José Gilberto Ibáñez Anguiano

La Manera de Opinar de…José Gilberto Ibáñez Anguiano.

*Columnista # G8 Independiente

Recientemente acudí a la Ciudad de Guadalajara para atender asuntos familiares y laborales, y donde pasé tres días  en los que conocí a personas de Mérida,  Aguascalientes y Ciudad de México, con la que tuve amenas e interesantes conversaciones. Debo confesarles con dolor y pena, vergüenza, que fue muy negativo  el concepto en que actualmente tienen a mi bello y querido estado de Colima.

Mil disculpas si soy repetitivo, no crean que se me rayó el disco,  pero a decir verdad quería que me tragara la tierra cuando me restregaron  mis interlocutores de aquellos lares, en mi propia cara,  la actual y vil realidad de Colima. No hayaba ni dónde esconderme, si en los baños, debajo de la mesa o debajo de la cama. Le tuve que atorar al chaparrón  a lo mero macho. Un color se me iba y otro se me venía con sus comentarios que ponían a Colima como palo de gallinero.

Me caló en el alma cuando la persona originaria de Mérida me comentó que en su estado natal aún pueden disfrutar ese ambiente de tranquilidad, pues son aislados los casos de asaltos, feminicidios, homicidios dolosos,  atracos a casa habitación y asaltos a mano armada en la vía pública. Reconoció que no todo es color de rosa  en la tierra del faisán y del venado, del trovador Guti Cárdenas y Armando Manzanero, de los boxeadores Ernesto Canto y Guti Espada,  pero sus gobernantes sí les ofrecen y garantizan una entidad pacífica en términos generales.

Un hidrocálido me dijo: “recientemente fui a tu estado , concretamente a Tecomán y a Manzanillo,  y leí más notas rojas en la prensa que información de eventos artísticos, culturales, deportivos y de esparcimiento”. Me comentó que tenía considerado pasarse un buen lapso de tiempo en tierras colimotas  porque le habían hablado maravillas de la entidad ,  pero al ver las noticias en medios de comunicación impresos y electrónicos optó por regresarse a su lugar de origen más rápido que inmediatamente.

Me dio vergüenza escuchar de viva voz y de manera sorprendente a un “chilango”, a una persona originaria de la Ciudad de México, de la capital de la república pues, para que mejor me entiendan, que él a Colima no regresa ni por le vuelto porque aunado a los asaltos, robos a casa habitación y homicidios dolosos, está en grande la desaparición de gente de todas las edades.

Para  acabarla de amolar, ver las excelentes condiciones en las que están las principales arterias viales de la zona metropolitana de Guadalajara, nada, pero absolutamente nada,  que ver con las deplorables condiciones en las que están las vialidades de la zona conurbada de Colima-Villa de Álvarez,  las de Tecomán y Manzanillo,  donde el golfista Tiger Woods y la golfista Lorena Ochoa fueran felices por la gran cantidad de hoyos que existen, más que en cualquier campo de golf.

¡Me dio vergüenza, me dio vergüenza, me dio vergüenza¡ Chale, se me hace que ya se me rayó el disco,  pero la neta del planeta, al que no le da ni tantita vergüenza es al desgobernador José Ignacio Peralta Sánchez, es más, me atrevo a pensar que esa palabra no existe en su diccionario y ni la conoce.

Sin duda “Nachito” y su gavilla de malandros  le dan más importancia a sus frecuentes viajes de placer a la capirucha y al extranjero y a otras entidades de la República a donde viajaron con frecuencia  para respaldar a Alfredo del Mazo, a Manuel Cota y a Miguel Ángel Riquelme, en sus campañas por  las gubernaturas del Edomex, Nayarit y Coahuila, respectivamente.

A río revuelto ganancia de pescadores. Los principales  ganones de la incontenible violencia en el estado bajo el mal  gobierno de “Nachito” son los propietarios de las funerarias, porque ¡ah cómo venden ataúdes¡  En estos servicios sí que  se lleva el honroso primer lugar el dizque gobernador de Colima.

Y como bien lo decía el zacatecano Antonio Pascual Aguilar Barraza, mejor conocido como “Don Toño” Aguilar,  “El que para cielo escupe, en la cara le ha de caer”. Eso que tanto pregonó a los cuatro vientes de “Vivirás Feliz y Seguro” resultó una falacia de José Ignacio Peralta Sánchez que por el incumplimiento de ese compromiso tiene al estado de Colima catalogado como la vergüenza nacional. ¡Pásela bien!.

José Gilberto Ibáñez Anguiano

Representante de la Asociación Regional de Periodistas, Editores, Locutores y Cronistas Deportivos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.