TAREA POLÍTICA por José Luís Santana Ochoa

El ex gobernador del estado, Mario Anguiano Moreno, se adjudica el arribo a la LIX Legislatura Estatal de varios de sus allegados a quienes logró incrustar como candidatos a diputados locales en la coalición MORENA/PT/PES que liderada por Andrés Manuel López Obrador barrió en las elecciones de 2018. Los patrocinados por MAM llegaron gracias a la ola amloista, no por su asesoría, mucho menos financiamiento. Lo que sí es cierto es que los más de ellos resultaron tan incompetentes como centaveros.

Con esos antecedentes, de cara al 2021, Anguiano Moreno va por la recuperación de la gubernatura de Colima 2021/2027 que cree tener a tiro de piedra con su aliado de ocasión y conveniencia mutua, Virgilio Mendosa Amezcua, dueño de la franquicia verde ecologista en la entidad, y quien sin rubor alguno se placea con muy cuestionados ex funcionarios estatales del sexenio anterior  como Agustín Lara Esqueda que dejó a los hospitales y centros de salud del estado pa ’arrastre.

Los promotores de la  restauración de la gavilla anguianista en Casa de Gobierno y Complejo Administrativo del Gobierno del Estado, que desde ahora dan por hecha, alegan tener el respaldo hasta la ignominia del alto mando nacional de la 4T que ya le dio al PVEM la gubernatura de Colima en pago a su eventual contribución a la cosecha de votos que la 4T espera tener para sus próximos candidatos a diputados federales; y además, el fracaso del gobierno peraltista del vivirás feliz y seguro.

A los aguerridos morenos, incluidos los padres fundadores de su partido en Colima, más les vale empezar a ponerse blanditos y cooperando para que no queden tan lastimados de la inevitable imposición en curso de VMA con la venia de su líder moral Andrés Manuel López Obrador. Aunque sea por esta única vez, las huestes 4Teístas deben disciplinarse y acatar sin hacer gestos las decisiones cupulares que ingenuamente creían que con el arribo de la 4T  se habían ido al rancho que AMLO tiene en Chiapas fruto de una herencia familiar, no de la corrupción como propagan sus detractores.

Pero como las desgracias nunca llegan solas, también los morenos y las morenas de Manzanillo y Tecomán deberán hacer de tripas corazón porque sus respectivas alcaldías fueron ya negociadas para gente de MAM en pago a su respaldo hasta la ignominia al inevitable próximo gobernador de Colima, Virgilio Mendosa Amezcua. A su compadre del alma, Fernando Morán Rodríguez, Mario Anguiano Moreno lo tiene predestinado para que gobierne como alcalde a los porteños el trienio 2021/2024, mismo cargo que para Tecomán le ha reservado a su sobrino Julio Anguiano Urbina.

Hasta ahora los alcaldes Griselda Martínez M. y Elías Lozano Ochoa han juzgado de cotón largo a los promotores de la restauración del Anguianato en sus respectivos municipios, pero en Manzanillo fueron los virgilistas Alberto Nando Quintal y Guillermo Palomera Topete quienes se inconformaron con la imposición del anguianista Fernando Morán Rodríguez exigiéndole a su líder político Virgilio Mendosa Amezcua piso parejo y el levantamiento de una encuesta que determine fehacientemente cuál de los tres es el más bonito.

Se le alborotó el gallinero verde porteño a Virgilio que obligado está a maniobrar a favor del ex Secretario de Turismo y ex Secretario de Infraestructura y Desarrollo Urbano en los nefastos años del gobierno marista, Fernando Morán Rodríguez, para cumplirle a Mario Anguiano Moreno el compromiso que con él contrajo teniendo como testigo de muy  poco honor al chiapaneco Manuel Velasco.

Alberto Nando Quintal y Guillermo Topete Palomera podrán ejercer su derecho al pataleo cuando su jefe Virgilio les informe que las encuestas reportaron más popular a Fernando Morán Rodríguez que a ellos, pero nada podrán hacer sino acatar la voluntad política de su Señor. ¿O sí? La restauración de la gavilla anguianista que durante seis años padecieron los colimenses, sigue en marcha. Avisados están pa’ que luego no se llamen a sorprendidos.

EL ACABO

ü Para el periodista Carlos Loret De Mola, “curiosamente, tampoco parecen ser la prioridad del caso Lozoya las figuras del Partido Verde Ecologista de México que en tiempos del Pacto Por México eran socios indivisibles del régimen de Peña Nieto y ahora, en esa inempatable pericia para saltar a las filas del bando ganador, son aliados del presidente López Obrador”. Totalmente de acuerdo.

ü VMA, como AMLO, tiene el poder de perdonarles los pecados de corrupción a todos los políticos locales de todos colores y siglas partidistas que, arrepentidos, se acerquen a él y le juren fidelidad política y lealtad hasta decir basta.

José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.