Luis Antonio Barbosa Zamora

PERFILES POLITICOS – Luis Antonio Barbosa Zamora

“Es prudente no fiarse por entero de quienes nos han engañado una vez”: René Descartes.

De las pocas ocasiones que tuve el privilegio de reunirme  con el amigo entrañable Héctor Octavio Huerta Rodríguez (QEPD), fue  con la finalidad de platicar sobre varios temas y sucesos que acontecían a diario en la vida pública, social y política de Manzanillo y sus alrededores. También tuve la fortuna de compartir con Héctor Octavio muchas horas de vuelo en la oficina, en el café, inclusive hasta en algunos bares reconocidos en el puerto.

Vale la pena señalar en efecto que Héctor no tomaba una gota de alcohol; sin embargo, era un excelente conversador que se acoplaba al ambiente y a los temas que en el momento allí se desmenuzaban, siempre respetando las opiniones de todos los contertulios. Recuerdo aquel día miércoles 16 de noviembre del 2016 cuando  en torno de una mesa de cantina (Bar Social) nos reunimos varios amigos, entre ellos Huerta Rodríguez,  a degustar unos buenos tragos y rica botana. El tema a tratar en esa ocasión fue totalmente de política. Conociendo a Héctor que era hermético en sus opiniones para no afectar sus intereses, llegó el momento en que en presencia de los ahí presentes, con  coraje e impotencia,  despotricó en contra de su compadre Baldomero Díaz Gaitán y la diosa  del pulque y el maguey llamándolos “canallas sin escrúpulos”, incluido el Secretario de Educación Oscar Javier Hernández Rosas, trio que le jugó una mala trastada.

Nos confió Héctor que fue citado por Secretario de Educación para entregarle el nombramiento como Coordinador de la unidad de los Servicios Educativos en Manzanillo por así haberlo decidido el ejecutivo estatal, mismo que a la hora de la hora se la tumbó su acompañante Baldomero Díaz Gaytán con sólo un telefonazo que previamente le había hecho a  JIPS para quemarlo y sugerirle que en su lugar le diera la chamba a la diosa del pulque y el maguey. Al final de tan truculenta historia pudo más el amor que el compadrazgo y la amistad.

Cínico a más no poder, el sicario del periodismo del bajo mundo porteño tuvo la desfachatez de poner en sus postdatas (13/02/17) que le sorprendió la muerte del amigo y compadre a quien despide dándole las gracias “por sus enseñanzas, por los consejos, por el don de gente”, y se sentía orgulloso de haber sido su amigo. Nomás le faltó decirle “vete tranquilo y perdóname compadre,   me comporte como un ojete, cu…ro y nunca te valore como amigo”.

Tengo más de sesenta años de vivir en Manzanillo. Conozco a Bandolero desde que por primera vez pisó suelo porteño; también los motivos que lo obligaran a huir de la capital del estado, sus  cambios personalidad. Vino a venderles espejitos a quienes ignoran su etílica historia, por cierto, muy triste y desgarradora. Sé muy bien de qué pie cojea. Para lograr tus objetivos económicos creó un liderazgo ficticio de una fantasmagórica asociación de periodistas cimarrones a quienes lleva por el camino más fácil: el de la nula critica al  gobierno de JIPS, cero investigación periodística, nula denuncia de los abusos de funcionarios. En lugar de ello,  como viles y deleznables plumas y voceros oficialistas, a la menor provocación se asumen como defensores de oficio del gobierno en turno y del poder político. “Un periodista que no cuestiona al poder no hace su trabajo” (JR.). Las plumas al servicio del poder. De los poderosos son fácilmente detectables. Se le llama prensa dócil o prensa fallida”.

El  ejército de bandoleros “periodistas” de los cuales ha abusado dándoles migajas de los muchos miles de pesos que recolecta en Casa de Gobierno y la Secretaría General de Gobierno, le ha servido para chantajear a políticos ingenuos o inflarlos como globos de cantoya.  El  contenido de sus columnas se orienta por esquema perverso del  “tú me pagas, yo no te pego”. Y la Panga no es la excepción, sólo que ha esta le encontró nombre y apellido para llevarla al estrellato y utilizarla de comparsa,

PERFILAZOS

  • Parafraseando a Napoleón: a los “hombres limpios, honores; a los corruptos sólo dinero”. ¿La diosa del pulque y el maguey  reconocerá en un acto de sinceridad y valor civil que la columna la Panga (noticiero de Manzanillo) no es redactada por ella?
  • Sin precisar en sus escritos que el todavía Secretario de Educción, Óscar Javier Hernández Rosas, es su jefe, la diosa del pulque y el maguey le quema incienso a más no poder. lo mismo hace con el santo patrón del funcionario peraltista, José Manuel “Papichulo” Romero Coello, no se diga tratándose del gobernador cevichero. Ese es el periodismo de adulación, servil, abyecto, que practican la fulana y su maestro.  Así de jodidos se saben José Ignacio Peralta Sánchez y sus funcionarios como para necesitar de los “valiosos” servicios dizque de los bandoleros y sicarios porteños de la pluma.
Luis Antonio Barbosa Zamora

Analista Político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.