Sergio Jiménez Bojado

SERGIO JIMÉNEZ BOJADO.

LAS graves consecuencias de los gasolinazos continúan haciendo estragos en la endeble economía de la mayoría de los mexicanos. Hace unas semanas, se anunció el aumento en el precio del transporte público para el municipio de Manzanillo. Dicho incremento fue de 2 pesos, y ya se está aplicando, con lo que el puerto se convierte en uno de los lugares más caros en tal servicio, estando incluso por encima de Cancún.

Cuando el último incremento del salario mínimo en México apenas alcanzó el 3.9 por ciento, el aumento en los precios del transporte, tan sólo en Manzanillo llegó al 28 por ciento, lo que significa que a todos los usuarios del transporte público se les agrega este nuevo agravio que incide en el ya de por sí menguado poder adquisitivo.

La clase trabajadora tendrá que cargar con ese duro golpe para sus bolsillos; además, uno de los sectores que más padecerá tales decisiones es el estudiantil, y resulta ridículo el papel que ha jugado la Federación de Estudiantes Colimenses en todo eso. Lejos de abogar por el bienestar de los estudiantes (que se afilian a esa organización, simplemente por obtener el descuento en el transporte), se dedicó a aprobar el incremento sin chistar, reafirmando su posición corporativa a favor del Gobierno del Estado y del PRI.

Pero no sólo los manzanillenses serán los únicos en padecer esta agresión en el aumento del pasaje en las rutas, que en general daña la economía familiar, sino que también el aumento se dará en la zona conurbada Colima-Villa de Álvarez, y paulatinamente en los demás municipios, tal y como ya lo anunció la Secretaría de Movilidad.

Aunque los concesionarios del transporte público afirman que el incremento en el precio vendrá acompañado de mejoras en el servicio, sabemos que es poco probable, ya que las mismas promesas nunca han sido cumplidas, y a la vista de todos está la pésima prestación de servicio por parte de los operadores, al igual que el desastroso estado físico de las unidades, que no cumplen con los requisitos de operatividad, que la mismas normas y reglamentos establecen.

No obstante, el problema de fondo no es siquiera la demanda de los transportistas por querer equilibrar sus ganancias a raíz del aumento en el precio de los combustibles, la raíz de toda esta crisis apunta a las mal llamadas reformas estructurales, propuestas por Enrique Peña Nieto y avaladas por los partidos serviles de la mafia del poder, PRI, PAN, PRD, Verde, y los partidos satélites, como Panal y Encuentro Social. Recordemos que las reformas energética y fiscal dieron pie a los gasolinazos, mismos que fueron avalados por legisladores de todos los partidos, menos de Morena.

Desde el inicio, nosotros advertimos sobre las graves consecuencias que traerían consigo las reformas estructurales incorporadas en el Pacto por México y desde luego que no nos equivocamos. Pero a pesar del terrible retroceso que estamos sufriendo, aún hay esperanza para dar un giro de 180 grados a estas políticas depredadoras.

El aumento en el precio del transporte público en Colima es sólo una muestra de lo que se avecina si continuamos con este régimen: la canasta básica costará aún más, los combustibles se harán más costosos, los empleos que se generen en lo que resta de este gobierno de pesadilla, serán de salarios paupérrimos, como en la actualidad.

En Morena tenemos un proyecto de Nación, contrario a los partidos del régimen, que sólo se empeñan en continuar las medidas en favor del mercado y en detrimento de la vida de las personas.

Contamos con un plan que sacará a nuestro país del atolladero en el que se encuentra, tenemos la presencia de uno de los líderes políticos más consecuentes y honestos de la historia de México y, sobre todo, contamos con la voluntad de millones de personas que anhelan un verdadero cambio. La tarea no es fácil, pero estamos a tiempo, y lo vamos a lograr.

Sergio Jimenez Bojado

Luchador social y Presidente del Comité Ejecutivo Estatal Morena.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.