Pocos años después de que Cristóbal Colón fundara la primera colonia en la Isla de Santo Domingo, actual territorio de la República Dominicana, llegaron a ella desde Guadalupe, España don Cristóbal de Lebrón y doña María de Quiñones, quienes habrían de procrear dos varones criollos que  se distinguieron como defensores de los indígenas americanos.

Lorenzo el menor nació en 1513, vivió en la Isla de Santo Domingo hasta el 21 de  mayo de 1547 cuando el emperador Carlos V le nombró Oidor-juez y Alcalde Mayor de la Audiencia de la Nueva Galicia, el territorio abarcaba los actuales estados de Jalisco, Nayarit y Colima así como el sur de Sinaloa y partes de Zacateca, Aguascalientes y Michoacán.

Ya instalado Lebrón en Compostela – Tepic – que era la capital de la Nueva Galicia, recibió instrucciones para visitar la provincia de Colima como “oidor”, debía constatar personalmente las muchas quejas que recibía el virrey, don Luis de Velasco, sobre el desorden que reinaba en la región. Malos manejos por parte de las autoridades locales y abusos y malos tratos de los encomenderos españoles hacia los indígenas nativos.

A lo largo de dos años Lebrón recorrió uno a uno los ciento sesenta y un pueblos que formaban la provincia de Colima, siempre acompañado de un escribano. Terminó su recorrido y escribió al rey un largo informe, que es ahora un documento invaluable para conocer la historia de Colima y al cual se le conoce con el título de Relación sumaria.

Contó al rey que los españoles vivían en total desorden, las autoridades no hacían absolutamente nada para mejorar la situación. No llevaban cuentas ni registro de ninguna clase, así que los españoles podían libremente y de manera tramposa tomar tierras e indios que no les pertenecían y aún obligar a éstos a pagar tributo y prestar servicios personales.

A todo esto trató Lorenzo Lebrón de poner remedio, libertó a seiscientos esclavos indios, y a muchos otros que sin ser esclavos vivían y eran tratados como si lo fueran. A los encomenderos que abusaban les impuso fuertes multas, y designó a las autoridades encargadas de recabarlas y llevar y rendir las cuentas del tributo, así como a quienes se encargarían de hacer justicia y regir la vida de la comunidad.

En defensa de los indios dictó reglamentos avanzados para la legislación de la época, por ejemplo, el que cuando se juzgara a un indio que no hablara español, fuese obligatoria la presencia de un intérprete que dominara la lengua indígena; y que las actas y ordenanzas se escribieran a la vez en náhuatl y en español. Estableció tributos justos para los indios,  liberó de su pago a los viejos, a los enfermos y a los lisiados.

En 1556 Lebrón fue encarcelado ya que los encomenderos de Colima que se vieron afectados en sus intereses, levantaron falsas acusaciones en su contra, logró escapar de la cárcel y fue a la ciudad de México, dónde lo protegieron los franciscanos. En 1560 viajó a España, donde el tribunal del Consejo de Indias ventiló su caso y le encontró inocente de todos los cargos y ordenando se le restituyeran su puesto y honores.

El licenciado Lorenzo Lebrón de Quiñones murió en 1562 a bordo del barco en que viajaba de regreso a México, a donde venía para ocupar  nuevamente el cargo de Oidor de la Nueva Galicia.

Por MARIA TERESA RIVERA VALDIVIA

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.