Como cubetada de agua fría les cayó a muchos la designación de Fernando Moreno Peña, exgobernador del estado de Colima, como secretario regional del CEN del PRI en Nayarit, Guanajuato, Jalisco y Colima. Y es que para nadie es desconocido el hecho de que el líder moral del “grupo universidad” tiene una recalcitrante animadversión con el actual gobernador del estado y el grupo en el poder, además de con su antecesorSilverio Cavazos. Tan es así, que la designación provocó una declaración del mismo Mario Anguiano (seguramente a pregunta expresa de algún periodista).

Anguiano señaló: “para nadie es desconocido que él (Fernando Moreno Peña) nunca hubiese deseado que yo hubiese sido candidato del PRI, primero, y por lo que él declaraba, no hubiese deseado que yo fuera Gobernador, para nadie es desconocido”. También manifestó que “sus criterios no regirán para determinar quién será el candidato”. Al tiempo que vaticinó entre ellos una relación de  “respeto y sin confrontación”.

Y como en política la forma es fondo, no hay que desestimar que en el 2015 en ninguna de las entidades que serán responsabilidad del exgobernador habrá renovación de su gubernatura, salvo una: Colima. Así o más claro que su nombramiento sí tiene la intención de darle juego en la sucesión. En lo que señalan algunas voces partidarias y convencidas del arte de lo “políticamente correcto”,  fue un error de tacto de Cesar Camacho, puesto que se antojaba lógico que debió haber brindado la cortesía a Mario Anguiano del visto bueno en el nombramiento. O quizá con toda la intención pretendió enviar el mensaje de que Camacho también tendrá juego en la designación de candidaturas a gubernaturas en el 2015, y designó a un emisario que precisamente represente sus intereses y no los locales, o simplemente cumplió una petición de  Moreno Peña de tener un rol protagónico en su entidad, a cambio de que éste le trabaje y le dé resultados en las otras 3 entidades.

Mientras tanto, con la designación de Fernando Moreno, y ante la posibilidad de que la misma le reste fuerza  o sea un contrapeso para el Gobernador actual en la designación del candidato del PRI en el 2015 ya algunos se preguntan¿quién será el candidato o la candidata del anguianismo que le haga frente al proyecto del exrector?, ¿quién unificará los esfuerzos para poder impulsar una candidatura común?, ya que diversos integrantes del grupo anguianista suspiran por la candidatura y algunos de los que originalmente arribaron a la administración en el 2009 ya no están más en ella, pero con cargos administrativos en otros órdenes de gobierno  cuentan ya con simpatía  por candidatos que entre sí son, inclusive antagónicos, y se encuentran impulsando sus aspiraciones. Estas circunstancias le restan peso específico al grupo del gobernador en la próxima sucesión.

Veremos qué puede más, si las filias diversas que tienen integrantes del anguianismo o su coincidente fobia por el retorno del grupo universidad al poder.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.