TAREA POLÍTICA por 
José Luís Santana Ochoa 

La que han hecho suya Enrique Rojas Orozco y Esperanza Hernández Briceño, Presidente y Secretaria General del Comité Directivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional en Colima de cara al 2021, respectivamente. Nunca antes en la historia electoral del estado este instituto político había sufrido tan demoledora derrota como la que sus adversarios le infligieron el domingo 01/07/2018, ocasión en la que únicamente ganaron las pequeñas alcaldías de Minatitlán y Coquimatlán. Los 88 mil votos recibidos en los 16 distritos electorales locales le valieron para obtener tres diputaciones plurinominales con dos las cuales sus dirigentes inmediatos anteriores, Rogelio Huberto Rueda Sánchez y Lizet Rodríguez Soriano, fueron premiados.

Enrique y Esperanza reciben a un partido que en alianza con el Partido Verde Ecologista de México tiene un piso electoral de 88 mil votos que lo ubican en segunda posición 28 mil votos arriba  del PAN/PRD pero 38 mil debajo de la coalición MORENA/PT/PS. Descontando los votos que les aportaron los verdes, pueden considerarse 80 mil votos como la marca que deberán superar los nuevos dirigentes tricolores. Esta cifra, las dos mini alcaldías y las tres diputaciones locales deberán refrendar  Enrique Rojas Orozco y Esperanza Hernández Briceño en las próximas elecciones. Cualquier resultado por encima de eso sería ganancia.

“Realizar un trabajo intenso y profesional para que en el 2021 el PRI presente las mejores propuestas electorales, y hacer una política que le sirva a la gente, trabajar con entusiasmo y unidad para responder las demandas de la sociedad a fin de participar con inteligencia en el debate social y convencer de que el PRI es la mejor opción”, son compromiso muy difícil de cumplir y llamado válido que deberá sonar claro y fuerte para que lo escuche una militancia que desde hace tiempo ya, le perdió la credibilidad, la confianza y la fe a su miembro más conspicuo: José Ignacio Peralta, “el más morenista de los priistas”.

“Vamos a estar muy atentos para convencer a la militancia de que con unidad podemos ser la mejor oferta para la población. Hoy empezamos a construir la dirigencia que seguro estoy será la mejor condición electoral en el 2021”, jura y perjura el nuevo dirigente estatal de un partido, el PRI, que perdió seis meses aturdido por la paliza electoral recibida el 01/07/2018 sin atinar a dar pie con bola. Y sabido es que el tiempo perdido lo lloran los santos. Enrique Rojas Orozco no se sacó la rifa del tigre sino el premio que según aseguraba todavía hace unos días el ex gobernador Mario Anguiano Moreno traía ya en la bolsa su amigo Carlos “Don Gato” Cruz Mendosa. Así de confundidos anduvieron del primer priista pa’bajo.

Realista, Enrique Rojas Orozco habla de construir  desde la base, “recorriendo barrios, colonias y comunidades en los diez municipios para escuchar a la población”, les agradece a sus camaradas sus aportaciones e invita a todas las fuerzas y liderazgos del tricolor para colaborar en unidad y con trabajo para tener  éxito en la próxima contienda electoral, sabedor de que el trabajo territorial, la apertura y el reconocimiento son fundamentales para levantar el vuelo hacia su próxima cita en las urnas.

Además de tener que remontar los pobres resultados obtenidos por su partido en la elección inmediata anterior y llevar a cuestas el descontento ciudadano generado porque el primer priista del estado les incumplió a los colimenses su promesa de una vida feliz y segura, la nueva dirigencia estatal dispondrá de un presupuesto muy por debajo del que dilapidó la anterior que en mala hora para los priistas fuera encabezada por Rogelio Humberto Rueda Sánchez.

 

Misión complicada pero no imposible de cumplir es la que tienen ante sí Enrique Rojas Orozco y Esperanza Hernández Briceño, Presidente y Secretaria General del Comité Directivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional en Colima de cara al 2021, siempre y cuando los dejen aletear sin el lastre que representa la administración peraltista.

EL ACABO

  • En un escenario donde todos los partidos políticos con presencia en la entidad están muy a la baja en el mercado electoral, la probada mayor capacidad de resilencia del PRI puede sacarlo avante, siempre y cuando se deslinde fehacientemente de su impopular y anticlimático militante distinguido José Ignacio Peralta.

  • Como en la tonada del que tenía diez perritos, a MORENA ya nomás le quedan ocho diputados locales, pues el porteño Luis Rogelio Salinas Sánchez ya anda del lado de los disidentes.
José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.