Te pienso y me dueles… me duelen tus silencios largos y constantes. Tus ausencias premeditadas e imperdonables que desgastan  a girones los impacientes indicios de mi voluntad ya fragmentada. Tus ausencias despiadadas  e ingratas, las mismas que agregan años a mis ojos y amargan mis esperanzas.

Tengo tantos abrazos que darte, tantos besos que ofrecerte tantas cosas que decirte y tanto, tanto, tantísimo tiempo para amarte….

Si tan solo tú prometieras esperarme; si tan solo yo ocupara en tus ilusiones un instante…

Te pienso y me dueles. Me duele lo profundo de tu recuerdo haciendo estragos imposibles en mi vida. Me duele que tu olvides que a mi corazón  lo tienes preso; que lo dejé  en tu boca desde aquel beso la misma noche que decidí amarte para siempre y sin medida.

Por Sendy Sámano

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.