Abelardo Ahumada

Vislumbres por Abelardo Ahumada.

Hace un año, más o menos por estos mismos días, se supo que los diez presidentes municipales de nuestra entidad se habían reunido y puesto de acuerdo para solicitar al gobierno del estado “un adelanto de participaciones” correspondientes a 2017, “para cubrir en tiempo y forma los compromisos de fin de año convenidos con los trabajadores sindicalizados y proveedores”. Hoy (tal vez por estar distraído en otros quehaceres) no he sabido de ninguna reunión similar, ¿será que a los alcaldes ya se les compuso el mundo en cuanto al tema de las relaciones laborales? ¿O que  aprendieron muy rápidamente a economizar y administrar los recursos públicos que llegan a sus arcas y ya tienen todo previsto para finalizar este año sin desvelarse, pegar de gritos o pasarse las horas de reunión comiéndose las uñas?

En cuanto a la primera posibilidad, creo, sin embargo, que debe ser descartada porque las demandas y las exigencias de los trabajadores siempre están allí. Pero si nos quedamos con que la segunda posibilidad tendría que ser la que explique la situación, entonces deberíamos aplaudirles a los diez munícipes por haberse aplicado tanto a la administración y estar demostrando hoy que de verdad  sí “las pueden”. Aunque acá muy adentro del cráneo, una vocecilla me está diciendo que existe una tercera posibilidad: que ninguno de los diez munícipes se está quejando hoy porque aún no han hecho su balance. Pero que, en cuanto lo hagan y empiecen a redactar los ocho mil párrafos de sus informes, entonces sí estallarán los cohetes. ¿Será?

La nave mayor.-

Por otro lado los editorialistas del periódico oficial sexenal afirman que el ciudadano gobernador se ha pasado todos estos meses tratando de nivelar el barco que le dejaron chueco sus colegas que lo precedieron, y que, por lo mismo, las finanzas públicas del gobierno local ya son más boyantes que hace un año, y que por eso mismo equis certificadora de deudas ya les quitó la tacha que les había puesto y los “palomeó” (conste que no es albur) como aptos para conseguir más créditos. ¿Será también?

Dentro de este contexto, sin embargo, han sido muy notorias las denuncias de no pago que en ciertos rubros de sus nóminas, han expuesto los otrora muy modositos (y sobre todo “institucionales”) líderes de las dos secciones sindicales del SNTE, en contra de la Secretaría de Educación, llegando al extremo nunca visto en Colima de tomar los edificios de la SE e impedir el paso a ellas de su titular, al que consideran con interlocutor non grato. ¿Será verdad que éste ha incurrido realmente en los no pagos de que se le acusa o hay, por ahí, alguna otra intención de fondo?

Algunos analistas manejan el argumento de que todo este insólito enfrentamiento que está ocurriendo  entre los líderes “institucionales” del SNTE colimote y el gobierno ídem, sólo es porque aquéllos quieren  presionar a éste para que acomode a cuando menos dos compas de cada sección en las boletas electorales del 2018, porque como muy bien lo recordarán los lectores, ellos, oficialmente YA NO SON EL PRI, SINO DEL PANAL.

Pero mientras que dichos colegas han estado apuntando en ese sentido, los editorialistas del periódico oficial sexenal, lo único que parecen querer es que JIPS expulse del escenario político al Secretario de Educación, a quien acusan de prepotente e inepto, y de generarle problemas en vez de ayudarle a solucionarlos. ¿A quién creerle también?

Ángela for ever.-

“Ángela la eterna”, “Ángela la inamovible”, “Ángela la insustituible”, son algunos de los asombrosos calificativos que los analistas y los reporteros del viejo continente le han dado a doña Ángela Merkel por cuarta ocasión. Y, yo, la verdad, me quedé una vez más alelado por ver el manejo político-electoral de la canciller germana. Mujerona de muy enormes ovarios que durante tres periodos de gobierno ha ido creciendo en popularidad porque ha ido creciendo en eficiencia.

Dicen de ella que cuando era una jovencita jamás llamó la atención porque fuera guapa, y que tal vez por eso mismo “siempre fue tímida, estudiosa y metódica”. Pero lo más notable es que hoy sigue actuando así, y adopta “una posición estrictamente racional ante los problemas”, y que muy conforme con su estilo de ver la vida, en lo “político huye de las generalidades” y se enfoca en “la observación y el estudio de los detalles”. Pero ¿cómo pudo todo eso ser cualidad de una mujer política? ¡El meollo está en su formación! Porque resulta también que, aun habiendo sido hija de un pastor protestante, y practicar la doctrina cristiana, esta singular muchacha se inscribió en la Universidad de Leipzig en 1973, para estudiar Física, y se doctoró en esa difícil materia en 1986, con una tesis que para la mayoría de los seres humanos es inteligible, pero que para sus sinodales simplemente fue “sobresaliente”.

Así que, pues, muchos de las que la conocen y han tratado afirman que, sin ser osca, es una mujer que no deja trasparentar sus emociones y que, dados sus antecedentes científicos,  “sopesa muy cuidadosamente los pros y los contras”, de cada asunto y “no vacila en tomar la decisión” que considera adecuada. De tal modo que “Ángela Merkel vende eficiencia y los alemanes se la compran”. ¿En dónde habrá una mujer así que venga a vender eficiencia gubernamental a los mexicanos?

Una cosa más que me llamó muy poderosamente la atención en un editorial de El País, es que la canciller alemana “es una mujer sin ego” … “Vive en el mismo piso (departamento) de siempre”, y cuando sale de vacaciones o a descansar, se calza sus botas y se va a “practicar senderismo”. Conviviendo así con la naturaleza, sin presumir ni jactarse de lo que se dice de ella, incluyendo la frase (por millones admitida) de ser “la mujer más poderosa del mundo”. ¿En qué parte de México, insisto, habrá (nos urge) otra mujer como la Merkel?

27 de Septiembre, una fecha olvidada.-

No puedo concluir esta colaboración sin hacer referencia al hecho de que hoy, justamente hoy, miércoles 27 de septiembre, se cumplen 196 años de lo que históricamente se llamó “la consumación de la independencia de lo que hoy es México”, respecto de España.

Esta efeméride, sin embargo, no merece ritos civiles ni ceremonias conmemorativas aunque durante casi un siglo completo sí los mereció. ¿Por qué?

Pues porque la historia oficial, redactada con plena intención de fortalecer a un grupo dominante y denostar y debilitar a otro, fue escrita para engañar a los mexicanos desde su más tierna infancia. Llamando a eso “Historia Patria”.

Tengo frente a mí un viejo legajo compuesto íntegramente de fotocopias que pude tomar a un libro centenario, actualmente agotado, que a modo de título dice: “1810-1821, Colima y la Guerra de Independencia”.  Y que como subtítulo lleva todo un largo párrafo: “Selecta compilación de documentos históricos sobre los acontecimientos político-militares que ocurrieron en el hoy Estado Libre y Soberano de Colima […] desde el Inmortal Grito de Dolores […] hasta la entrada del Ejército Trigarante a la Ciudad de México […]”.

Quien recopiló y publicó toda esa documentación fue don José María Rodríguez Castellanos, quien hacia 1910 era el director en turno del Archivo Municipal de Colima. Y en una parte de su Introducción, con el romanticismo característico de su época, anotó: “Tres son los héroes, tres son los redentores […] Hidalgo, Morelos e Iturbide”, haciendo referencia que el primero arrojó “al fértil suelo la semilla, fecundándola con el riego de su propia sangre”; que el segundo “cultivó esa débil planta, nutriéndola también con el rojo jugo de sus venas”, y que, el tercero, “robusteció vigorosamente este precioso árbol, haciéndolo florecer y fructificar”, etc.

Pero vino la Revolución, y los nuevos historiadores oficiales cambiaron intencionalmente la perspectiva de “la historia patria”, dejando a Iturbide en condición de traidor.

Y no digo todo eso porque me duela lo que hayan hecho con el recuerdo de aquel criollo belicoso, sino porque así como han torcido la verdad en cuanto a los fines y los medios de esa guerra cruenta, así los medios oficiales siguen torciendo la verdad actual, acomodándola a su modo, o al modo del gobierno para que la pobre gente no sepa cuál es la realidad. ¿De qué independencia hablamos?

Abelardo Ahumada

Crónista y Profesor

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.