Rogelio Guedea

PARACAÍDAS por Rogelio Guedea.

Cada vez más la tecnología y la ciencia le ganan terreno a las humanidades, sin saber que los avances tecnológicos y científicos son estériles si no tienen un sustento humanista y un uso ético y responsable. Al final del día, las últimas discusiones en torno a las redes sociales tienen que ver no con las múltiples herramientas que te permiten acceder a la vida de otras personas, sino hasta qué fronteras de la privacidad de los usuarios tienes derecho a acceder y cuáles las tienes prohibidas. Un asunto ético, pues, un caso para el ámbito de las humanidades, que por ningún motivo debemos permitir que sigan siendo marginadas ni de los estudios básicos ni de los superiores.

Hago esta reflexión a raíz del lanzamiento de la convocatoria de la Maestrías en Estudios Literarios Mexicanos que ofrece la Facultad de Letras y Comunicación de nuestra máxima casa de estudios y cuyas inscripciones son tentativamente en mayo del próximo año, pero que tenemos que empezar a difundir desde ahora porque los estudiantes necesitan prepararse con tiempo para su ingreso. Pero también por otra razón no de menor peso: porque es necesario insistir por todos los medios posibles sobre la importancia de formar estudiantes (colimenses y del resto del país) en un ámbito de las humanidades tan rico como el estudio de nuestra tradición literaria.

Se tiene una falsa idea de que la literatura es una materia inútil, de poco radio laboral y por tanto de pocos beneficios económicos para quien se forma en esa área de especialización, pero se pierde de vista, y mucho, que la literatura es un universo amplísimo de conocimiento que no sólo penetra en la belleza de la realidad que vivimos a través de un lenguaje que se escapa del habla común, sino que además echa mano de otras áreas del conocimiento (la historia, la geografía, la filosofía, la pedagogía, la ciencia, la arquitectura, los oficios, etcétera, etcétera) para profundizar en las fibras más íntimas del ser humano y, de esta manera, conocerlo y hacerlo mejor.

De más está decir, en un espacio tan reducido y escrito para tan heterogéneo público, que el estudio de la literatura (por ese amplio espectro que abarca) tiene un poder transformador irrebatible, nos convierte en personas más sólidas culturalmente y, además, no hace más sensibles al dolor ajeno y a nuestro propio entorno, y esto es curiosamente el tipo humano y profesional que más requiere la sociedad actual, proclive a la barbarie. Por todo lo anterior, estoy promoviendo (un poco rabiosamente) esta Maestría en Estudios Literarios Mexicanos para todos aquellos que tengan el perfil y quieran ascender en la escala profesional y humana, porque en esta maestría de cuatro semestres se estudiará nuestra tradición literaria desde el siglo XIX hasta la actualidad, esto es todo lo producido desde el México independiente.

Si se siente tentado o tentada por el desafío y requiere información más precisa, contacte a la Dra Gloria Vergara al teléfono (312) 3161089 Ext. 35901 y 35908 o su correo electrónico:glvergara@ucol.mx Y si a usted no le interesa, entonces hágame un favor: pase la voz.

Rogelio Guedea

Poeta y académico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.