicialmente que el problema de inseguridad tiene sus orígenes en los gobiernos del PRI y el PAN.

También, en la medida que se perciban socialmente los resultados de la estrategia gubernamental para aplanar la curva de contagios y atender a los enfermos graves de covid.

Y de manera proporcional a la recuperación económica que se tenga tras la entrada en vigor del T-MEC. Pero, sobre todo, en la comparación con otras economías ya que la crisis producto del colapso del neoliberalismo combinada con la pandemia, es mundial.

Este panorama donde el liderazgo político de AMLO hace ganar a los candidatos que se asocien con su proyecto, está determinando las estrategias electorales de la oposición.

El objetivo es robarse el nido: matar políticamente a los cuadros de la 4T que tienen mayores probabilidades de ser candidatos, y sustituirlos por figuras del viejo régimen o asociados al proyecto gatopardista para que, en Colima, todo cambie para que siga igual.

Por eso vemos actuar en la entidad a consultores como el que armó el expediente John Ackerman–Irma Eréndira Sandoval, cuando no se trate del mismo operador.

Para fortalecer la fake news de que renunciaría a su cargo, a la delegada federal Indira Vizcaíno le inventaron que se había comprado un departamento en la ciudad de México (en realidad, ella firmó como aval en el crédito hipotecario de su hermana Juanedi).

Y al líder de la bancada de Morena le armaron, con una filtración ministerial, el señalamiento que vehículos usados en delitos aparecen registrados en un domicilio donde Vladimir Parra tiene derechos en un juicio sucesorio.

UN PELIGRO PARA…

Son las mismas técnicas de espionaje y daño a la imagen usadas por el consultor anónimo que le entregó el expediente a Carlos Loret de Mola, buscando difamar no necesariamente a la secretaria de la Función Pública sino al académico de la UNAM, y forzar su destitución como integrante del comité técnico evaluador de los candidatos a consejeros generales del INE.

Un plus de esta operación suponía acabar con la credibilidad del conductor de ‘Diálogos por la Democracia’ en TV UNAM y ‘John y Sabina’ en Canal Once, donde Ackerman actúa como uno de los voceros oficiosos de la Cuarta Transformación.

En ese sentido, el ataque a Ackerman está relacionado con la maniobra para castigar a Sanjuana Martínez por convertir a Notimex en una instancia de verificación de las fake news en contra del Presidente, misión que ella extendió equivocadamente al trabajo de contradecir a los críticos del régimen.

No nos extrañemos si el siguiente en la lista de objetivos sea Jenaro Villamil, presidente del Sistema de Radiodifusión del Estado Mexicano (SPR). Y tampoco le van a perdonar a Jesús Ramírez, vocero de la Presidencia, haber revelado la lista y los montos de los comunicadores que recibieron dinero del gobierno de Peña Nieto.

Los invito a darle like a mi fanpage: Adalberto Carvajal en Facebook. Mi correo electrónico: carvajalberber@gmail.com. Esta columna también se puede leer en: www.carvajalberber.com y sus redes sociales.

Adalberto Carvajal Berber

Analista Político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.