Fuente: Animal Político

Los gobiernos de Estados Unidos, México y Canadá acordaron una serie de modificaciones al nuevo tratado de libre comercio, el T-MEC, que allanan el camino para su ratificación en los congresos de los tres países, luego de más de un año de negociaciones.

Representantes mexicanos, estadounidenses y canadienses se reunieron en Palacio Nacional, para firmar el Protocolo Modificatorio, que fue avalado esta mañana por los demócratas de la cámara baja de Estados Unidos, donde se encontraba el principal bloqueo.

Por México firmó el negociador Jesús Seade, por Estados Unidos el representante comercial Robert Lighthizer y por Canadá la viceprimera ministra Chrystia Freeland.

“Es el mejor acuerdo comercial de la historia”, dijo el Representante Comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer. Afirmó que aunque “es un milagro” que los tres países hayan logrado un acuerdo, lo más importante es que el T-MEC es una herencia para una “región vibrante”, pues beneficiará al sector manufacturero, a los productores agrícolas y al comercio digital de las tres naciones, con las mejores disposiciones del mundo.

Por su parte, la viceprimera ministra de Canadá, Chrystia Freeland dijo que la firma del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) representa la modernización del acuerdo comercial entre los tres países para tener un documento actualizado para el siglo XXI.

“Mantuvimos siempre (en el tratado) el enfoque de conservar los empleos, fomentar el crecimiento, expandir la clase media y también ayudar a la gente trabajadora para que se una a la clase media y juntos hemos logrado todo esto. “Este acuerdo es excelente para cientos de miles de trabajadores canadienses porque no solo conserva las cadenas laborales transfronterizas sino también protege los derechos de los trabajadores en América del Norte”, destacó.
El presidente Andrés Manuel López Obrador, quien fue testigo de honor en la firma, agradeció a los dirigentes obreros mexicanos por apoyar los cambios que se realizaron a la ley del trabajo, necesarios para que el tratado sea aprobado en los congresos de EU y Canadá.

El mandatario también agradeció a los legisladores demócratas y republicanos estadounidenses, quienes habían condicionado su aprobación a diversas reformas laborales.

México ya ratificó el acuerdo pero en Estados Unidos congresistas y sindicatos reclamaron tomar previsiones para que su vecino del sur cumpla efectivamente con normas laborales que le impidan sacar ventajas frente a la mano de obra estadounidense que es más cara.

El T-Mec reemplazará al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) vigente desde 1994, que muchos sindicatos en Estados Unidos y el propio presidente Donald Trump consideran nefasto para el empleo estadounidense.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.