TAREA POLÍTICA – José Luís Santana Ochoa  

Los diez alcaldes de igual número de municipios de la entidad deben rendirles cuentas de su desempeño a los habitantes de sus respectivos municipios y a las instancias de fiscalización contempladas en la ley como serían los propios cabildos, las contralorías internas  y el H. Congreso del Estado, por ejemplo, no a los dueños de las franquicias creadas por COPARMEX  para monopolizar la evaluación de los mismos a través de supuestos comités ciudadanos ¿Cómo vamos? Colima, Observatorio Ciudadano de Seguridad, Justicia y Legalidad A. C., “3 de 3”, más las que en adelante aparezcan en el mercado de la transparencia.  La mayoría de ellos está permitiendo que el señor Guillermo Brun Solórzano, a través de sus inquisidores como  los Pérez, Marmolejo y Zarco, los trate como lo hace con los gerentes de piso de sus establecimientos comerciales, pero  el de Tecomán, José Guadalupe García Negrete, les ha parado los tacos.

Como dama de la caridad no es, el marinero mercante que nunca ha tenido lo que se requiere para contender por un cargo de elección popular, exigió en su oportunidad que en el Presupuesto de Egresos del 2016 se incluyera una partida equivalente al 5 por ciento de la recaudación prevista del Impuesto a la Nómina vigente en la entidad, algo así como unos diez millones de pesos anuales, para “ la operación de una contraloría y de un observatorio ciudadano” con los que pretende mantener a raya a los alcaldes a quienes les ha recetado sus diez mandamientos; entre ellos, reducir el gasto del presidente municipal en un 25 por ciento y el gasto corriente del gobierno municipal en un 20 por ciento, abatir los delitos del fuero común en un 10 por ciento anual, generar el 5 por ciento de nuevos empleos formales cada año, incrementar 15 por ciento los ingresos municipales, destinar un 2.5 por ciento del gasto total a la atención y promoción de la salud y reducir los índices de pobreza en un porcentaje mayor al promedio nacional, rubros y porcentajes que nadie sabe nadie supo cómo los definieron.

Porque los candidatos firmaron en campaña todo lo que se les presentó, con tal de no echarse encima al empresariado colimenses de viejo cuño, aceptaron sin  hacer gestos las tres metas del señor Brun Solórzano: “plantear una agenda ciudadana, comprometer a los candidatos a las alcaldías y la gubernatura a firmar los compromisos ciudadanos y establecer mecanismos de seguimiento para lo acordado, así como la exigencia de su cumplimiento”. Ahora, ya en sus cargos, los más le  siguen el juego de Juan Pirulero haciéndose como el tío Lolo, pero el tecomense José Guadalupe García Negrete ha mandado a Don Guillermo y a sus personeros a inflar burros por el pivote.

Si se rajan hasta las vías del ferrocarril, “cuantimás” pueden hacerlo quienes están al frente del primer nivel de gobierno donde reciben en vivo y en directo el sentir y expresar del pueblo que sufre todos los días las consecuencias de la insuficiencia financiera y las pesadas cargas laborales de las quebradas administraciones municipales, los embates de la delincuencia en todas sus formas y expresiones, la penuria económica y el deterioro de su salud, y por ello conocen mejor que nadie la respuesta al ¿Cómo vamos” Colima, Armería, Comala, Cuauhtémoc, etc. Sin  necesidad de acudir a reuniones a las que son citados por los señores Brun, Pérez, Marmolejo, Zarco y Cía., como si fueran autoridad judicial, los alcaldes saben que sus municipios van de mal en peor en la mayoría de los indicadores de bienestar, y que nada remediarán perdiendo el tiempo prestándose al juego de quienes se cobijan con el sacrosanto manto de la transparencia en los bueyes de carreta ajena.

 “Aunque los alcaldes no quisieran ser evaluados y dejaran de asistir a las reuniones de seguimiento, el comité ciudadano los valorará a través de la información pública de las comunas o con solicitudes de transparencia”, soltaron muy echados pa’delante, llenos de ciudadana indignación, encabronados pues,  Pérez y Marmolejo, porque el alcalde de Tecomán, José Guadalupe García Negrete, no asistió a la reunión que unilateralmente le impusieron para el martes de la semana anterior en el domicilio de la Cámara Nacional de Comercio en Tecomán,  “para llevar a cabo el seguimiento al decálogo firmado por el edil cuando estaba en campaña”, mientras que sus homólogos de Colima, Manzanillo y Villa de Álvarez sí les siguieron la corriente y por ello más que felices están.

Fiel a su estilo directo, claro y contundente, el acusado por desacato a ¿Cómo vamos? Colima, José Guadalupe García Negrete, alcalde de Tecomán, respondió a los chillidos de los señores Brun, Zarco, Pérez y Marmolejo,  recordándoles  que el pasado martes fue el día social de los albañiles, arquitectos,  ingenieros y “estuve en varios eventos durante todo el día. A esa misma hora estuvimos cerca de 1 mil 200 albañiles con sus familias y quien califica para mí es el pueblo, estuve conviviendo con nuestra gente y la verdad que en ningún momento hubo algo concreto respecto a la reunión de ¿Cómo vamos?  Colima. Quien nos ha venido dando la calificación yo me debo a ellos, no podía cancelar una reunión donde fueron muy atentos conmigo, me invitaron a ir a participar a comer un taco y me siento contento pero que no se malinterprete”. Más claro ni el agua de la COMAPAT.

 

EL ACABO

  • Si José Ignacio Peralta se está ahorrando 80 millones de pesos al año con el recorte de unos 800 trabajadores de confianza y por contrato del gobierno del estado, que de una buena vez baje las cortinas de todo el mal negocio que es su administración estatal para que el ahorro sea mayor. ¿O no?
  • Como la evaluación de la administración estatal y de los gobiernos municipales es derecho exclusivo de los dueños de la franquicia ¿Cómo vamos? Colima, se pueden ahorrar varias decenas de millones de pesos despareciendo costosas burocracias como las contralorías y el propio OSAFIG. ¿O no?

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.