Esta fecha es clave para el futuro del panismo nacional que en la elección dominical de su dirigencia habrá de decidir entre seguir siendo un partido intervenido por la Presidencia de la República en manos del priista mexiquense Enrique Peña Nieto, u otro que inicie la recuperación de su autonomía  e identidad ante un lectorado que desde hace años ya lo ve más verde y colorado que blanco y azul. El releccionista Gustavo Madero representa la continuidad de la sujeción del PAN a los dictados de los dueños del PRI, mientras que Ernesto Cordero lidera el proyecto reivindicatorio de un partido que debe diferenciarse como alternativa electoral clara y confiable de cara al 2015.

En el estado de Colima será Cordero el ganador de la contienda electoral panista, pero en el resto del país la moneda está en el aire, pues si bien las preferencias electorales de la militancia panista está a favor de Ernesto, el Gobierno Federal y la mayoría de los gobernadores de las entidades de la República siguen pujando fuerte para hacer ganar a como dé lugar a Gustavo.  Con la previsible victoria de Cordero en Colima, los muy quemados porristas de Maderito, el ebrio y escandaloso Jorge Luís Preciado Rodríguez, el más priista de los panistas Pedro Peralta Rivas y la sempiterna Martha Leticia Sosa Govea serán derrotados por el panismo auténtico de Colima y, aunque al final llegara a ganar su gallito alequín la partida nacional, no estarán en condiciones de imponer su voluntad en el panismo local aunque redoblarán su colaboracionismo con el PRI para facilitarle que con cualquier candidato o candidata retenga la gubernatura del estado el domingo 7 de junio de 2015.

En Manzanillo, el alcalde blanquiazul Virgilio Mendosa Amezcua espera conocer el resultado que a nivel estatal y nacional arrojen los comicios en que participarán alrededor de 300 mil militantes panistas, para definir la estrategia a seguir. Si las próximas dirigencias estatal y nacional de su todavía partido le garantizan confiabilidad, certeza y respaldo total, él podría participar, con muy altas probabilidades de ganar, como candidato a gobernador del estado para el sexenio 2015-2021, caso contrario, centrará su tiempo, energía, atención y demás recursos de todo tipo, a cerrar a tambor batiente su encargo municipal al mismo tiempo que tratará de entregarlo a la diputada local Gabriela Benavides Cobos que no la tendrá nada fácil ante el priista Fernando Morán Rodríguez, quien ha obrado el milagro de reunificar en torno a su proyecto político a los priistas de a de veras de Manzanillo.

Gane Madero o gane Cordero, el comisionado presidente del CDE del PAN en Colima seguirá en el cargo hasta la fecha en que, por la proximidad del proceso electoral 2015, resulte inconveniente relevarlo, por lo que la nueva elección de la dirigencia del panismo colimense ordenada por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación podría irse hasta después de los comicios estatales concurrentes con los federales programados para el primer domingo de junio de 2015. La permanencia del jalisciense que cobra como presidente comisionado de los panistas de Colima donde pasa no más de un par de días a la semana, luego entonces, va para largo, máxime que en su lugar de origen no abundan para él  las chambas como esta que le cayó del cielo.

El diferimiento de la elección de la nueva dirigencia estatal del PAN ha llevado ya al presidente municipal panista de Coquimatlán, Salvador Fuentes Pedroza, a dirigir sus baterías hacia la candidatura a la diputación correspondiente al ampliado distrito electoral local número 5, participación que le permitiría reforzar las posibilidades de entregarle la estafeta a Orlando Lino Castellanos, por mucho el más firme y fuerte prospecto a la alcaldía chigüilinera.

El resultado de la elección nacional panista del domingo 18 de mayo de 2014 no sólo incidirá en el futuro político de cuadros blanquiazules como los alcaldes de Manzanillo y Coquimatlán, por ejemplo, sino también en el de quienes pretenden ser los abanderados priistas a la gubernatura del estado 2015-2021. Un PAN independiente en Colima, claramente diferenciable por los electores, que postule a un candidato competitivo, obligará al PRI a decidirse a favor del su prospecto mejor posicionado en el ánimo ciudadano. Caso contrario, un PAN blandito y cooperando como el que quieren imponer Preciado, Peralta, Sosa y Cía., le permitirá postular a cualquiera y ganar. Todo esto y mucho más estará en juego el domingo 17 de mayo de 2014.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.